El piñón, un manjar castellano que corre el riesgo de desaparecer

El piñón es la semilla propia de las especies del género ‘Pinus’ procedente de las piñas, y no es, como frecuentemente se cree o se dice, un fruto. Una veintena de especies de pino producen piñones suficientemente grandes como para que su recolección sea productiva, y en otras especies, aunque también comestibles, son demasiado pequeños y sin valor para la alimentación humana. En España, los piñones proceden del pino piñonero, el cual ha sido cultivado por sus frutos durante más de 6.000 años y cuya recolección de árboles silvestres se remonta mucho atrás en el tiempo.

Ahora esta ‘semilla de oro’ corre grave riesgo: su producción puede verse reducida debido principalmente a una plaga de oruga procesionaria y otra de chinche leptoglosus. La procesionaria debilita a los árboles, es vieja conocida de los bosques españoles y se combate desde hace décadas. Pese a los esfuerzos, su incidencia ha crecido en los últimos años. Y, por si fuera poco, ahora se le suma la chinche leptoglosus, una especie invasora que proviene del continente americano. Es inofensiva para el hombre, pero es voraz para los pinos. Se alimenta succionando savia de las piñas tiernas, con esto las seca e impide la reproducción de los pinos.

También de interés:

Desplázate para ir al contenido
Anuncio
El piñón es un manjar muy apreciado en la alta cocina y la repostería. Foto: Getty Image.
El piñón es un manjar muy apreciado en la alta cocina y la repostería. Foto: Getty Image.

Es tal la epidemia, que desde la Asociación Castellana de Elaboradores de Piñón creen alarmados que, en menos de cinco años, toda la producción de piñón español puede verse reducida a cero. Su presidente, Rodolfo Padrones, es pesimista y ve en esta crisis ambiental el fin de un sector en el que trabajan más de 400 empresas.

Para más inri, el tiempo meteorológico no ha ayudado este año. La cambiante climatología afecta a todas las especies, y los pinos piñoneros no iban a ser menos. Todas las plantas necesitan unas condiciones determinadas para sobrevivir y el cambio climático está modificando las condiciones que soportan miles de especies de todo el mundo. Al final, el cúmulo de factores está asesinando un sector que vive de los pinares.

El lugar donde más se está sufriendo el fenómeno es principalmente en Valladolid, concretamente en la villa de Pedrajas de San Esteban, situada en el extremo sureste vallisoletano, dentro de la comarca natural denominada Tierra de Pinares. Es el pueblo piñonero por excelencia, no sólo de Castilla, sino también de España. Aquí se ha transformado históricamente el 90% de la producción de piñón de todo el mediterráneo a través de decenas de empresas que exportaban a la península y al resto del mundo, siendo Italia, Francia y Alemania, los mayores importadores de este producto.

Ahora todo un pueblo tiembla y ve su futuro negro, con la percepción de que puede que tenga que emigrar a otras zonas industriales en búsqueda de trabajo. Ahora que parece que se empieza a oír la voz de la España vaciada y sus reclamaciones (véase el diputado de Teruel Existe en el Congreso) no parece que lo ideal sea desentenderse de estas situaciones y se muera del todo un pueblo. Ojalá se esté a tiempo de combatir las plagas y que los mercados de los pueblos se llenen de personas y piñones de nuevo.

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias


Otras historias