El extremo afán recaudatorio de un emperador romano que decidió cobrar un impuesto por la orina

image

Conocido como ‘Vectigal urinae’ o ‘impuesto sobre la orina’, en el siglo I d.C. el emperador Tito Flavio Vespasiano decidió gravar con un nuevo tributo a las empresas y personas que se dedicaban a recoger todo el líquido miccionado por el pueblo romano en los urinarios públicos.

Y es que a pesar de que Roma ya contaba con una avanzadísima red de alcantarillado –conocido como Cloaca Maxima-, que había sido iniciada su construcción en el siglo VII a.C. y que cruzaba el subsuelo del Foro Romano recogiendo los residuos generados en la ciudad para ir a desembocar al río Tíber, había un gran número de letrinas públicas en las que los ciudadanos iban a realizar sus deposiciones y cuyo contenido era posterior recogido por empresas especializadas que utilizaban la orina para el curtido de las pieles que posteriormente servían para realizar ropas de abrigo, bolsas de cuero o fundas para las armas y también por las lavanderías, debido a que el amoniaco contenido en la orina era un eficaz blanqueador utilizado para lavar las togas y otras ropas de la época.

Vespasiano, recién elegido emperador en el año 69 d.C. tras la crisis y periodo que padeció el imperio -en el que tras la muerte de Nerón hubo un año en el que hubo hasta cuatro emperadores-, contaba con el apoyo y lealtad de Cayo Licinio Muciano -senador, político y militar- que fue decisivo en su ascenso al poder.

Fue precisamente a su fiel amigo Muciano a quien encargó la complicada tarea de realizar una reforma fiscal y presentarle el estado de las cuentas y arcas del Imperio y éste, a sabiendas de la tacañería de la que hacía gala el nuevo emperador, lo animó para que devolviera al erario del Estado el esplendor y riqueza de la que hasta no hacía demasiado tiempo había gozado, por lo que persuadió a Vespasiano a crear tantos impuestos como se le ocurriera.

image

[Te puede interesar leer: El jubilado indignado por un impuesto que decidió robar un cuadro de Goya]

Uno de los gravámenes que más beneficio le reportaría sería el de hacer tributar por la orina a través del ‘Vectigal urinae’, un impuesto sumamente popular que incluso provocaría el enfado de su hijo primogénito (y que sería su sucesor un década después) Tito Flavio Sabino Vespasiano, quien no vio con buenos ojos la avaricia recaudatoria de su padre y mucho menos el enriquecimiento del Estado a través de los orines.

Fue en la disputa que hubo entre padre e hijo cuando nació una de las locuciones latinas más famosas: ‘Pecunia non olet’ (El dinero no huele) que dijo el emperador Vespasiano a su primogénito Tito en respuesta a su reproche por lucrar al Imperio con dinero obtenido de la orina.

Vespasiano quería demostrar de ese modo que el valor del dinero poco tiene que ver con su procedencia o de cómo se ha obtenido, sentenciando así una de las máximas que es aplicada a personas sin escrúpulos, corruptas o que no tienen sentido alguno del pudor a la hora de conseguir sus ganancias.

image

[Te puede interesar leer: ¿Sabías que la frase ‘El fin justifica los medios’ no pertenece a Maquiavelo?]

A pesar de la impopularidad del nuevo tributo, el emperador supo contentar a su pueblo devolviéndole el esplendor de gran Imperio que había tenido décadas atrás y levantando grandes monumentos y edificaciones que lo consagraron e hicieron que acabase siendo venerado por la mayoría de romanos.

Entre las edificaciones que financió con la recaudación de nuevos impuestos y que hoy en día todavía podemos disfrutar se encuentra el ‘Anfiteatro Flavio’, el cual mandó levantar en honor a él y su familia y que ha pasado a la Historia bajo el nombre de ‘Coliseo romano’.

Como nota curiosa cabe destacar que son muchos los países en los que los urinarios públicos han pasado a la Historia bajo el nombre de ‘vespasienne’, como clara alusión al emperador y su impuesto.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente