Las donaciones de las grandes fortunas en EEUU, en realidad, no son más que 'calderilla' en proporción

En España, el debate de las donaciones al sistema público por parte de las grandes fortunas es recurrente y tiene a Amancio Ortega como el nombre propio que siempre sale a relucir. A un lado se colocan los que defienden su generosidad. Al otro, los que argumentan que en lugar de donar millones lo realmente interesante sería que no recurriese a estrategias legales, que no éticas dicen sus detractores, para pagar todos los impuestos que le corresponderían según su riqueza. Impuestos que se usarían después para financiar el gasto público tanto en Sanidad como en otras partidas. Todo este asunto salió a relucir no hace tanto durante la campaña electoral y se coló en el debate a cinco celebrado antes del 10N enfrentando a los ahora socios de Gobierno Pablo Iglesias y Pedro Sánchez.

El CEO de Amazon, Jeff Bezos, es el más rico en Estados Unidos, pero no es el más 'generoso' en proporción a su fortuna. (Foto: AP Photo/Pablo Martinez Monsivais)
El CEO de Amazon, Jeff Bezos, es el más rico en Estados Unidos, pero no es el más 'generoso' en proporción a su fortuna. (Foto: AP Photo/Pablo Martinez Monsivais)

La discusión está presente y es imposible que ambas partes lleguen a un acuerdo en este sentido. Lo que no es discutible, porque las matemáticas no engañan, es que lo que los multimillonarios donan no supone tanto para sus abultadas cuentas. Algo que demuestra muy bien un gráfico compartido por el periodista Íñigo S. Ugarte (@Guerraeterna) este miércoles en su perfil de Twitter y que pone en evidencia, en porcentajes, cuánto suponen en realidad esas donaciones tan generosas de los ricos estadounidenses para su economía saneada.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

El gráfico, que recoge lo que donaron las 20 personas más ricas de Estados Unidos en 2018, no deja lugar a dudas. Dividido en cinco columnas (posición según riqueza, nombre, fortuna estimada, donaciones y porcentaje en relación con sus activos), muestra a simple vista la realidad. El más ‘generoso’ de todos, en proporción, sería Warren Buffett. Su fortuna es la tercera, pero es el que más donó. Según las cuentas de la tabla compartida por Ugarte, 3.400 millones de dólares que suponen un 3,9% de su riqueza. Los más ‘tacaños’ serían quienes ocupan los puestos cinco y seis en riqueza, Larry Ellison (fundador de Oracle) y Larry Page (cocreador de Google), ya que sus donaciones, de 25 millones de euros cada uno, no llegan ni al 0,1% de lo que tienen. De ahí que la tabla refleje un 0,0%.

Llama la atención el hecho, por ejemplo, de que la mayoría de esos multimillonarios donen menos del 1% de lo que tienen. Solo el mencionado Buffett, Bill Gates (2,6%) y Michael Bloomberg (1,5%) lo superan. El primero es el segundo más rico y el segundo, que se presenta a las primarias del Partido Demócrata, el décimo.

Lo interesante de estos porcentajes es compararlos con lo que sería un sueldo medio de un no multimillonario. Si se toma como referencia el salario medio en España, que según los datos del INE recogidos hace unos meses por El País es de 23.646,5 euros anuales, y se hace el porcentaje de lo que supone una donación de, pongamos, 25 euros mensuales a Unicef, ¿cuál es el resultado? 1,26%.

Eso quiere decir que un ciudadano medio español es mucho más generoso que empresarios como Mark Zuckerberg, que en 2018 donó un 0,7% en relación con sus activos, y, por supuesto, mucho más que el hombre más rico de Estados Unidos. Jeff Bezos desembolsó para buenas obras 131 millones de dólares. Una cifra que la mayoría de trabajadores nunca ganará pero que para él es calderilla ya que no supone más que el 0,1% de sus activos.

Estos porcentajes ayudan a poner en perspectiva esas grandes donaciones. Es indiscutible que son más que necesarias en muchos casos y que sin ellas es probable que una gran parte de las ONG’s, fundaciones e iniciativas solidarias no pudiesen sobrevivir, pero no lo es menos que en realidad para quienes las desembolsan no suponen un esfuerzo económico. Además, como muchos tuiteros han comentado a este respecto, no hay que olvidar que las donaciones acarrean ventajas fiscales -en España desgravan se llame el contribuyente Amancio Oterga o Menganito Pérez- y en Estados Unidos ocurre lo mismo.

Quienes han comentado el cuadro se dividen, como en la política española, entre quienes señalan que esas donaciones no son mas que ‘migajas’ y que lo que tienen que hacer los multimillonarios es pagar impuestos acordes a sus fortunas sin recurrir a triquiñuelas legales para pagar lo menos posibles y quienes defienden eso que otros llaman ‘migajas’ porque menos es nada y tampoco existe una obligación de realizarlas. Quizá, en un panorama idílico, ambas cosas irían de la mano: impuestos justos y donaciones.

Más historias que te pueden interesar:

Otras historias