El jefe de la Fed. de Gimnasia de EEUU renuncia en escándalo por abusos sexuales

La gimnasta estadounidense Gabrielle Douglas compite el 4 de junio de 2016 en Hartford, Connecticut

El presidente de la Federación de Gimnasia de EEUU, Steve Penny, renunció este jueves tras un escándalo en el que está acusado de demorar demasiado en notificar a las autoridades numerosas acusaciones de abuso sexual contra deportistas de esa disciplina.

Penny dimitió tras las repercusiones de los cientos de casos de mujeres que denunciaron haber sido víctimas de abusos sexuales, muchas de ellas por el antiguo médico del equipo nacional, Larry Nassar, durante sesiones de entrenamiento.

"Mi decisión de dar un paso a un costado como presidente se debe únicamente a apoyar los intereses de la gimnasia estadounidense en este momento", explicó en un comunicado Penny.

"Fue doloroso conocer los casos de abuso y me enferma que jóvenes atletas fueran explotadas de esa manera", añadió.

El caso estalló en diciembre cuando el diario Indianapolis Star, después de nueve meses de investigación, reveló que más de 350 atletas habían sido presuntamente asaltadas sexualmente durante los últimos veinte años.

El diario informó que las autoridades de la federación no suspendieron a los entrenadores, incluso después de haber sido condenados por crímenes sexuales y que, a veces, ni siquiera alertaron a la policía de esas acusaciones.

Penny renunció durante una conferencia telefónica de la Junta de Directores de Gimnasia de Estados Unidos. La comisión aceptó su dimisión y nombró al presidente del consejo Paul Parilla para guiar a la organización durante la búsqueda del reemplazo de Penny.

"La junta cree que este cambio de liderazgo ayudará a USA Gymnastics a hacer frente a sus actuales desafíos y a implementar soluciones para promocionar un ambiente seguro para los atletas a todos los niveles", dijo Parilla.

"El anuncio de hoy permitirá a la gimnasia de Estados Unidos cambiar su atención hacia el futuro con un entorno seguro para sus atletas y que continúe su éxito en la competición", dijo el presidente del Comité Olímpico de Estados Unidos, Larry Probst.

Pero esta medida no dejó satisfechos a todos.

- El final del principio -

El abogado John Manly, que representa a más de 70 clientes víctimas del doctor Nassar, fue más allá y pidió que USA Gymnastics deje de ser el órgano de gobierno nacional de este deporte.

"Si bien nuestras representadas dan la bienvenida a la renuncia de Penny, no vemos su marcha como el final de este escándalo. Lo vemos como el final del principio", explicó Manly.

"La tácita cultura de la aceptación del abuso sexual infantil fue fomentada no sólo por el Sr. Penny sino por muchos de los miembros del consejo a lo largo de los años".

"No se equivoquen: esta renuncia es el resultado de que valientes mujeres hablaran públicamente de los abusos que sufrieron a manos del doctor Larry Nassar y muchos otros entrenadores mientras la federación miraba hacia otro lado", añadió.

Entre las mayores críticas de Penny se encuentra Dominique Moceanu, quien con 14 años en Atlanta-96 se convirtió en la medallista de oro más joven de la historia. Ahora, con 35, declaró al Star que Penny debería renunciar por "abandono del deber" porque "una y otra vez estuvo al frente de ignorar" (los abusos sexuales).

Penny se unió a la federación en 1999 y se convirtió en presidente en 2005, logrando unos impresionantes resultados desde entonces. No en vano, se han coronado en los últimos cuatro Juegos Olímpicos con las medallas de oro en el concurso general individual y con los dos últimos títulos en el concurso general por equipos.

Se espera que una evaluación independiente a cargo de Deborah Daniels, una exfiscal federal, sobre cómo proteger mejor a los jóvenes gimnastas se complete en junio.

"La Federación de Gimnasia de Estados Unidos y toda la comunidad de gimnasia deben trabajar juntos para concentrarse en mantener a los atletas seguros", dijo Parilla.

El dirigente agregó que "creemos que las recomendaciones de la señora Daniels identificarán áreas donde podemos fortalecer y refinar cómo manejamos la mala conducta sexual, expandir nuestros esfuerzos para educar a toda la comunidad, incluyendo padres y atletas, sobre qué mirar y qué hacer si sospechan que el abuso está sucediendo".

"Todos pueden ser participantes activos y vigilantes para que esto sea eficaz, no sólo en la gimnasia, sino también en el movimiento olímpico en su conjunto", finalizó Parilla.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines