Djokovic pierde la compostura en un torneo extremadamente difícil para él

Agencia EFE
·2 min de lectura
Djokovic recibió un aviso por romper su raqueta durante el partido.
Djokovic recibió un aviso por romper su raqueta durante el partido.

No está siendo un Open de Australia sencillo para Novak Djokovic. El número 1 del mundo, aquejado de dolores abdominales desde su primer partido del torneo, no debe lidiar solo con los problemas físicos, sino con el criticismo de aquellos que no terminan de creerse que sus afecciones son reales. 

Especialmente a tenor de sus resultados, ya que el serbio se ha plantado en semifinales tras derrotar al alemán Alexander Zverev, número 6 del mundo, por por 6-7(6), 6-2, 6-4 y 7- 6(6).

“Necesito tiempo para calentar estando en estas condiciones. He tenido mucho suerte de conseguir ese ‘break’ en el tercero y a partir de ahí he mejorado mucho”, comentó tras la conclusión de un encuentro que superó las tres horas y media.

El primer clasificado mundial alcanzó las semifinales en Melbourne Park por novena vez e igualó al australiano John Bromwich en la tercera posición de una clasificación liderada por el suizo Roger Federer que cuenta con 15 presencias.

En competición Grand Slam, firmó su presencia número 39 en semifinales en una clasificación que también está liderada por Roger Federer (46) y en la que Rafael Nadal ocupa la tercera posición con 35 participaciones.

Perdonó el joven alemán hasta en dos ocasiones después de perder el liderato en el marcador con una rotura de ventaja en el tercer y cuarto set.

El propio Djokovic perdió las esperanzas en la tercera manga como consecuencia de la solvencia del sexto cabeza de serie, y recibió una advertencia por romper la raqueta en pedazos tras ceder el segundo juego del parcial con su servicio.

No aprovechó la situación Zverev y acabó perdiendo el tercer set por 6-4 al encajar cinco juegos de forma consecutiva.

Lo mismo sucedería en el que sería el último set: Zverev no pudo preservar la ventaja obtenida tras un temprano 'break' y el serbio acabó imponiéndose por galones en un emocionante juego de desempate que se apuntó por 8-6.

El gran servicio del alemán no funcionó como acostumbra después de que el serbio se apuntara con 23 saques directos dos más que su rival, y con uno de ellos cerró el encuentro, a lo campeón..

Será la primera vez que se enfrente a un Karatsev que siguió sin despertarse del sueño por el que atraviesa al convertirse en el primer jugador en acceder a una semifinales en su estreno en competición ‘major’.

“No lo había visto jugar nunca antes. Muy fuerte físicamente, se mueve muy bien. Tiene un gran revés”, advirtió sobre la potencial de su siguiente rival.