El doble juego de Zayra Gutiérrez entre fiesta y fiesta

Anna Sanchez
·3 min de lectura
Zayra confiesa que sufre ansiedad por sus polémicas (Telecinco)
Zayra confiesa que sufre ansiedad por sus polémicas (Telecinco)

Desde hace unos meses Zayra Gutiérrez se salta a la ligera las normas y restricciones a causa de la pandemia. Todo empezó con su sonada fiesta de cumpleaños y la hija de Guti sigue siendo pillada casi todas las semanas aumentando la problemática.

La prensa la ha pillado tantas veces sin mascarilla, distancia de seguridad y saltándose el toque de queda que al final el programa ‘Sálvame’ ha decidido poner todo ese material gráfico de la joven y denunciarla formalmente ante la policía.

En un primer momento se dijo que la hija de Guti está deseando captar la atención (aunque sea negativa) de los medios de comunicación para así poder saltar a la fama del mundo del corazón y convertirse en personaje de reality show.

Esta versión tiene sentido porque, sabiendo que la prensa la sigue a diario, no es normal que se salte las restricciones anti-Covid tan a menudo a sabiendas de que eso la sitúa en el disparadero mediático.

Parece que la pandemia no va con Zayra, ella disfruta del desfase, de las fiestas y de los grandes grupos de amigos digan lo que digan aunque, por su cumpleaños (su primera polémica), quiso entonar el ‘mea culpa’ emulando el rol de joven responsable.

A estas alturas y tras la lista de meteduras de pata cometidas, el papel de niña buena se le queda corto pero, una vez más, frente a los medios ha querido victimizarse. Zayra Gutiérrez atendió a su amigo Rafa Mora, enviado especial de ‘Sálvame’ y le contó que está destrozada.

La hija de Arantxa de Benito explicó que: “Lo estoy pasando muy mal, con esto último me dio un ataque de ansiedad”, en referencia al intento de denuncia presentado por el programa. La joven asegura que ha podido cometer varios errores pero que ya no lo hará más y que intenta (ojo, intenta) cumplir las normas.

Zay asegura que: “Estoy todos los días a las 21.30 horas en casa” y se lamenta de que “Se me está mirando mucho con lupa cada momento, cuando me quito la mascarilla para comer o para fumar me van a grabar y van a decir se ha saltado las normas. Tengo que tener cuidado porque estoy en el punto de mira”.

Ella sola se ha situado en ese disparadero del que ahora reniega y, además, asegura que ‘no quiere tele' aunque con su actitud fomenta lo contrario: “No disfruto de esto, no quiero tele, no quiero ir a un reality, lo estoy pasando muy mal. Cometí un error el día de mi cumpleaños, pedí perdón públicamente, y aunque por mis actos de ahora se ve que no estoy arrepentida, sí que estoy arrepentida.”

Eso sí, a pesar de no querer fama televisiva, la joven deja la puerta abierta para dentro de un tiempo:No quiero ir a un reality, porque creo que no es el momento teniendo en cuenta cómo estoy yo conmigo misma. No digo que cuando esté mejor, dentro de 2 o 3 años vaya a un reality, pero ahora de momento no, ni me voy a sentar en ningún plató”.

Respecto a su familia, Zayra asegura que “se llevaron una decepción pero siempre vamos a estar unidos, el cariño y amor de mis padres lo tendré siempre por muy mal que lo haga o por mucho que me equivoque o meta la pata, eso es algo que agradezco mucho.”

Escuchando a esta Zayra me pregunto con qué versión suya nos tenemos que quedar como espectadores, ¿es Zayra una joven conflictiva y que pasa de todo y de todos? ¿O es una chica sensible y arrepentida que sufre ansiedad porque la critican en la televisión? Por ahora, sus actos dicen más que sus palabras y es que la pandemia no es ninguna broma.

Más historias que te pueden interesar

Zayra, la hija de Guti, tiene muchas papeletas para convertirse en un juguete roto

Zayra Gutiérrez cuenta su supuesta relación idílica con su padre, Guti

Zayra, hija de Guti, es pillada en otra fiesta sin medidas anti-Covid y rentabiliza la polémica