El Barça renuncia a un torneo de niños porque le obligaban a usar la camiseta de España

Un jugador del equipo alevín que representó a España. Foto: Danone Nations Cup.
Un jugador del equipo alevín que representó a España. Foto: Danone Nations Cup.

Con sus innumerables matices dependiendo del contexto, todos los aficionados estamos más o menos de acuerdo en que el deporte en general, el fútbol en particular, y la política son dos actividades humanas que cuanto más separadas se mantengan, mejor. Especialmente si las circunstancias hacen que se vean niños involucrados. Pero con lo caldeados que están los ánimos últimamente con según qué temas, cualquier chispa, por ridícula que podría parecer en otras circunstancias, es suficiente para que el incendio sea difícil de controlar.

Esta vez el fuego procede del FC Barcelona y el asunto, como tantas (demasiadas) veces últimamente, tiene que ver con el conflicto independentista catalán. Pero el protagonista, sorpresa, no es Piqué. Ni tampoco alguno de los que no están pero siguen estando, como Xavi o Guardiola. La involucrada es la plantilla de categoría alevín, formada por críos entre 10 y 12 años.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

El equipo, como ganador del torneo nacional, se clasificó para disputar la fase internacional de la Danone Nations Cup, que se jugó el pasado fin de semana usando como sede el estadio del Espanyol en Cornellá-El Prat. El problema, por llamarlo de alguna manera, es que, por las características del campeonato (que lleva disputándose desde 2000), no iban a participar como Barça, sino como representantes de España. Esto quería decir que, en lugar de su camiseta azulgrana o su equipación suplente habituales, tenían que competir con una camiseta roja y un pantalón azul, similares (pero no idénticos) a los de la selección española, y la palabra “Spain” escrita tanto en el pecho como en la espalda.

Y el Barça se negó a hacerlo. Alegó que “el club no vestiría una camiseta que no fuera la suya”. Como la organización del torneo era inflexible en este sentido, ya que lo concibe como una especie de “mundial alevín”, el Barcelona se quedó sin participar, y en su lugar fue el Villarreal, que había sido subcampeón español. Se da la circunstancia de que en el torneo nacional en el que se elegía al equipo que iba a representar al país, celebrado en junio, cada club o escuela de fútbol que participó sí que pudo hacerlo con su propia indumentaria. De tan extraña situación informó el periodista Sique Rodríguez en la Cadena Ser.

La actuación del Villarreal en sustitución del Barça no fue nada mala. De hecho, logró llegar a la final, aunque no pudo evitar la derrota contra México, cuyo equipo estaba formado por las jóvenes promesas del Guadalajara (Chivas), en la tanda de penaltis. Hubo también torneo femenino, y ahí sí España se llevó la victoria: las chicas del RCD Espanyol, vestidas de rojo, se impusieron por 2-1 a las francesas del Olympique de Lyon.

Más allá de la repercursión que pueda tener ante la opinión pública, la historia no tendrá mayores consecuencias puesto que la Danone Nations Cup no es un torneo oficial. Se trata de un campeonato que organiza anualmente la multinacional francesa de alimentación con el objetivo de dar la oportunidad de jugar entre sí a niños de todo el mundo. Figuras de renombre de la élite del balompié como Zinedine Zidane o Carles Puyol se han involucrado en el proyecto.

También te puede interesar:

Ansu Fati: cuando la Selección se convierte en un club que “ficha” jugadores

Una futbolista del Atlético demuestra el racismo que todavía hay en España

Otras historias