El desaire de Novak Djokovic a Carlos Alcaraz tras ganar las ATP Finals

Después de imponerse en la final del ATP Masters de Turín ante Casper Ruud por 7-5 y 6-3, Novak Djokovic hizo un balance de lo que fue una temporada atípica y cambiante para él.

El serbio obtuvo este título por primera vez en 2008, y luego ganó cuatro seguidos entre 2012 y 2015, pero no lo conseguía desde hace siete años, lo cual consideró "mucho tiempo".

Foto: Matthew Stockman/Getty Images
Foto: Matthew Stockman/Getty Images

En este sentido, el nacido en Belgrado agregó: "A la vez, el hecho de haber esperado siete años hace que esta victoria sea aún más dulce y más grande". Cabe destacar que con su triunfo se hizo acreedor de un cheque de 4,74 millones de dólares, el mayor premio jamás pagado en la historia del tenis profesional.

Además, el tenista serbio aseguró que sigue viéndose como el mejor tenista del mundo. Djokovic ha terminado el año en el puesto número 5. Un ránking liderado por el español Carlos Alcaraz, que esta temporada se alzó campeón del US Open.

"Siempre me veo como el mejor jugador del mundo. Esa es mi mentalidad", dijo el de Novi Sad.

"Sin importar quién está al otro lado de la red, la superficie en la que se juega, la temporada en la que estamos o los años que llevo como profesional. Mi ambición siempre es la mayor posible", añadió.

Una temporada "inusual"

Lo cierto es que hay muchos que podrían asegurar que el serbio tiene razón, ya que ha sido un año atípico para él. Además de su lío legal en Australia, que terminó con su deportación del país, o la prohibición de disputar el US Open por su negativa a vacunarse, Nole se coronó campeón de Wimbledon, lo que hubiesen supuesto 2.000 puntos que le fueron denegados por la protesta de la ATP contra la guerra de Ucrania.

Así lo reflejó en declaraciones a Amazon Primer "Probablemente hablé de esta temporada y de lo inusual que fue mil veces antes de esta entrevista, así que no voy a repetir lo que la mayoría de la gente que sigue el tenis sabe".

"Es simplemente un gran alivio y satisfacción, y también tengo ganas de tener un par de semanas de descanso porque sufrí todo el año esperando los permisos para ir a algún lugar, así que estoy muy contento de haber logrado terminar de una manera positiva", continuó.

Además, Djokovic dijo que era "muy, muy impresionante" para Ruud haber llegado a las finales del Grand Slam en París y Nueva York, y al partido por el título en Turín, en un año estelar para el joven noruego de 23 años.

Durante la presentación del trofeo, el actual número ocho del ranking ATP agradeció a su equipo y a sus seguidores por "haber pasado por momentos difíciles" con él, y afirmó que hubo momentos en los que necesitó "un hombro en el que apoyarse, un hombro en el que llorar". "Este año fue una montaña rusa, algo que nunca había experimentado en mi vida, y sólo nosotros sabemos lo que pasamos", cerró.