El Real Madrid puede perder su identidad española

Real Madrid's Dani Ceballos celebrates with Alvaro Odriozola, left, after scoring his side's second goal during a Spanish La Liga soccer match between Real Madrid and Huesca at the Santiago Bernabeu stadium in Madrid, Sunday, March 31, 2019. (AP Photo/Bernat Armangue)
AP Photo/Bernat Armangue

A principio de temporada, el Real Madrid fue el equipo que más jugadores aportó a la Selección Española en una fecha FIFA en la que España se enfrentó a Inglaterra y Croacia. Era un momento que venía reivindicar la vieja promesa electoral de Florentino Pérez de “españolizar” la plantilla del equipo merengue.

Desde aquel lejano 2009, en el que Pérez volvió al Real Madrid para reflotar a un equipo que había perdido mucha identidad nacional en los últimos años, ha llovido mucho. Entonces, además de Cristiano Ronaldo, Kaká y Benzema, llegaron Arbeloa, Xabi Alonso y Albiol. Con el paso de los años, se siguieron viendo nombres de canteranos españoles pululando por el primer equipo, los Callejón, Carvajal, Morata, Jesé, Nacho o Mariano, entre otros. El equipo también ha fichado a algunos de los jugadores más prometedores de la última década nacidos en la península ibérica, como Isco, Illarramendi, Dani Ceballos, Odriozola, Jesús Vallejo, o (en este caso en la Islas Baleares) Marco Asensio.

Sin embargo, mucho ha cambiado desde que Luis Enrique llamara a seis jugadores del Real Madrid en aquella convocatoria de septiembre de 2018. Entonces, los blancos eran los flamantes campeones de Europa y sus jóvenes tenían ganas de comerse el mundo. Nueve meses después, Florentino Pérez está dispuesto a vender prácticamente a todos esos jugadores, que son los que deberían mantener el arraigo del club con su país de procedencia.

Según han venido informando los medios españoles, Zinedine Zidane ya habría informado a Vallejo, Llorente, Ceballos, Reguilón y Mariano que no cuenta con ellos. Con Brahim Díaz, el último en llegar, se quiere ser cauto —seguramente hará la pretemporada con el equipo, pero acabarán buscándole una cesión en algún club en el que pueda disfrutar de minutos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Las últimas noticias hablan de una posible salida de Sergio Ramos con dirección a China, que sin embargo pocos pueden llegar a creer. Perder a Ronaldo y a Ramos en dos veranos consecutivos sería devastador para el club, por lo que se presupone que Florentino Pérez hará lo que necesite hacer para que Ramos continúe siendo el capitán blanco.

El futuro de Lucas Vázquez, Isco y Marco Asensio está también bastante en entredicho, por lo que los únicos españoles que tiene sus sitios cien por cien asegurados en el club son Nacho, Carvajal y Odriozola.

Además, haciendo caso a los posibles fichajes de la entidad que se mencionan en la mayoría de medios mundiales, no se rumorea la llegada de un solo español. Ni de Dani Parejo, canterano blanco y gran ídolo del reciente campeón de Copa del Rey (tiene 50 millones de euros de cláusula y ha alcanzado una madurez espectacular, ni Rodri, que con 70 millones de euros de cláusula de rescisión se ha convertido en objeto de deseo de todos los grandes de Europa. Por ejemplo.

El Real Madrid ha fichado ya a Eder Militao (brasileño) y a Rodrygo (también brasileño), mientras que se supone que Luka Jovic (serbio) llegaría en breve. El resto de posibles llegadas se llaman Eden Hazard (belga), Paul Pogba (francés), Christian Eriksen (danés), entre otros, pero ninguno de los objetivos conocidos hasta el momento tienen pasaporte español.

Manchester United's Paul Pogba reacts during the English Premier League soccer match between Manchester United and Cardiff City at Old Trafford in Manchester, England, Sunday, May 12, 2019. (AP Photo/Rui Vieira)
AP Photo/Rui Vieira

Podríamos estar ante una situación en la que la desbanda nacional fuera de tal magnitud, que el equipo registrara el número más bajo de su historia en lo que a fichas de jugadores españoles se refiere —un dudoso honor que ahora mismo está en posesión del Real Madrid que condujo Bern Schuster en la temporada 2007-08, con sólo ocho futbolistas nacionales.

No parece que a nadie en el club esto le moleste mucho, pues la dirección deportiva no está buscando fórmulas para mantener una base de jugadores españoles en a plantilla que se identifiquen más que los extranjeros con el club y que quieran llegar para hacer largas carreras en el conjunto merengue.

El verano es largo y está por ver quienes llegaran y quienes se irán, pero si nos basamos en los rumores que inundan ya los medios de todo el mundo, el Real Madrid parece abocado a una despañolización más que preocupante en un club de su nivel.

También te puede interesar:

El Barça gana la partida en el mercado al Real Madrid

Neymar y Mbappé destapan el caos en la dirección deportiva del Real Madrid

La injusticia de Zidane: Marcos Llorente no, su hijo sí