El lamentable momento de López-Gatell que causa pena ajena y todo por quedar bien con AMLO

Enrique Pérez Quintana
·4 min de lectura
FOTO ARCHIVO: DANIEL AUGUSTO/CUARTOCURO.COM
FOTO ARCHIVO: DANIEL AUGUSTO/CUARTOCURO.COM

El marcador de la muerte de Palacio Nacional indica que el 20 de octubre la cifra oficial de fallecidos en México, por COVID-19, fue de 86 mil 893. El secretario de Salud, Jorge Alcocer, en la conferencia de prensa mañanera, llamó a la población a cumplir las medidas sanitarias y quedarse en casa, comentó que en ocho estados “se asoma el heraldo de un posible rebrote”.

Según el Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades, en los estados de Coahuila, Durango, Querétaro, San Luis Potosí, Aguascalientes, Zacatecas, Nuevo León y Chihuahua, los gobiernos registran un incremento de casos con “datos claros de un rebrote de COVID-19”, por lo que se analiza endurecer las medidas sanitarias.

El presidente López Obrador tenía otro dato, porque de inmediato negó que haya rebrote de COVID-19 en ocho estados, como aseguró el secretario de Salud. “En México no hay todavía rebrotes, hay algunos estados donde ha aumentado el contagio, pero no se puede hablar de rebrote”. Señaló que en la mayoría de las entidades los resultados son favorables. Informó que se revisará la estrategia para establecer hospitales especializados que concentren los mejores equipos y personal médico.

LEER | Lilly Téllez, el monstruo Frankestein que la misma 4T creó y ahora lo paga caro

El presidente López Obrador, contradijo a su secretario de Salud. Invalidó su compromiso de dejar el criterio del manejo de la pandemia a “los que saben”.

Por la tarde, subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell quiso recordarnos a Cantinflas cuando intentó “resolver” la contradicción. Sin la gracia del mimo dijo: “Tenemos señales tempranas de un repunte de la epidemia. ¿Por qué no hablamos francamente de que ya estamos en un rebrote? Nuestro compromiso es decir las cosas tempranamente, porque nuestra necesidad es que todos y todas sigamos trabajando juntos y al mérito es de la sociedad que cobre conciencia y se mantenga apegada a las medidas de control de prevención individuales y sociales”.

Hablar mucho y no decir nada fue la gracia de Cantinflas. El subsecretario López-Gatell es más versátil porque piensa que desempeña un puesto político y no cumpliendo la función de “científico y especialista” con la que lo “avala” el presidente. Se asume como intérprete de la intención del discurso de López Obrador.

Con su intervención para “resolver” la contradicción de sus dos jefes, López Gatell nos recordó a aquel vocero de Vicente Fox que iniciaba sus intervenciones con la frase “lo que el presidente quiso decir”.

En su conferencia vespertina, López-Gatell interpretó que la posición del presidente López Obrador de que no existe un rebrote “se debe a que el Ejecutivo federal está viendo integralmente la nación y en muchos campos que a nosotros no nos corresponde atender.” Destacó la estabilidad económica de México y la velocidad a la que se ha recuperado la estabilidad de la moneda. El presidente tiene esa perspectiva, pero en la parte específicamente técnica, epidemiológica, lo que decimos es que vemos señales de un cambio de trayectoria. Y resumió toda la contradicción y la necedad de AMLO para no admitir los que sus propios científicos dicen en dos palabras: “apreciaciones sistemáticas”

Si damos crédito al discurso del presidente López Obrador y a su interprete López Gatell, tendremos que concluir que en México no pasa nada, que debemos estar tan tranquilos como los 86 mil 893 muertos que desde la tumba intentan desmentir la verdad de quien No Miente, No Roba y No Traiciona.

En México estamos bien porque, como ha dicho López Obrador, “el manejo de la pandemia ha sido ejemplar”. Donde están mal y tendrán que sufrir las consecuencias de una segunda ola de contagios es en Italia, Reino Unido, Rusia, Alemania, Francia y España.

LEER | México gastará en 'otro avión presidencial' de 8 mil millones de pesos... en forma de una consulta

Una contribución de México al mundo sería que el subsecretario, político, comediante, y neo vocero Hugo López Gatell, fuera a esos países a darles el “otro dato” sobre lo inútil del cubrebocas, la falsedad de las pruebas para detectar el coronavirus y el manejo de las estadísticas para que la percepción de las muertes no sea alarmante. El presidente podría enviar a la ONU una tarjeta informativa sobre su “ejemplar manejo de la pandemia”.

Generosos como son, seguro que la humanidad se los premiara, cuando menos les entregan el Premio Nobel el año próximo.

Y aquí que no queremos creer en su palabra y por eso lo tienen que repetir todos los días desde temprano en las mañaneras. Somos ingratos, ellos nos quieren salvar. Se esfuerzan tanto y no los merecemos.

También debes ver:

EN VIDEO: "Salí negativo", dice AMLO sobre la prueba de Covid-19 que se hace todos los martes