El casting de Zidane: Kroos queda señalado y el gol salvó a un Isco fuera de forma

Yahoo Deportes

Aquí no ha pasado nada. Como si los nueve meses anteriores no hubieran existido, así hizo la alineación Zidane, apostando ante el Celta por un equipo casi calcado al de su último partido, aquel en el que el Madrid levantó su Champions número trece. Solo faltaron Cristiano, obvio, Carvajal, lesionado, y Casemiro, sancionado.

Desechando en un principio las lejanísimas opciones de luchar por la Liga, da la sensación de que cada partido va a ser un casting para ver quién se queda en el equipo blanco, por mucho que haya nombres que sean señalados como fijos para salir pase lo que pase.

El gran protagonista fue, como no podía ser de otra forma, Isco. El malagueño fue titular y dejó claro dos cosas: que su forma física es mala y que clase le sobra para lamentar todo lo que ha ocurrido con él esta temporada. Hay que señalarle a él, por dejarse, y a Solari, por no hacer lo imposible por recuperarle. Dejó un partido ramplón, sin chispa porque le falta físico, pero el gol le salvó.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Que Isco juegue es importante por dos motivos: si se le quiere vender, para ponerle en el escaparate y sacar una cantidad acorde a su talento, raro sería que algún club no estuviese dispuesto a ofrecer una cantidad entre los 50 y los 70 kilos por él; y por el otro, si lo que se desea es tratar de recuperarle, que mejor que darle minutos y que después Zidane decida en verano.

Isco celebra su gol al Celta (EFE).
Isco celebra su gol al Celta (EFE).

Llamó la atención el buen partido de Marcelo, poniendo nuevamente el foco en Solari. Sí, Reguilón lo hizo espectacular, nadie lo cuestiona. ¿Pero de verdad no había ni un solo minuto para él en los clásicos y el Ajax? Se le vio con chispa arriba y sin despistes atrás.

En el lado negativo hay que señalar a un Kroos que sigue con su desesperante temporada. La comparación con Modric, que corre arriba y abajo como un loco, retrata al alemán, que da la sensación de ser un jugador que ya roza la cuarentena, en vez de la treintena. Su calidad nadie la discute, pero este Madrid no necesita a un jugador que se pasee por el campo al trote cochinero.

Y en la portería hay un problema. O lo va a haber. Zidane confió en un Keylor que se lo ha dado todo en anteriores temporadas y mandó al banquillo a Courtois, que ha completado una temporada tirando a decepcionante. Sin ser el culpable de nada, el belga no ha dado el plus que necesitaba este errático Real Madrid.

Navas es un guardameta incompleto, inconstante, pero con arranques de genialidad que le hacen ganarse el favor del público, como con esa mano salvadora ante Maxi Gómez ante el Celta. Y Courtois representa la frialdad más absoluta, paradas complicadas sin estridencias. El verano va a ser tenso en el tema de la portería, como viene siendo habitual en el Madrid desde hace muchísimos años. Que siga el casting.

También te puede interesar:

Zidane vuelve con plenos poderes para hacer la revolución que no atrevió… o no le dejaron

La resaca que deja los clásicos: un Real Madrid mediocre y muchos señalados

Uno de los mayores ridículos de su historia con el Real Madrid ‘de los ocho nominados al Balón de Oro’

Otras historias