Camavinga es muy bueno, pero se necesita relevo para Casemiro

Alfonso Duro
·4 min de lectura
Rennes' French midfielder Eduardo Camavinga (L) acknowledges Rennes' supporters after their victory in the French L1 Football match between Stade Rennais Football Club and SC Amiens, on November 10, 2019, at the Roazhon Park, in Rennes, northwestern France. (Photo by JEAN-FRANCOIS MONIER / AFP) (Photo by JEAN-FRANCOIS MONIER/AFP via Getty Images)
JEAN-FRANCOIS MONIER/AFP via Getty Images

Eduardo Camavinga, la sensación de la Ligue 1, está en boca de todas. El portento físico que domina el mediocampo del Rennes, se ha convertido en uno de los primeros objetivos del Real Madrid. A Zinedine Zidane le encanta, su proyección —dada su corta edad— es infinita, y su moderado precio (50 millones de euros) parece hecho a prueba de crisis y pandemias.

Sobre el papel parece por lo tanto que todo lo que rodea al posible fichaje de este joven natural de Angola le convertiría en el hombre perfecto para los blancos cuando sea que se vuelva a abrir el mercado de pases. El único problema: que el Real Madrid no necesita un fichaje del corte de Camavinga.

Este chico que es todo energía y potencia es en realidad y interior con mucho recorrido, un box to box, como bien puede ser Fede Valverde o el mismo Paul Pogba. El del Rennes tiene en su caja torácica el secreto de su buen rendimiento, porque su capacidad pulmonar parece muy superior a la de la mayoría de jugadores profesionales. Sólo así se entiende que el jugador pueda realizar esfuerzos tan prolongados durante los partidos, lo que le permite mantener un nivel altísimo cada vez que se viste de corto, y destacar de la manera que lo está haciendo a su corta edad.

MANCHESTER, ENGLAND - DECEMBER 26: Paul Pogba of Manchester United in action during the Premier League match between Manchester United and Newcastle United at Old Trafford on December 26, 2019 in Manchester, United Kingdom. (Photo by Ash Donelon/Manchester United via Getty Images)
Ash Donelon/Manchester United via Getty Images

Varios especialistas del fútbol francés han destacado en los últimos días su desplazamiento en largo, en lo que le asemejan a Xabi Alonso, sus dotes para la recuperación, y su buena visión entre líneas. Todos grandes atributos para un centrocampista por el que se pelea media Europa, pero en ningún caso son estos los registros que necesita cubrir en su plantilla el Real Madrid.

Porque la verdadera urgencia es la de buscar un hombre que puede cubrir las posibles bajas de Casemiro cuando el brasileño no pueda ser de la partida. El jefe de la medular blanca lleva un lustro rondando los 50 partidos por temporada con los blancos, y en esta temporada, con once partidos por jugarse, más lo que pueda quedar de la Champions (mínimo un partido) sus apariciones podrían volver a quedar muy cerca de esa cifra.

Esto se debe a que el equipo nunca ha encontrado un relevo de garantías para esa posición desde que Casemiro volvió de su cesión en el Porto. Aquel verano, la inesperada salida de Xabi Alonso trastocó los planes de Rafa Benítez, que tuvo que darle galones al brasileño para que ocupara una posición tan importante en el engranaje del equipo.

El paulista se asentó en el mediocentro y ayudó al equipo a ganar la Champions League ese año ya bajo el mando de Zidane. Pero desde entonces hasta hoy, ni Mateo Kovacic, ni Marcos Llorente, ni ningún otro jugador ha podido hacer sombra a Casemiro, por eso urge el fichaje de un jugador que pueda ser su relevo ante eventuales lesiones o sanciones.

SEVILLE, SPAIN - MARCH 08: Casemiro of Real Madrid in action during the La Liga match between Real Betis Balompie and Real Madrid CF at Estadio Benito Villamarin on March 08, 2020 in Seville, Spain. (Photo by Mateo Villalba/Quality Sport Images/Getty Images)
Mateo Villalba/Quality Sport Images/Getty Images

Tristemente, Camavinga no es ese jugador. Al igual que Valverde, que Toni Kroos o que el mismo Paul Pogba, sin duda podría jugar en esa posición de forma esporádica, y hasta podría cuajar buenas actuaciones por sus cualidades. Pero el Real Madrid no puede dejar un puesto tan importante expuesto al azar.

Esta temporada, Casemiro tuvo que perderse el partido en Mestalla para asegurarse su presencia en el Clásico la semana siguiente. Su ausencia se notó y por más que Valverde intentó manejar los hilos con la destreza que lo hace el brasileño, el equipo sufrió demasiado y sólo logró empatar el encuentro en el minuto 95.

La decisión por lo tanto debería conllevar algo de debate. Camavinga sería un gran fichaje, más aun ante la posible saldad de Modric y también de James Rodríguez. El mediocampo blanco contaría con Kroos y Valverde como interiores naturales, además de Isco Alarcón, que puede hacer las veces de interior cuando es requerido. Esto significa que en la plantilla también habría espacio para la llegada de Camavinga, pero lo que no se debería seguir omitiendo es la necesidad imperante de doblar el puesto de mediocentro defensivo para dar un respiro a Casemiro de vez en cuando.

Más historias que te pueden interesar: