Cacerolada popular histórica contra Felipe VI durante un discurso muy criticado en las redes sociales

Yahoo Noticias

El discurso del Rey llegó para intentar a unir a España en medio de la crisis del coronavirus y, más bien, lo que Felipe VI ha conseguido ha sido un aluvión de críticas y manifestaciones en su contra en diferentes balcones de España para pedir que la supuesta fortuna del rey emérito Juan Carlos I, que investiga la Fiscalía suiza, se done a la sanidad para hacer frente a la crisis del coronavirus. El discurso quizás no llegaba en el momento más oportuno, ya que se produce pocos días después de saberse que el monarca renunciará a la herencia de una sociedad en un supuesto paraíso fiscal de la que era beneficiario.

Las protestas han venido ilustradas a través de una cacerolada reivindicativa, organizada de nuevo en los balcones, que se había convocado a través de mensajería instantánea y redes sociales y se inició ya durante la mañana del miércoles, aunque algunos que han secundado la protesta se preguntaban si todos los que golpeaban sus ollas, sartenes o incluso regaderas conocían el motivo concreto de la convocatoria.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Las críticas a Felipe VI y a la corona no se han limitado a la cacerolada, sino al propio discurso que, dejos de unir, ha provocado indiferencia e incluso indignación en parte de la opinión pública por entender que manifestaba falta de empatía. Aquí un ejemplo de un trabajador en el Hospital Puerto del Hierro, muy duro en su reflexión, que se empezó a hacer viral este miércoles por la noche.

La iniciativa de la cacerolada se une a varias recogidas de firmas organizadas en la plataforma Change.org, que piden que esos fondos pasen a ser dinero público. Dos peticiones diferentes, bajo los títulos "Destinar la herencia de Felipe VI y la asignación del Rey Emérito a la Sanidad Pública" y "Felipe VI, exige a tu padre que transfiera el dinero de Suiza a Sanidad" acumulan cada una alrededor de 160.000 firmas.

El pasado domingo, el primer día con el estado de alarma en vigor, el rey Felipe VI anunció que renunciaba a la herencia que personalmente le pudiera corresponder de su padre, don Juan Carlos y le retiro la asignación que tenía fijada en los presupuestos de la Casa de Su Majestad el Rey.

El Palacio de la Zarzuela informó de estas decisiones después de que diversas informaciones publicadas el pasado fin de semana en las que se asegura que Felipe VI es beneficiario de una sociedad "offshore" creada por el rey Juan Carlos vinculada a una donación de 65 millones de euros de Arabia Saudí.

La Fiscalía suiza considera que 100 millones de dólares procedentes del rey saudí Abdul Aziz Al Saud llegaron a una cuenta en Panamá de la Fundación Lucum de la mano de sus gestores en Suiza, Dante Canónica y Arturo Fasana, presuntos testaferros del rey Juan Carlos.

Según las informaciones publicadas por algunos medios, de los 100 millones de dólares, don Juan Carlos habría transferido el equivalente a unos 65 millones de euros a Corinna Larsen.

Relacionado: La polémica del comunicado de la Casa Real: por qué Felipe VI actúa ahora cuando ya tenía la información hace un año

Otras historias