El primer manager de Prince: la disputa de las licencias de Taylor Swift es bastante graciosa'

La batalla pública de Taylor Swift por el control de sus grabaciones originales ha desatado un debate en toda la industria musical. La realidad es que la mayoría de artistas no tienen el capital o la plataforma para influir.

“Es bastante gracioso que Taylor Swift represente la metodología de la vieja escuela”, le dijo a Yahoo Finance Owen Husney, un veterano de la industria musical que fue el primer manager de Prince. Señaló la ironía de que la artista supuestamente más exitosa de este tiempo esté luchando contra las prácticas que la ayudaron a construir su imperio en el sector. “Vendrá el sello discográfico y querrá lo que le dieron”.

Swift firmó como primera artista de Big Machine Label Group y lanzó su primer single con el sello en 2005, cuando tenía 16 años. Los seis álbumes lanzados bajo ese acuerdo se han convertido en el meollo central de la protesta pública de Swift después de que Big Machine fuera comprada por Ithaca Holdings a principios de este año. Ithaca es propiedad del peso pesado del sector Scooter Braun, quien gestiona los eventos de Kanye West y Justin Bieber.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

La venta molestó a Swift, quien afirmó que Braun y el fundador de Big Machine, Scott Borchetta, negociaron el acuerdo para controlar a propósito la discografía posterior de la superestrella. Acusó a ambos de ejercer un “control tiránico” sobre su obra y de tratar de evitar que ella la use en actuaciones en vivo.

El fundador de Big Machine Records, Scott Borchetta, Swift, y el presidente de CBE y director ejecutivo de UMG, Lucian Grainge, asisten a la fiesta posterior al Universal Music Group 2016 Grammy, California (Foto: Lester Cohen / Getty Images para Universal Music Group).
El fundador de Big Machine Records, Scott Borchetta, Swift, y el presidente de CBE y director ejecutivo de UMG, Lucian Grainge, asisten a la fiesta posterior al Universal Music Group 2016 Grammy, California (Foto: Lester Cohen / Getty Images para Universal Music Group).

La disputa ha hecho emerger el tema de la relación artista-sello discográfico en la era de Spotify (SPOT) y la música por Internet, con la cual los músicos pueden componer, grabar y subir canciones de forma independiente, sin estar atados a un sello discográfico, mientras buscan la forma de distribuirlo y darse publicidad.

“Realmente se trata de que la persona es dueña de su obra creativa”, dijo Husney. “Podría ser aberrante para los artistas que su gran esfuerzo creativo no pueda ser poseído y controlado por su creador. Desde el punto de vista del sello, simplemente seguían el modelo que habían practicado hasta entonces”.

‘Los sellos aún pueden ofrecer muchas cosas’

El contrato que dejó a Swift sin ningún control sobre sus primeros trabajos es el habitual en el sector. Los artistas ceden sus derechos sobre los materiales que van a publicar a cambio de anticipos y del músculo corporativo necesario para promocionar un álbum, financiar una gira, producir artículos promocionales y otros servicios.

“Los sellos aún pueden ofrecer muchas cosas”, le dijo a Yahoo Finance un abogado de la industria del entretenimiento con experiencia en litigios por disputas con los derechos, el cual pidió permanecer en el anonimato para evitar influir en juicios en proceso. “Los artistas por sí mismos raramente construyen la infraestructura por sí mismos”.

El primer álbum de Swift se estrenó en 2006, cuando la cantante tenía 17 años. En poco más de una década, Swift se hizo con un dominio indiscutible en el mundo de la música y sirve de ejemplo acerca de cómo aprovechar la fuerza corporativa de la industria musical para alcanzar el éxito.

Taylor Swift asiste a los American Music Awards 2019 en el Microsoft Theater el 24 de noviembre de 2019, en Los Ángeles, California (Foto de Kevin Mazur / AMA2019 / Getty Images para dcp).
Taylor Swift asiste a los American Music Awards 2019 en el Microsoft Theater el 24 de noviembre de 2019, en Los Ángeles, California (Foto de Kevin Mazur / AMA2019 / Getty Images para dcp).

La cantante ganó 185 millones de dólares en 2018, lo que la convierte en la famosa mejor pagada del año. Su último álbum, “Lover”, se estrenó en el número 1 de la Billboard 200, al vender más copias en su primera semana que los 199 otros álbumes juntos.

Si bien Swift se benefició enormemente de la infraestructura tradicional, en su caso se ha convertido en un punto de inflexión para una industria cuyas prácticas han dejado a muchos artistas con talento sin nada para mostrar por sus propios medios mientras los sellos prosperaban.

‘El sello discográfico dirá que se lo merecen’

Husney descubrió a Prince y fue su mentor a comienzos de la década de los 70. Explicó que el incentivo económico de firmar con un disco a veces es la única forma de seguir adelante con un proyecto creativo.

La trampa para los artistas es que el sello reclamará el primer dinero que se gane con un lanzamiento para pagar el anticipo del contrato y al mismo tiempo se quedará con los derechos de las grabaciones originales (y posiblemente los derechos de licencia y publicación).

“El sello discográfico te dirá que te lo mereces porque asumieron un gran riesgo contigo”, dijo Husney. “Al año, hay más personas alcanzadas por un rayo que personas que se convierte en superestrellas”.

Owen Husney, primer gerente del fallecido cantante Prince, posa en su casa de Sherman Oaks, en Estados Unidos, el 21 de abril de 2016 (Foto: REUTERS / Mario Anzuoni).
Owen Husney, primer gerente del fallecido cantante Prince, posa en su casa de Sherman Oaks, en Estados Unidos, el 21 de abril de 2016 (Foto: REUTERS / Mario Anzuoni).

El riesgo es lo que le da a los sellos el seguro que deben cobrar a los artistas cuando tienen éxito, tanto a un nivel de superestrellas como a menor escala.

“He estado intentando comprender el punto de vista de las bandas”, dijo Chuck Daley, cofundador de sello independiente Tiny Engines, a Yahoo Finance. “Puedo ver cómo dentro de cinco años las cosas van realmente bien y tienen éxito… y no son propietarios de sus grabaciones originales, puedo entenderlo”.

Un músico que lleva el nombre artístico de Adult Mom resolvió recientemente una disputa con Tiny Engines tras quejarse públicamente porque el sello supuestamente retuvo los pagos de sus regalías y se negó a entregar los derechos de las grabaciones originales de la banda.

“Toda la disputa con Adult Mom se reduce a un tema de contabilidad, por lo que no puedo poner excusas”, dijo Daley, reconociendo que Tiny Engines no amplió de forma proporcional sus operaciones.

Firmé un contrato por dos LP con ellos en 2015. El contrato detalla que deben entregar los extractos de las regalías dos veces al año y hacer el pago posterior. Desde 2015 hasta mayo de 2018, no nos han entregado ningún extracto ni nos han pagado regalías

Tras pedirles muchas veces los extractos durante años, finalmente me han enviado uno bajo la presión y solicitud de mi manager. El extracto detallaba que nos debían más de 7 000 dólares (casi 8 000 dólares). No fue hasta diciembre de 2018 que pagaron esas regalías.

“En 2016, se hizo bastante evidente que estábamos desbordados en lo referido a la contabilidad”, añadió Daley. “Tienes que recordar que es un negocio. Una de las cosas más difíciles… es tratar de aprender a convertirse en un empresario. A mí, con mis 20 años, cuando estaba en la música punk, no me gustaba eso”.

Aunque difieren en escala y alcance, tanto Adult Mom como Taylor Swift se vieron forzadas a denunciar públicamente a sus sellos para defender su trabajo. Ambas situaciones también tienen algo en común con las quejas de los artistas: firmar con un sello es un proceso excesivamente complicado que a menudo se complementa con acuerdos de confidencialidad para proteger al sello.

“Si todo el mundo supiera cuánto gana un artista, todos estarían pidiendo más dinero todo el tiempo”, dijo el abogado de la industria. “Todo está teñido de oscurantismo a propósito”.

Los artistas tienen influencia para negociar

Sin embargo, el modelo de negocio está cambiando a medida que Internet modifica la forma de operar de las empresas.

“En el futuro, vas a ver artistas que crean cosas en sus habitaciones y lo lanzan al mundo para sacarle rédito económico”, dijo Husney. De hecho, esa tendencia ya ha comenzado.

Tras un ascenso meteórico en Soundcloud, el cantante Billie Eilish firmó un acuerdo con Vivendi SA’s (VIVHY) Interscope en 2016 que le permitía lanzar canciones de forma individual en plataformas de streaming  sin que fuera parte de un álbum o un EP. El cantante, que tenía solo 14 años en ese momento, alteraba así la tendencia en la industria. Y con 16, Eilish firmó un acuerdo discográfico de tres años con Universal en lugar de un acuerdo tradicional.

El cantante estadounidense Billie Eilish actúa en el Other Stage del Glastonbury Festival en Somerset, Inglaterra, el 30 de junio de 2019 (REUTERS / Henry Nicholls).
El cantante estadounidense Billie Eilish actúa en el Other Stage del Glastonbury Festival en Somerset, Inglaterra, el 30 de junio de 2019 (REUTERS / Henry Nicholls).

Desde entonces, Eilish ha lanzado su álbum debut con 14 temas titulado “When We All Fall Asleep, Where Do We Go?” El álbum se ganó seis nominaciones a los Grammy de ese año, incluido el de mejor artista, el de álbum del año, grabación del año y canción del año. Eilish es el artista más joven en ser nominado en los cuatro categorías principales, más incluso que Swift.

Del otro lado del espectro, estar vinculado por contrato a una empresa por tal cantidad de tiempo puede restringir mucho al artista. Eso es lo que le ocurrió a Prince.

Prince estuvo componiendo y grabando más material del que su contrato con Warner Bros le permitía lanzar, lo que hizo que el cantante y compositor se frustrara. A pesar de los esfuerzos por burlar su contrato actuando con un nombre distinto y grabando una segunda discografía de su obra, su acuerdo con Warner Bros lo mantenía atado de manos. Su relación de enemistad tuvo altibajos a lo largo de toda su carrera.

El último ícono del pop defendía el derecho de los artistas a mantener el control sobre su trabajo creativo. Prince actuó en los Brit Awards de 1995 ‒en el que fue nombrado Estrella de la Música Pop Mundial del año‒ con la palabra “esclavo” escrita en la mejilla.

“Cuando haces que un hombre deje de soñar, se convierte en un esclavo”, le dijo a la Rolling Stone en 1996. “Ahí es donde estaba. No poseía la música de Prince. Si no posees tus originales, tu dueño te posee".

Prince aparece con la palabra “esclavo” escrita en la mejilla en los Brit Awards, el evento más prestigioso de la música pop del Reino Unido, el 20 de febrero de 1995 (Foto: Reuters).
Prince aparece con la palabra “esclavo” escrita en la mejilla en los Brit Awards, el evento más prestigioso de la música pop del Reino Unido, el 20 de febrero de 1995 (Foto: Reuters).

El acuerdo de Swift con el sello Big Machine estaba fijado para expirar en 2018 y el cantante le dijo al presidente del sello, Scott Borchetta, que exploraría otras empresas. Finalmente, Swift firmó con Republic, un sello de Universal. Como parte del trato, Swift mantendría el control de sus dueños en el futuro.

“Hoy en día, los artistas necesitan usar la influencia que tienen para permitir ese tipo de cambios”, dijo el abogado. “Acuerdos de licencia más cortos, negociación de originales: no son cambios muy llamativos, pero si tienen la representación correcta, pueden beneficiarse” de ellos.

Además, a menos que se negocien ciertas disposiciones de antemano, los materiales grabados bajo ese contrato siguen siendo propiedad del sello incluso después de que el acuerdo haya expirado. Eso deja la decisión de cómo se usa ese material en manos del sello y no en las del creador.

Eso es lo que le pasó precisamente a Swift en al apogeo de su carrera.

Taylor Swift acepta el premio de artista del año en los American Music Awards el 24 de noviembre de 2019 (Foto: REUTERS / Mario Anzuoni).
Taylor Swift acepta el premio de artista del año en los American Music Awards el 24 de noviembre de 2019 (Foto: REUTERS / Mario Anzuoni).

‘Los acuerdos de propiedad de los originales duran varias décadas’

Swift está viendo los efectos de un acuerdo que la superestrella firmó cuando era adolescente.

“Los acuerdos de propiedad de los originales duran varias décadas”, dijo el abogado. “Cuando te acercas al final de tu carrera, esos álbumes son los más importantes”.

A medida que sigue cambiando el panorama y los artistas ganen mayor capacidad de agenciarse cómo se lanza su música y cómo se negocian los acuerdos, Husney predice que “los principales sellos discográficos perderán una buena porción de sus ingresos y se volverán cada vez más dependientes de la discografía de esos originales”.

Dadas las circunstancias, los artistas ahora confían más en las giras que en vender la música.

Un buen ejemplo de ello es Swift: su gira mundial Reputation de 53 paradas para promocionar el álbum homónimo recaudó 345,7 millones de dólares en taquilla el año pasado, su gira más taquillera hasta la fecha.

“Antes se solía ganar todo el dinero grabando”, dijo Hunsey. “Hoy se gana todo el dinero en las giras”.

Katie Krzaczek

Otras historias