Djokovic comienza a exhibir su compromiso por completar el Grand Slam

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·4 min de lectura
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.

Flushing Meadows (Nueva York, EE.UU.), 4 sep (EFE).- El serbio Novak Djokovic dejó atrás la diplomacia de los dos primeros partidos que disputó en el Abierto de EEUU y exhibió este sábado todo su mejor repertorio de emociones, provocaciones y mejor tenis para conseguir la victoria frente al japonés Kei Nishikori por 6-7 ( 4), 6-3, 6-3 y 6-2.

Su triunfo lo puso por decimocuarta vez consecutiva, en 16 participaciones, en los octavos de final del Abierto de Estados Unidos y a cuatro victorias más de completar el primer Grand Slam en un mismo año, tras medio siglo sin que ningún tenista masculino lo haya conseguido.

Djokovic, de 34 años, no trató de ocultar sus emociones en la cancha central Arthur Ashe Stadium, de Flushing Meadows, como lo hizo en sus dos primeros partidos del Abierto de Estados Unidos. Muy al contrario, se mostró más explosivo, provocador y "showman" que nunca ante Nishikori, al que derrotó por decimoctava vez en 20 enfrentamiento, 17 de manera consecutiva.

Pero con un significado especial, le permitió dar un paseo más en su temporada mágica hacia el objetivo de consagrarse como el mejor de todos los tiempos.

"No planeo tener ese tipo de momentos emocionales en la cancha, ya sean buenos o malos. Simplemente sucede", declaró Djokovic en la rueda de prensa. "En el fragor de la batalla, cuando sientes que el momento es muy importante ... solo quieres sacar esas cosas de ti mismo, de tu sistema; intenta, supongo, montar en esa onda de energía que creas, ya sea contigo mismo, ya sea con los aficionados".

Djokovic, número uno del mundo, tiene un baremo perfecto de 24-0 en los torneos de Grand Slam en lo que va de temporada y se encuentra a cuatro victorias de hacer historia después de haber ganado el Abierto de Australia en febrero, el de Francia en junio y Wimbledon en julio.

El último hombre en jugar 4 de 4 en los Grandes fue el australiano Rod Laver en 1969 y en mujeres lo logró la alemana Steffi Graf, en 1988.

Cuatro victorias más también darán a Djokovic su vigésimo primer Grand Slam, rompiendo la marca masculina que actualmente comparte con el suizo Roger Federer y el español Rafael Nadal.

"No sería completamente honesto si les dijera que no pienso o no creo o no visualizo que puedo ganar todos los Grand Slam en los que juego", admitió Djokovic. "No me sorprende cuando gano Slams y grandes torneos porque ese es siempre un objetivo".

Fue en la cuarta ronda del año pasado cuando terminó el Abierto de Estados Unidos de Djokovic, expulsado del torneo al final del primer set por golpear una pelota después de ceder un juego y golpear inadvertidamente a un juez de línea en la garganta.

Ahora jugará contra el local de 20 años Jenson Brooksby, número 99 de mundo, que mantuvo la línea surgida esta año en el Abierto de convertirse los adolescentes en verdugos de los favoritos al vencer por 6-2, 3-6, 2-6, 6-3 y 6-3 al ruso Aslan Karatsev, vigésimo primer cabeza de serie, semifinalista del Abierto de Australia este año.

Después de eliminar a un par de oponentes sin experiencia en el puesto 121 y 145, Djokovic tampoco tuvo grandes problemas para superar a Nishikori, ex-número 4 del mundo y finalista del Abierto en el 2014, pero que ahora ocupa el puesto 56 del mundo y que solo aguantó el ritmo del partido en la primera manga, que ganó.

"No creo que empecé muy bien. Estaba bastante pasivo. Estaba demasiado atrás en la cancha. Él dictaba la jugada", admitió Djokovic. "Jugó mucho más rápido y más agresivo de lo que lo hicieron mis oponentes en las primeras rondas".

Las estadísticas del partido mostraron que Djokovic cometió 20 errores no forzados en el primer set, lo redujo a un promedio de 10 1/2 por set en los últimos tres.

Lo compensó con 15 aces y Djokovic reaccionó a los momentos vitales con alegría, provocando exhibiciones similares de los aficionados, que no pudieron presenciar en vivo el torneo en 2020 debido a la pandemia de coronavirus.

"La multitud estaba involucrada. Fue ruidoso. Fue agradable", señaló Djokovic. "Mi juego fue mejor con ese tipo de ambiente".

Djokovic describió que su juego mejoró a medida que avanzaba el partido, que se extendió por más de tres horas y media, pero sin perder el ritmo ya que, por el contrario, cada vez iba a más.

"Tal vez", dijo Nishikori, "él está sintiendo eso por dentro, mucha presión, pero no pude ver eso durante el partido".

Otros jugadores que avanzaron en un sábado soleado incluyeron al subcampeón de Wimbledon, el italiano Matteo Berrettini, sexto favorito, y el posible rival de Djokovic en los cuartos.

Con su compatriota, el adolescente Jannik Sinner (13), le dieron a Italia un par de hombres en la cuarta ronda del US Open por primera vez en los 140 años de historia del evento.

El alemán Oscar Otte y el estadounidense Reilly Openka (22), también lograron el pase a la cuarta ronda.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente