Eden Hazard aterriza en el Santiago Bernabéu para convertirse en la estrella que necesita el Real Madrid

Eden Hazard busca el gol tras superar a su rival frente el Galatasaray. (Foto Angel Martinez/Getty Images)
Eden Hazard busca el gol tras superar a su rival frente el Galatasaray. (Foto Angel Martinez/Getty Images)

Por primera vez en la temporada, el Real Madrid pudo disfrutar en la Champions League de su fichaje estelar para la campaña 2019/20, Eden Hazard. Desde el partido ante el Granada, el belga ha ido ganando en confianza y atrevimiento, tanto a la hora de desbordar con el cuero pegado a su bota como sin él, donde ha empezado a aparecer en zonas centrales para acaparar más responsabilidad ofensiva con el paso de los partidos. Con cuatro regates completados de cuatro intentos ante el Galatasaray, el ‘7’ blanco fue el jugador con más dribblings realizados sobre el campo.

Le ha costado carburar, pero por fin el ex del Chelsea ya está aquí. Tras superar sus problemas físicos y de falta de rodaje competitivo, Zinedine Zidane ya tiene el desequilibrio que pedía en el último tercio del campo. Aquel que debe restar responsabilidad a Karim Benzema a la hora de diseñar los ataques en campo rival y que, a su vez, debe ser decisivo para desestabilizar sistemas defensivos contrarios. En este sentido, al belga se le nota más fresco físicamente y parece estar en la recta final en cuanto a su recuperación de confianza en su fútbol se refiere.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio
Eden Hazard cae a zonas interiores para superar la línea de presión del Galatasaray y desestabilizar a su sistema defensivo.
Eden Hazard cae a zonas interiores para superar la línea de presión del Galatasaray y desestabilizar a su sistema defensivo.

De este modo, los datos avalan la evolución del jugador de La Louvière. Si hasta el partido ante el Galatasaray en Turquía promediaba 1.3 regates por encuentro en Liga y 2 en Champions League, ahora ha realizado con éxito 17 de los últimos 20 regates intentados ante Leganés, Betis y Galatasaray. Números que sirven para demostrar la metamorfosis que está experimentando el heredero del ‘7’ de Cristiano Ronaldo en el Real Madrid.

Tras varios meses demostrando un bajo rendimiento en pleno periodo de adaptación, el genio belga ya ha comenzado a dejar una estela de rivales tras de sí a base de regates, cambios de ritmo y controles únicos. Justo lo que necesitaba el técnico francoargelino después de una temporada donde tan solo Vinícius Júnior sumó desde la agresividad en el desborde.

Seguramente, el mayor beneficiado de la mejora del belga sea el joven brasileño Rodrygo Goes. Con la innumerable cantidad de distracciones que genera Eden Hazard en el lado izquierdo y el centro del ataque gracias a continuo intercambio de posiciones que ejecuta con Karim Benzema, el juvenil sudamericano está encontrando situaciones de 1vs1 donde puede demostrar su gran determinación tanto dentro del área como en el balcón de la misma para superar a su rival.

En definitiva y pese al actual bajón de Vinícius Júnior, lo poco que ha sumado Luka Jovic y las ya conocidas lesiones de Gareth Bale y Marco Asensio, el ataque del Real Madrid está empezando a coger forma. Las estrellas tienen química, el perfil de Rodrygo -por determinación y variedad- ha caído de pie en el XI blanco y Eden Hazard ya está listo para demostrar por qué el club de la capital de España persiguió durante tantos años su incorporación a la entidad presidida por Florentino Pérez. Zinedine Zidane ya tiene a su estrella.


Otras historias