El análisis, al estilo del póker, con que el actor Edward Norton desnuda la estrategia de Trump para “salvar su trasero”

Jesús Del Toro
·5 min de lectura

El actor Edward Norton, famoso por su actuación en la película ‘Fight Club’ (‘El club de la lucha’) y otros filmes, publicó en su cuenta de Twitter una reflexión y un llamada a la acción en relación a la negativa del presidente Donald Trump a aceptar que perdió la elección del 3 de noviembre ante el demócrata Joe Biden, a su obstinación de alegar sin pruebas que se registró un fraude electoral y su rechazo a propiciar una transición del poder.

El actor Edward Norton. (Reuters)
El actor Edward Norton. (Reuters)

Norton reflexiona sobre la presente situación y propone una explicación a la actitud de Trump, que ha sido ampliamente considerada como contraria a los principios democráticos y riesgosa para el país, que sufre una ruda y creciente pandemia.

Para Norton, Trump actúa motivado directa y cínicamente para proteger sus intereses personales y eliminar evidencias de sus acciones.

“No soy un comentarista político pero crecí con un papá que era fiscal federal. Él me enseño mucho y yo además he pasado una cantidad considerable de tiempo con serios jugadores de póker. Yo digo esto: no creo que Trump esté tratando de ‘contentar a su base’ o ‘trabajando para levantar su propia cadena [de TV]’ o que el ‘caos es lo que le gusta’…”, comentó Norton en Twitter.

En cambio, Norton dijo que Trump sabe que al dejar la presidencia estará en un grave problema legal y por ello Trump actúa para “retrasar tácticamente la transición para ganar tiempo para tapar y suprimir evidencia” y para “crear suficiente caos y ansiedad sobre una transferencia pacífica del poder, y miedo a un daño irreparable al sistema, que pueda lograr un trato al estilo de Nixon a cambio de finalmente reconocer su derrota”.

Es decir, que se le otorgue un amplio perdón, como el que el entonces Gerald Ford le concedió a Richard Nixon luego de que renunció a la presidencia.

Pero aunque Norton cree que eso es lo que se propone Trump, también cree que el aún presidente no tiene juego suficiente para logarlo: “él no tiene las cartas” pero sin embargo alardea como si tuviera una mano poderosa en este póker político. Ese “bluff”, dice Norton puede llegar a ser muy negativo y ciertamente a poner en riesgo la institucionalidad democrática del país.

“No podemos dejar que este rufián empuje a Estados Unidos a un trato para salvar su trasero mediante amenazas a la democracia. Ese es su juego, pero tiene basura en la mano…”, dice Norton, añadiendo que la respuesta correcta es simplemente destapar esa mala partida de Trump –a quien llama “chillón, resentido, petulante” – y no permitir que logre un trato.

“Este despreciable, traicionero y sedicioso asalto a la estabilidad de nuestro esquema político no se trata de 2024, enriquecimiento personal o ninguna otra cosa que no sea tratar de usar el caos y la amenaza a los fundamentos del sistema para negociar una salida segura [para sí mismo]”, tuiteó Norton sobre las acciones presentes de Trump.

Norton confía en que las instituciones y los principios de la república estadounidense resistirán este embate y por ello llama a que no se ceda a la manipulación de Trump, que con un par en su mano de póker alardea para tratar de imponerse a quien tiene los cuatro ases de la voluntad popular.

“Él [Trump] está de salida, sin gracia y en la infamia. Pero si negociamos eso y le damos algún tipo de acuerdo seremos vulnerables a su retorno. No podemos ceder por miedo”, concluye Norton.

Y, ciertamente, tras el legítimo resultado de la elección presidencial del 3 de noviembre que dio la victoria a Biden y no a Trump, la defensa de la institucionalidad democrática y republicana y del imperio del voto es imperativo.