El impuesto sobre el patrimonio de Warren resolvería la desigualdad económica, según el economista Gabriel Zucman

¿Por qué podría aplicarse antes de lo previsto un impuesto sobre el patrimonio?

Gravar a los ricos para ayudar a los pobres y la clase media ha sido la propuesta que ha definido las campañas presidenciales de los senadores Elizabeth Warren y Bernie Sanders.

Quienes se muestran escépticos con la propuesta argumentan que un impuesto sobre el patrimonio de esa magnitud no es práctico y no generará los ingresos que la senadora Warren y sus partidarios anticipan. Pero el economista francés Gabriel Zucman, uno de los primeros defensores de ese impuesto, piensa lo contrario.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Zucman, quien es autor del libro “El triunfo de la injusticia: Cómo los ricos esquivan los impuestos y Cómo hacerles pagar”, se unió a The Final Round para hablar sobre el profundo efecto que ejerce el sistema tributario sobre la desigualdad económica estadounidense y cómo un impuesto sobre la riqueza podría cambia ese panorama.

“El sistema tributario tiene una importancia vital” para erradicar la desigualdad económica

El lunes, la senadora Elizabeth Warren dio a conocer un plan educativo que aumentaría drásticamente los fondos federales para las escuelas públicas durante la próxima década. Cubriría el costo del plan de 450 mil millones de dólares desviando el dinero recaudado del impuesto sobre el patrimonio que propuso. Se trata de una de las muchas propuestas desarrolladas por la senadora de Massachusetts que dependen casi por completo del éxito de su controvertido impuesto sobre el patrimonio, que impondría un impuesto anual del 2 % sobre el patrimonio neto de los hogares que tienen entre 50 millones y mil millones de dólares.

Zucman también cree que dicho impuesto podría ser una solución para la desigualdad económica que ha sido exacerbada por el sistema tributario actual de Estados Unidos.

“La desregulación financiera, el colapso del salario mínimo, los mayores costos de la universidad, el papel decreciente de los sindicatos… Todos esos factores han influido mucho [en la desigualdad económica estadounidense]”, dijo Zucman. “Pero cuando analizas los ingresos y la riqueza de las personas muy ricas te das cuenta de que el sistema tributario tiene una importancia vital. Estados Unidos solía tener el sistema fiscal más progresivo del mundo, con tasas impositivas marginales máximas de más del 90 % en las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, pasando a tasas impositivas sobre el patrimonio de cerca del 80 % desde la década de 1930 hasta 1980 y luego se produjo un cambio dramático en la década de 1980. La tasa impositiva marginal más alta se redujo al 28 % y hoy, en 2018, por primera vez en los últimos cien años, los multimillonarios han pagado una tasa impositiva más baja, con todos los impuestos incluidos, que la clase media y la clase trabajadora. Pagan el 23 % de sus ingresos en impuestos mientras que el resto de la población paga entre el 25 y el 30%”.

La candidata presidencial demócrata de Estados Unidos, la senadora por Massachusetts Elizabeth Warren, responde a una pregunta durante un foro realizado por organizaciones de seguridad armamentista, el grupo Giffords y March For Our Lives en Las Vegas, Nevada, Estados Unidos, el 2 de octubre de 2019. REUTERS/Steve Marcus
La candidata presidencial demócrata de Estados Unidos, la senadora por Massachusetts Elizabeth Warren, responde a una pregunta durante un foro realizado por organizaciones de seguridad armamentista, el grupo Giffords y March For Our Lives en Las Vegas, Nevada, Estados Unidos, el 2 de octubre de 2019. REUTERS/Steve Marcus

¿Cómo “un pequeño impuesto sobre el patrimonio” puede mitigar la desigualdad sistémica en Estados Unidos?

“Un impuesto del 2 % sobre la riqueza superior a 50 millones de dólares y del 3 % a aquellos que tengan más de mil millones duplicaría la tasa impositiva efectiva que se aplica a los multimillonarios, del 23 % actual al 46 %”, explicó Zucman. “En segundo lugar, generaría una gran cantidad de ingresos fiscales, alrededor de 2,6 billones de dólares en los próximos diez años. Ese dinero se puede destinar al cuidado de los niños, la atención médica y el alivio de la deuda de los estudiantes, lo que permitiría que el resto de la población vea crecer sus ingresos y su riqueza. Por supuesto, no solucionará todos los problemas, pero dado que la desigualdad ha aumentado mucho y se ha concentrado mucha riqueza en la parte superior de la pirámide, tan solo un pequeño impuesto a la riqueza que ostenta una pequeña fracción de la población puede ayudar a mitigar esa desigualdad”.

Una foto en la que aparecen, de izquierda a derecha, Bill Gates en Washington el 18 de abril de 2016, Warren Buffett, en Nueva York el 8 de septiembre de 2015 y Jeff Bezos en Nueva York el 2 de diciembre de 2014. Bezos, fundador y director ejecutivo de Amazon.com Inc, se ha convertido por primera vez en la tercera persona más rica del mundo al cierre del mercado, según la revista Forbes, sobrepasando a Warren Buffett, presidente y director ejecutivo de Berkshire Hathaway Inc, mientras que Bill Gates siguió siendo la persona más rica del mundo. REUTERS/Fotos de archivo
Una foto en la que aparecen, de izquierda a derecha, Bill Gates en Washington el 18 de abril de 2016, Warren Buffett, en Nueva York el 8 de septiembre de 2015 y Jeff Bezos en Nueva York el 2 de diciembre de 2014. Bezos, fundador y director ejecutivo de Amazon.com Inc, se ha convertido por primera vez en la tercera persona más rica del mundo al cierre del mercado, según la revista Forbes, sobrepasando a Warren Buffett, presidente y director ejecutivo de Berkshire Hathaway Inc, mientras que Bill Gates siguió siendo la persona más rica del mundo. REUTERS/Fotos de archivo

“La solución es reducir los impuestos a la clase trabajadora”

Zucman dice que el impuesto sobre el patrimonio que propone el senador Warren aliviaría la carga financiera que actualmente soportan las clases media y trabajadora estadounidense.

“Estoy a favor de reducir los impuestos a la clase trabajadora y parte de la clase media”, afirmó Zucman. “En el caso de los ricos, si reduces sus impuestos, ¿qué vas a obtener? Hoy pagan el 23 % de sus ingresos en impuestos, lo que significa que su riqueza crece automáticamente. La riqueza genera ingresos; los ingresos se mantienen a un alto ritmo... no hay barrera. La bola de nieve se hace cada vez más grande... La solución es reducir los impuestos a la clase trabajadora, pero aplicar impuestos mucho más altos a las personas muy ricas, tal y como hizo Estados Unidos durante la mayor parte del siglo XX”.

A medida que los economistas siguen valorando la propuesta y sus posibles consecuencias durante las elecciones presidenciales de 2020 y más allá, Zucman piensa que ese debate es “perfectamente legítimo”.

“Es bueno debatir… no esperamos que la gente cambie en un día o una semana, pero sí paulatinamente; creo que habrá una evolución”, indicó Zucman. “Y lo que es más importante, creo que el papel de los economistas no es decir: ‘hay que hacer las cosas así’ o ‘de esta manera’ o indicar que ‘la tasa impositiva óptima es del 70 %’. No. Me veo más bien como un fontanero, el sistema tributario tiene fugas, hay cosas que no funcionan bien. Podemos arreglar esas fugas. Si existe una demanda popular y democrática de redistribución de la riqueza, podemos lograr que los impuestos funcionen. Esa es una de las maneras en que nosotros, los economistas, podemos ser útiles a la sociedad”.

Olivia Balsamo

Otras historias