El Jumbo-Visma hace pleno con la victoria de Kuss y la prueba superada de Roglic

El estadounidense Sepp Kuss cruza la meta de la 15ª etapa de la Vuelta a España, en Cangas del Narcea, el 8 de septiembre de 2019
El estadounidense Sepp Kuss cruza la meta de la 15ª etapa de la Vuelta a España, en Cangas del Narcea, el 8 de septiembre de 2019

El equipo Jumbo-Visma brilla en esta Vuelta y no sólo por el amarillo de sus maillots: a una semana de la llegada a Madrid, el esloveno Primoz Roglic reforzó sus opciones de victoria final al aguantar los ataques de Alejandro Valverde en una 15ª etapa ganada por su joven gregario estadounidense Sepp Kuss. Tras obtener la luz verde del equipo holandés, Kuss se impuso en solitario en el alto del Santuario del Acebo (norte), este domingo al término de la 15ª etapa de la ronda española, que sigue liderada por Roglic. Con Kuss a más de 41 minutos del maillot rojo al inicio de la etapa, el foco de mayor interés recayó en los ataques infructuosos de Valverde (Movistar) a Roglic en un mano a mano entre los dos primeros de la general, una batalla saldada sin diferencias entre ambos en meta, con el español a 2 minutos y 25 segundos del esloveno. - Roglic más cerca - Kuss, de 24 años, se llevó la gloria al lograr la victoria de mayor prestigio de su todavía incipiente carrera. Con una amplia sonrisa en el rostro, el corredor del Jumbo-Visma dejó una de las imágenes de esta Vuelta al chocar las manos con los aficionados desde su bicicleta antes de rebasar la línea de meta. Al término de una etapa de alta montaña, con cuatro ascensiones de primera categoría, Kuss superó por más de medio minuto al portugués Ruben Guerreiro (Katusha) y al británico Tao Geoghegan Hart (Ineos), tercero. "Es algo realmente enorme, lo pienso... no me doy cuenta aún", afirmó emocionado el corredor de Durango (Colorado), que hasta ahora sólo había levantado los brazos en la modesta Vuelta a Utah. "Creía que el grupo de los favoritos llegaría hasta nosotros y que yo ayudaría a Primoz. Pero la diferencia aumentó y fue suficiente para disputar la victoria de etapa", añadió. El éxito del Jumbo fue pleno ya que Roglic mantiene la ventaja respecto a su principal amenaza, Valverde, mientras que vio ampliada su renta con el resto de favoritos. "Todavía quedan algunos días muy duros por delante y todo el equipo tenemos que permanecer centrados", afirmó el máximo favorito al maillot rojo final. - De los ataques a la alianza - Si Kuss tuvo libertad para jugarse sus opciones de victoria es porque Roglic no precisó de sus servicios. El maillot rojo fue el único en poder aguantar el poderoso ataque del campeón del mundo Valverde y posteriormente ambos sellaron una alianza de colaboración para ampliar la renta respecto a sus perseguidores. El ganador de la Vuelta de 2009, el inoxidable corredor murciano de 39 años, brilla por su espíritu ofensivo, aunque vista la solidez de Roglic se antoja complicado poder verlo en el primer cajón del podio en la capital. Tercero de la general, el esloveno Tadej Pogacar (UAE-Emirates) se halla a 3 minutos y 42 segundos de Roglic, con los colombianos Miguel Ángel López (Astana) y Nairo Quintana (Movistar) a 3 minutos 59 segundos y 5 minutos 9 segundos respectivamente. "No se puede hacer más, no vamos a ponernos a llorar", lamentó Quintana. "Hoy no estábamos demasiado, un poco de cansancio, es lo que hay cuando comienzas desde enero a tope hasta ahora", añadió el próximo líder del equipo Arkea. La 16ª etapa, el lunes, promete más espectáculo (144,4 km) con el interminable alto de la Cubilla (de cerca de 20 kilómetros de subida), que pondrá fin al tríptico por la Cordillera Cantábrica, antes del segundo día de descanso el martes.