Israel Jaitovich y cómo paga con soledad el precio de su éxito

Foto: Adrián Monroy/Medios y Media/Getty Images
Foto: Adrián Monroy/Medios y Media/Getty Images

Actor, conductor, productor y hasta piloto de carreras, Israel Jaitovich ha construido una carrera constante en el entretenimiento. Pero en el camino, le han acompañado varios adjetivos, que van desde ‘antipático’ hasta ‘tacaño’. ¿Cómo ha sido para él cargar con estos juicios de valor y cuáles son los costos que ha pagado por enfocarse tanto en el trabajo?

“Hoy más que nunca, la soledad ya me está pesando”, reconoció el presentador en una entrevista reciente. Y es que admitió que durante años prefirió enfocarse en su carrera profesional, por lo cual ahora ya le gustarían otras cosas en la vida, como una pareja y quizá un hijo.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Estaba yo muy inquieto con mi trabajo y con querer lograr cosas. Pero ahora que ya todo está mucho más estable, se notan y se sienten mucho más estos huecos”, agregó.

Para este mexicano de ascendencia judía, su paso por la industria ha tenido altas y bajas. “Yo he sido una persona que de verdad lo he tenido todo en contra. Si tú preguntas por mí, no vas a recibir buenos comentarios míos. Es muy raro que alguien se exprese bien de mí. En Twitter y en Facebook me atacan, y en la misma empresa en la que trabajo [Televisa] he sido el escarnio, la burla. Es convencer y convencer todos los días”.

En esa misma entrevista, comentó a qué podría deberse esta tendencia que él percibe. “Yo creo que tiene que ver mi personalidad. Tiene que ver con que no tengo amigos en el medio. No soy amigo de ningún periodista, para que si alguien me ataque, el periodista amigo mío diga ‘No, yo lo conozco’. No tengo esa fuerza de choque en contra”.

Las pistas y los sets de grabación

Israel Jaitovich ha alternado su trabajo en el entretenimiento con el de las carreras, una pasión que ha realizado desde hace mucho tiempo. Ha participado en pistas de varias ciudades, como Zacatecas o Aguascalientes, y en varios eventos a beneficio, como en la Nascar Peak México en 2018, donde aseguró que estaba por cumplir 20 años dedicándose al llamado deporte motor.

Pero también se ha dado tiempo de participar en proyectos televisivos. Su primera oportunidad llegó con la serie ‘Papá soltero’ y, desde entonces, le siguió una amplia participación en telenovelas de Televisa, como ‘Mi pequeña Soledad’, ‘Valeria y Maximiliano’, ‘El vuelo del águila’, ‘La antorcha encendida’ e ‘Infierno en el paraíso’.

Ya para inicios de la década de 2000, dio un giro a lo que solía hacer en televisión y debutó como presentador cómico. Fue actor y conductor del programa ‘El baño’, al que le siguió ‘Permítame tantito’, una participación en ‘Big Brother VIP’, ‘Humor a quien humor merece’, ‘Desmadruga2’ y ‘Estrella2’.

Varios de estos títulos también contaron con Jaitovich como productor, una faceta que repitió en proyectos como ‘La Cantina del Tunco Maclovich’, ‘Doble sentido’ y ‘Más noche’, en el canal Distrito Comedia, en el cual es director general desde 2018.

También te puede interesar: Ricardo Casares y el temperamento que podría desterrarlo de la TV

Las percepciones

Su trabajo tanto en las carreras como en la televisión ha sido constante. Sin embargo, se ha ganado varios titulares en la prensa más por sus actitudes y contestaciones que por su trabajo.

Un ejemplo es lo que ocurrió en 2018, cuando opinó sobre otros de sus colegas del medio. “Quizá no tengo la simpatía de Omar Chaparro, pero tengo más talento que él” o “Internamente le echan muchas porras a Paul Stanley en Televisa, pero externamente no es la verdad” o incluso “A mí no me echa ningún tipo de porras Televisa, mas sin embargo [sic] externamente allá está mi millón 300 mil personas a las 12 de la noche [refiriéndose a la audiencia de sus programas nocturnos], cuando es un rating que ya quisiera ‘Hoy’”.

En cuanto a su forma de trabajar, también se ha ganado títulos como el de ‘enojón’, ante lo cual él ha dicho que más bien lo estarían confundiendo con ‘pasión’. Y ha cometido errores como engancharse ante ciertos comentarios de la prensa.

En 2018, por ejemplo, se enfrascó en una discusión con Martha Figueroa debido a que él consideró que la periodista minimizaba el talento que él tiene al limitarse a nombrarlo “muy organizado” y no reconocer su trabajo.

En algunas ocasiones, también se ha mostrado un tanto seco ante algunas entrevistas de la prensa, por lo que se le habría considerado ‘antipático’. En octubre de ese mismo año, en una charla para hablar de su participación en la Nascar Peak México, a Israel se le vio cortante y hasta incómodo en sus respuestas, incluso cuando toda la entrevista tocó temas 100% enfocados en su trabajo.

En su vida personal también se ha enfrentado a las etiquetas. El productor mantuvo una relación sentimental con la presentadora Anette Michel, y se decía que habían tenido algunos conflictos debido a que él era ‘tacaño’. Y hace algunos años en una entrevista en vivo, el periodista Álex Kaffie se lo dijo en su cara y Jaitovich volvió a caer en el juego.

Lo anterior fue reforzado por un comentario ante la prensa hecho por la actriz Ana La Salvia, quien aseguró que ella y el actor viajaron a Dubái donde, al salir en plan de amigos, cada quien se encargó de sus gastos. Sin embargo, la mujer declaró cosas como “Una cosa es que una persona no sea generosa como muchos, incluyendo al señor [refiriéndose a Jaitovich]” o “No tuvimos nada, fuimos amigos y ya, gracias a Dios” o “No me desanimó lo ‘codito’, sino otras cosas que no voy a mencionar”.

También te puede interesar: Roberto Palazuelos y la turbulenta relación con su madre: “Está muerta para mí”

¿Pero qué responde Israel ante esas etiquetas? “Vivimos en un medio en el cual puede más percepción que realidad. Entonces, se han generado una serie de percepciones alrededor de mi persona, que no ha habido quién las desmienta… ni yo mismo”.

Y así, Israel Jaitovich se ha abierto paso en una industria en la que él es el primero en reconocer que quizá su aspecto y su actitud son más comentados que su trabajo, aunque pareciera que a ratos eso le sigue incomodando. “Soy una persona muy solitaria, una gente que me he dedicado a trabajar y que de una manera muy naif [ingenua] he creído que mi trabajo va a hablar por mí, pero ya me di cuenta de que eso no es cierto”.

@braham_MV

Otras historias