El conmovedor homenaje de Héctor Suárez Gomís a su padre

Miguel Cane
·6 min de lectura

La muerte del célebre actor, productor y director Héctor Suárez, quien desde los años 60 había sido una figura emblemática en el entretenimiento mexicano, acaecida el 2 de junio de 2020 a consecuencia de un paro cardiorespiratorio es el punto de partida que toma su hijo, Héctor Suárez Gomís, para iniciar la narrativa de '¡Gracias Papá!', su más reciente libro, que, a medio camino de la novela y las memorias, cuenta la historia de la compleja, a veces difícil, pero siempre estrecha y amorosa relación entre ambos.

MEXICO CITY, MEXICO - JANUARY 19: Comedian and actor Héctor Suárez (L) poses with his son Héctor Suárez Gomís during the announcement of their first performance together in the play
Héctor Suárez y Héctor Suárez Gomís (Foto: Francisco Morales/Getty Images)

Gomís, primogénito del actor — y reconocido en el oficio por mérito propio —, ha participado en telenovelas como '100 días para enamorarnos', 'Betty en NY', 'Por siempre mi amor' o 'Alcanzar una estrella' y es célebre por su espectáculo de standup comedy que duró numerosas temporadas en la Ciudad de México, y que en parte es responsable del renacimiento surgido en años recientes de esta vertiente de interpretación en habla hispana.

Autor de otros libros en los que -como en sus shows de standup- abordaba pasajes muy puntuales de su vida como contexto para su muy particular estilo de humor, Gomís hace aquí un cambio total de tono y forma para explorar de la manera más candorosa posible cómo fue el vínculo entre ambos, en la intimidad, haciendo saltos de tiempo entre esa última mañana en la vida de su padre, y distintos momentos de la niñez, adolescencia y juventud de ambos.

Héctor Suárez y su hijo Héctor Suárez Gómis en 1970.
Héctor Suárez y su hijo Héctor Suárez Gómis en 1970. (Foto cortesía)

Más que una biografía al uso, señala Gomís, lo que hizo es "es una historia de amor entre un papá y su hijo. Las enseñanzas de un maestro a su discípulo". Y en tan solo siete meses, abrió una caja de Pandora que lo llevó a explorar no solo la vida de su padre, sino la suya propia y los paralelos entre ambos como profesionistas, y como hombres de familia.

"Mi padre me enseñó a que, para poder entender el éxito, habría que también comprender el fracaso; abrazarlos a ambos y comprender que son parte indispensable uno del otro. Así es como aprendimos mucho: tanto él como yo lo perdimos todo y volvimos a levantarnos, muchas veces. Y esa fue una de las muchas cosas que tenía en común con él".

Con una prosa ágil, amena, envolvente, sincera, Gomís recrea vívidamente escenas de la juventud de su padre y de su propia infancia, con la misma habilidad que tenía Suárez para dar vida a las anécdotas que gustaba, más que relatar, actuar con gestos y voces. Y es en esa voz narradora que encontramos que hay un dolor, un duelo, una pérdida, pero también un deseo de recordar y, a través de estas páginas, inmortalizar al hombre que hizo reír a generaciones enteras, pero que también tenía muchos conflictos que fue resolviendo en el paso a la madurez y el inescapable camino hacia la muerte.

Una plétora de personajes desfilan por las páginas del libro que saldrá a la venta, bajo el sello Random House, a finales de abril: desde Mario Moreno, 'Cantinflas' hasta el famoso futbolista Pelé, pasando por el todopoderoso Emilio Azcárraga, y en un rol preponderante, Pepita Gomís, la primera esposa de Héctor, con quien estuvo casado más de 33 años, figura de la televisión con una trayectoria propia, que pese a los sinsabores y desencuentros, en las líneas compartidas con sus nietos que abren el libro, habla del padre de sus hijos con cariño y admiración, algo en lo que coinciden quienes lo recuerdan, aún si en su narrativa, Gomís no deja que su amor filial lo ciegue y explora a fondo algunos momentos difíciles, expone sin morbo, pero con gran ternura, algunos encontronazos, defectos de carácter de su padre, que lo humanizan más allá del recuerdo.

No importa que ya conozcamos el desenlace, desde el inicio el texto conmueve hasta las lágrimas, pero también arranca sonrisas, y sobre todo que da como un testimonio de alguien que tocó muchas vidas. "Espero que quienes lo lean hallen en él una manera de llevar su duelo, o encontrar algo que los inspire", señaló el autor.

Por otra parte, es importante señalar que no se trata de un libro que únicamente se dedica al elogio de su objeto, que es una de las debilidades en las que incurre este estilo de publicaciones. que por lo regular aplican un barniz de brillo a los defectos del personaje central para de este modo tratar de limar sus aristas más ríspidas.

Gomís no se toca el corazón cuando tiene que mostrar todas las facetas de su padre y así como hay momentos memorables como las conversaciones llenas de confianza y afecto que sostenían en viajes juntos —como por ejemplo por Andalucía en 1981, que muestra la profundidad del vínculo entre ambos, al retratar la primera vez que (involuntariamente) Gomís llamó a su padre "cabrón" sin una connotación despectiva, sino como un título que ambos usaban como término de afecto —, los roces (y risas) que hubo entre ellos en la época de la adolescencia rebelde de Héctor y su hermana Julieta con sus padres, la reacción de Suárez cuando Gomís le anunció que iba a tomar la carrera artística (algo que no fue tan simple como se pensaría).

Este relato también aborda algunos momentos sombríos y complicados de su relación, como algunas peleas en su crecimiento, la larga batalla de Suárez contra la adicción al alcohol y sobre todo el que fue el periodo de la ruptura del matrimonio de sus padres, cuando Suárez tuvo un hijo con quien eventualmente sería su viuda, Zara Calderón, quien era cercana a la familia. 

Esta infidelidad fue un suceso que no solo disolvió el matrimonio, sino que asimismo causó estragos (momentáneos pero significativos) en el vínculo padre-hijo, con un distanciamiento breve que sirvió, a la larga, como explica Gomís, para entender mejor a su padre, para verlo como alguien más humano, propenso a fallos, y propició una reconciliación plena de amor entre ambos, que en cierta forma amplió la familia (Gomís tiene dos hermanos menores por parte de padre).

La última fotografía de Héctor Suárez con su hijo Héctor y su nieto Pablo, fechada el 29 de febrero de 2020.
La última fotografía de Héctor Suárez con su hijo Héctor y su nieto Pablo, fechada el 29 de febrero de 2020.

'¡Gracias Papá!' no es solo un libro sobre un par de personajes conocidos de la farándula. Es una historia rica en matices y sutilezas, que muestra de cuerpo entero a un hombre que siempre estuvo en la plenitud de sus poderes, aún cuando su salud comenzó a quebrantarse y su vida se iba acortando.

Suárez llegó a los 81 años sin rendirse en ningún momento; sagaz, osado y perseverante, fue un hombre independiente y creativo, cuyo hijo mayor plasma, no sin ternura, como un ser tridimensional, con arranques y fatigas, con defectos numerosos que palidecían ante sus virtudes. En suma, una entrañable historia de amor, narrada con mucho humor.