La insólita fuga de un preso que se rapó la cabeza para hacerse pasar por otro reo y ser liberado en su lugar

Yahoo Noticias

La literatura cuenta de escapes de prisión fantásticos en los que el reo cava por años en paredes y en drenajes o suplanta a un cadáver pronto a ser arrojado al mar. Y, en la realidad, huidas por túneles en prisiones de alta seguridad o simplemente en un helicóptero que se acerca al patio de una cárcel revelan que la realidad con frecuencia supera a la ficción.

Aunque la forma como logró escapar Kaleb Wiewandt, de 40 años, de una prisión en Utah fue mucho más sencilla pero igualmente sorprendente.

El reo Kaleb Wiewandt (izq.) se afeitó la cabeza para parecerse a Matthew Belnap (der.), quien estaba por ser liberado de una cárcel en Utah. Con ello Wiewandt se hizo pasar por Belnap, engaño a los custodios y fue liberado. (Weber County Sheriff Office)
El reo Kaleb Wiewandt (izq.) se afeitó la cabeza para parecerse a Matthew Belnap (der.), quien estaba por ser liberado de una cárcel en Utah. Con ello Wiewandt se hizo pasar por Belnap, engaño a los custodios y fue liberado. (Weber County Sheriff Office)
Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Wiewand, originario de California, estaba preso por fraude postal en la Cárcel Correccional del Condado de Weber, en la ciudad de Ogden, Utah. En 2015 se declaró culpable de haber robado 1.2 millones de dólares en estampillas de correo que luego revendió casi en su totalidad. En 2016, de acuerdo al periódico Daily Mail, fue sentenciado a 4 años y 3 meses de prisión más tres años de libertad condicional.

En cierto momento fue liberado de la cárcel para permanecer bajo supervisión pero en diciembre pasado fue arrestado por escapar de la casa de rehabilitación (una institución que ofrece a personas con padecimientos mentales o con historial delictivo terapia o entrenamiento para reinsertarse en la sociedad) en la que debía permanecer.

Así, fue detenido de nuevo en diciembre de 2019 y enviado a la prisión en Utah. Allí conoció a Matthew Belnap, de 36 años, quien estaba preso por robo en comercio y tenía programada su liberación para la noche del pasado martes.

Fue entonces cuando Wiewandt y Belnap maquinaron un plan para propiciar el escape del primero.

Para empezar, Belnap, que es parcialmente calvo, ayudó a Wiewandt a afeitarse la cabeza para lograr un aspecto similar y le proporcionó su tarjeta de identificación, su fecha de nacimiento y su número de seguro social. Wiewandt memorizó la información y se aprestó a realizar su huida.

Cuando llegó el momento de la liberación de Belnap y los custodios lo llamaron para proceder con ella, el que tomó sus pertenencias y se presentó ante el personal de la cárcel fue Wiewandt, quien se identificó con la información de Belnap, que se había ya convertido en su cómplice.

Ante el aparente parecido entre ambos, los custodios al parecer no se percataron del engaño y liberaron a Wiewandt, creyendo que era Belnap, a las 7:35 pm del pasado martes, de acuerdo al periódico Deseret News. Y, previamente, de acuerdo a las autoridades él había enviado un correo electrónico a una mujer para coordinar que fuera a recogerlo al exterior de la prisión.

Wiewandt se encuentra actualmente prófugo.

No es claro por qué Belnap aceptó ayudar a Wiewandt a escapar pero videos de la prisión revelan que cuando los altavoces llamaron a Belnap para que tomara sus cosas y saliera de la zona de celdas fue Wiewandt quien actuó, mientras que Belnap no hizo nada ni trató de hablar con nadie.

Y se afirma que el plan era incluso más osado pues aparentemente Belnap iba posteriormente a presentarse ante los custodios para que lo liberaran también, es de suponer que fingiendo que no tenía nada que ver con el escape de Wiewandt, pero esa opción se frustró.

Belnap, por lo pronto, ya ha sido acusado de obstrucción de la justicia. Así, en lugar de estar libre, como le habría correspondido, pasará otro tiempo en prisión. Qué ganaba él con ello, o qué acordó con Wiewandt, es un misterio. Pero de acuerdo al Deseret News, Belnap tenía un historial criminal considerable, pues además del cargo por robo por el que estaba preso también tiene en su récord delitos relacionados con drogas.

El abogado de Wiewandt no ha querido comentar sobre el singular escape.

Otras historias