El infame y racista evento que se celebró paralelamente a los JJOO de 1904 en San Luis

image

Hoy en día todo el mundo sabe que unos Juegos Olímpicos son sinónimo de esfuerzo, concordia y hermandad entre deportistas sin importar si pertenecen a distintos países, etnias o comulgan diferentes religiones. Un evento a nivel mundial donde impera la concordia y el espíritu impulsado por el barón Pierre de Coubertin cuando fundo el Comité Olímpico Internacional en 1894 y que dieron pie a los primeros JJOO de la Era Moderna de 1896 en Grecia.

Pero en los inicios de olimpismo no todos los que estaban implicados en poner en funcionamiento ese gran evento deportivo tenían tan claras las ideas ni compartían el sentimiento de hermandad e igualdad entre los pueblos.

Esto provocó que durante los terceros Juegos Olímpicos celebrados, entre el 1 de julio y el 23 de noviembre de 1904, en San Luis (Missouri, EEUU), se diese un infame y penoso caso de racismo en un acto que se organizó paralelamente a la competición deportiva y en el cual, los organizadores, querían demostrar la supremacía racial del ‘hombre blanco’ frente a los indígenas o personas de distinto color de piel de otros rincones del planeta.

image

[Relacionado: Cuando en El Retiro de Madrid se instaló un zoológico que exhibía humanos]

Aprovechando que en San Luis tendría lugar la Exposición Universal (conocida como ‘Louisiana Purchase Exposition’) entre el 30 de abril y el 1 de diciembre de 1904, se decidió trasladar la sede de los JJOO hasta esta población (decisión no exenta de polémica, debido a que originalmente debían celebrarse en Chicago y así lo había decidido el Comité Olímpico Internacional en 1901). Pero en aquella época una exposición internacional tenía mucho más relieve y prestigio que unos juegos olímpicos, por lo que desde la presidencia de los EEUU se medió para que todo se centralizase en San Luis.

Esto provocó que se quisieran realizar una amalgama de actividades y, aprovechando que hasta allí viajarían representantes de infinidad de lejanos países para asistir a la exposición, a William John McGee (etnólogo y antropólogo) y al olimpista James E. Sullivan se les ocurrió la ‘brillante idea’ de organizar paralelamente a los JJOO y la Exposición Universal una competición deportiva que llevaría el nombre de ‘Día Antropológico’ (Anthropological Day) y en la que harían participar a personas que no eran deportistas profesionales pero que pertenecían a diferentes etnias y tribus: pigmeos, moros, orientales, indígenas del amazonas, indios siux, esquimales y así hasta un largo etcétera.

image

El 11 y 12 de agosto tuvo lugar las competiciones en esos ‘juegos especiales antropológicos’, en los que representantes de cada etnia/región mostraba sus habilidades como si en su habitad se encontrasen (tirar con arco, trepar a áboles…).

Los presentaron, ante el público que llenaba las gradas, con sus indumentarias debido a que en ningún momento se les permitió vestir ropa deportiva, por lo que unos llevaban pieles en un sofocante mes de agosto, otros plumas y taparrabos, los había con turbantes y chilabas…

image

[Te puede interesar: P. T. Barnum, el hombre que se enriqueció con los monstruos]

Pero el momento que más entusiasmó a los allí presentes y que, lamentablemente, más carcajadas originó, fue cuando se les obligó a competir en modalidades deportivas que nuca habían practicado, por lo que se puso en evidencia la torpeza de la mayoria de los participantes.

Un infame evento en el que se quiso poner en relieve la ‘supremacía racial’ a modo de divertimiento popular.

image

El propio barón de Coubertin tachó el Anthropological Day como algo indigno que no debería repetirse nunca más, añadiendo que exhibiciones como esas se acabarían el día en el que las personas con otro color de piel comenzasen a entrenar y aprendiesen a correr, saltar, lanzar y ganasen en todas las competiciones a los ‘blancos’ (hay quien señala que ésta se trata de una frase apócrifa).

Fuentes de consulta: muse.jhu.edu / libertaddigital / slate / library.wustl / barris.org

[Relacionado: Jesse Owens, el héroe norteamericano al que su presidente se negó a recibir por ser negro]

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente