Las similitudes entre Trump, Bolsonaro y el primer ministro búlgaro que muestran su irresponsabilidad como líderes en plena pandemia

Yahoo Noticias

El coronavirus sigue causando estragos en el mundo y las cifras se acercan rápidamente a los 10 millones de contagiados y medio millón de fallecidos. Aunque el COVID-19 está presente en casi todos los países, lo cierto es que no ha afectado de la misma manera a las distintas naciones. El brote ha supuesto un desafío para los Gobiernos, que han tenido que tomar medidas restrictivas de cara a sus ciudadanos. Sin embargo, no todos los líderes mundiales han estado a la altura.

Pese a que el uso de la mascarilla es muy recomendable para evitar la propagación del virus, tal y como señala la OMS, lo cierto es que ha habido gobernantes que han rechazado su uso, convirtiéndose en un mal ejemplo para sus ciudadanos.

Donald Trump en su evento multitudinario en Tulsa sin la mascarilla. (Photo by Jabin Botsford/The Washington Post via Getty Images)
Donald Trump en su evento multitudinario en Tulsa sin la mascarilla. (Photo by Jabin Botsford/The Washington Post via Getty Images)
Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Ha ocurrido en los dos países más afectados por la pandemia (Estados Unidos y Brasil), pero también en otros en los que el coronavirus no ha impactado tanto, pero donde los casos siguen subiendo, alcanzando máximos en los últimos días como es el caso de Bulgaria.

En territorio estadounidense Donald Trump se ha burlado en numerosas ocasiones del uso de la mascarilla. En su primer mitin de la campaña presidencial, celebrado este pasado 20 de junio en Tulsa, el presidente se congregó con una gran multitud sin llevar este complemento protector.

Los actos también han ido acompañados con palabras de rechazo, ya que en mayo ya manifestó que no quería “dar a la prensa el placer” de verle con “mascarilla”. Cabe recordar que el coronavirus en el país se acerca a los 2,5 millones de contagiados y más de 123.000 víctimas.

En Brasil el presidente Bolsonaro ha sido otro de los grandes adalides en el planeta en contra de las mascarillas. Han sido numerosos los eventos (protestas, tiendas e incluso una barbacoa) a los que ha acudido sin ella pese a que su utilización es obligatoria.

Tanto es así que un juez de Brasilia ha amenazado con imponerle una multa de unos 340 euros diarios si continúa sin usar la protección facial. El magistrado ha recordado que el presidente no está por encima de las leyes del distrito federal y que debe acatar la obligatoriedad de la medida. En el caso brasileño, los contagiados superan el millón y los muertos los 50.000.

Boyko Borisov, primer ministro búlgaro. (AP Photo/Olivier Matthys, File)
Boyko Borisov, primer ministro búlgaro. (AP Photo/Olivier Matthys, File)

En Bulgaria gobierna Boyko Borisov, primer ministro del país en tres mandatos distintos. Pese a que sus inicios en política fueron de la mano del Partido Comunista, actualmente es el líder de GERB, una formación conservadora y populista. Además de la ideología, Borisov tiene en común otro elemento con Bolsonaro y Trump: su desprecio por la mascarilla.

Tanto es así que su propio Ministerio de Salud le ha multado con unos 150 euros por no usarla en la visita a una iglesia. Los búlgaros tienen que utilizarla obligatoriamente en los espacios cerrados, más aún después de que en los últimos días se produjera un repunte de los contagios.

Pese a que en Bulgaria el coronavirus no ha tenido mucho impacto (unos 4.000 casos y 200 muertos), lo cierto es que durante este mes de junio es cuando se están produciendo cifras más altas de contagiados y muertos.

La cifra de contagios en Bulgaria marca máximos en los últimos días (Worldometers.info).
La cifra de contagios en Bulgaria marca máximos en los últimos días (Worldometers.info).

La falta de responsabilidad y ejemplaridad de cara a los ciudadanos en tiempos de coronavirus no es el único elemento que comparten estos tres líderes. En el catálogo de polémicas de Borisov también figuran enfrentamientos con periodistas, manifestaciones racistas y xenófobas y sospechas sobre corrupción.

Más cosas en común

En el tiempo que Bolsonaro y Trump han estado al frente de sus países han proliferado los ataques a los medios de comunicación, llegando incluso al veto de algunos de ellos. Un clima hostil en el que ambos líderes se dedican a hostigar a aquellos que no son afines.

Una estrategia que controla a la perfección el primer ministro búlgaro, ya que los informes apuntan a que en la última década se ha degradado considerablemente la libertad de los medios. De hecho, según el índice de la libertad de prensa de Reporteros sin Fronteras del año 2020, Bulgaria es el peor país de Europa en este aspecto y ocupa la posición 111 de 180 países en el mundo.

Respecto al racismo y la xenofobia, la lista de ataques de los presidentes estadounidense y brasileño es larga. Negros, indígenas e inmigrantes han sido algunos de los colectivos más castigados por estos dos líderes populistas, pero Borisov no les va a la zaga, ya que tanto la minoría turca como la romaní han sufrido discriminación.

Bolsonaro en un evento sin mascarilla. (AP Foto/Andre Borges)
Bolsonaro en un evento sin mascarilla. (AP Foto/Andre Borges)

Finalmente, los posibles escándalos de corrupción también unen a estos tres políticos. En lo que respecta a Trump, fue acusado de abuso de poder y obstrucción al Congreso en su impeachment. Pese a que finalmente fue absuelto, persisten las dudas sobre su gestión, especialmente en lo que se refiere a su llegada a la Casa Blanca y sus implicaciones con la trama rusa.

A Bolsonaro la corrupción también le ha tocado de cerca, ya que su propio hijo fue acusado de este delito. Además el país ha retrocedido en su lucha en el tiempo que el líder ultraderechista lleva en el poder y en su Gobierno ha habido varios casos controvertidos.

Borisov no queda a la zaga y ha tenido varios escándalos de corrupción en su Gobierno. Según el índice de la Percepción de la Corrupción 2019, elaborado por Transparencia Internacional, el país está en el puesto 74 de los países menos corruptos del mundo, muy lejos de la cabeza.

Más historias que te pueden interesar:

Otras historias