El repudiable acoso que sufrió en California una atleta olímpica de EEUU de origen asiático

Jesús Del Toro
·4 min de lectura

Los ataques que se han dado en Estados Unidos en contra de personas de ascendencia asiática se han recrudecido desde que comenzó la pandemia de covid-19, en gran parte por la falsa asociación que algunos hacen entre la propagación del coronavirus y las personas asiáticoamericanas.

Las alusiones que Donald Trump hizo por meses sobre el patógeno, al llamarlo el “virus de China” o el “kung flu”, han también catalizado las reacciones hostiles contra las personas de origen asiático.

Sakura Kokumai, campeona  estadounidense de karate, participará en los Juegos Olímpicos de Tokio. (Mark Runnacles/Getty Images for ANOC)
Sakura Kokumai, campeona estadounidense de karate, participará en los Juegos Olímpicos de Tokio. (Mark Runnacles/Getty Images for ANOC)

Y aunque es absurdo responsabilizar a las personas asiáticoamericanas de la propagación del virus, agresiones motivadas en esa falacia se dan día con día, algunas incluso con gran violencia y saldo letal.

Lo que le sucedió a Sakura Kokumai, aunque afortunadamente no pasó a mayores, es un notorio ejemplo de ello.

Kokumai, de 28 años, es una atleta de alto rendimiento, especialista en karate, que competirá representando a Estados Unidos en esa disciplina en los Juegos Olímpicos de Tokio, Japón, que se celebrarán este verano luego de que fueron pospuestos en 2020. Kokumai ha sido siete veces campeona nacional de karate y está colocada en la quinta posición a escala mundial en esa disciplina, que debutará en los Olímpicos en los juegos de Tokio.

Una agresión injustificada y racista

Kokumai es ciudadana estadounidense, nacida en Hawaii de padres de origen japonés, y estaba el pasado 2 de abril hablando por teléfono en una cancha de baloncesto en el Condado de Orange, California.

De repente, un sujeto que pasó junto a ella, relata el periódico The Washington Post, le gritó “aléjate de mí…, no me mires a mis espaldas…, ¿por qué miras mi auto?”. Kokumai no estaba en realidad haciendo nada en relación a esa persona, que vestía camiseta y shorts naranjas.

El hombre siguió hablándole con creciente agresividad mientras se dirigía a su automóvil y en algún momento le gritó groseramente a Kokumai: “Tú, fracasada, vuelve a casa, perra estúpida…” y luego “voy a joderte”. Al final el tipo se alejó mientras le gritaba a Kokumi “china” y “sashimi”, palabras que presumiblemente él usó para aludir en forma despectiva a una persona de origen asiático.

En momentos ella reía nerviosamente, pero al poco también sintió miedo de la posibilidad de que todo escalara violentamente.

“Obviamente tuve miedo”, dijo Kokumai a la televisora KTLA

Kokumai registró el incidente en su cuenta de Instagram.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Afortunadamente la cosa no fue más allá de la agresión verbal, pero la atleta comentó que algo que la impactó severamente fue que nadie intervino para ayudarla.

“Sí, lo que pasó fue horrible, pero no sé qué fue peor, un extraño gritándome y amenazándome con lastimarme sin razón alguna o las personas que atestiguaron todo pero no hicieron nada”, contó Kokumai.

Esa indiferencia se ha dado en otros casos. Por ejemplo, recientemente dos porteros de un edificio de Nueva York fueron despedido porque cuando a las puertas de su edificio una persona de origen asiático fue brutalmente golpeada ellos no hicieron nada.

Responsabilidad para desactivar el odio

Kokumai en ese sentido tuvo suerte de no ser agredida (cabe suponer, dadas sus habilidades en el karate, que al agresor no le habría ido nada bien si ella, en un hipotético caso, se hubiese defendido) pero eso no le resta seriedad al incidente.

“Personas están siendo golpeadas…, han sido asesinadas… Nosotros estamos, en cierto modo, siendo blanco de agresión… Y la violencia, el acoso y la discriminación son reales”, dijo Kokumai, de acuerdo al post, en relación al odio contra las personas de origen asiático que se registra en Estados Unidos.

Sakura Kokumai al asistir a una gala de atletas medallistas y figuras de Hollywood en Los Ángeles. (Photo by Tommaso Boddi/Getty Images)
Sakura Kokumai al asistir a una gala de atletas medallistas y figuras de Hollywood en Los Ángeles. (Photo by Tommaso Boddi/Getty Images)

“Sé del odio antiasiático que está sucediendo, lo ves casi diario en las noticias… Pero nunca pensé que eso me pasaría en un parque al que voy usualmente a entrenar”, dijo la karateka a la KTLA, quien consideró que era su responsabilidad contar lo que pasó, aprovechando su condición de atleta destacada, para ampliar la conciencia social sobre la creciente violencia que se ejerce contra los asiáticoamericanos.

Eso porque, contó, la indiferencia de quienes atestiguaron los insultos que le dijo el sujeto la dejaron impresionada y “con el corazón roto de ver lo fría que puede ser la gente”.

“Yo entiendo la responsabilidad de tener una plataforma y de ser un atleta que representa a Estados Unidos, por ello pienso que es importante hacer crecer la conciencia [sobre la violencia y el acoso de tono racista y xenófobo]… Esto está sucediendo. Es real”.

Kokumai acierta: erradicar el odio y el acoso y fomentar el respeto y la convivencia armónica son imperativos, máxime cuando actualmente expresiones de racismo, xenofobia y demás prejuicios han cobrado ominosa fuerza.