El VAR no puede arreglar lo que los árbitros no quieren ver

Raúl Rioja

Molesta mucho cuando a tu equipo le perjudica una decisión pero casi más aún que no te lo reconozcan, que te tomen por loco. Como ir a comisaría a denunciar que te han atracado a punta de pistola y que te hagan darte la vuelta con la frase de 'tenga usted cuidado y no pierda más la cartera'. Y ese es un poco el sentimiento del madridismo tras lo sucedido ante el Betis y ese penalti no señalado por una mano en el área de Alex Moreno.

Es el colectivo arbitral probablemente el más corporativista del mundo. Siempre encuentran una justificación para los errores propios y de los compañeros, da igual que estén en activo, en el Comité Técnico de Árbitros o comentando para medios de comunicación. Como norma, se defiende lo señalado, y solo en casos extremos, y a veces, se admite el fallo.

MADRID, SPAIN - NOVEMBER 02: Vinicius Junior (25) and Casemiro (14) of Real Madrid react during the La Liga match between Real Madrid CF and Real Betis Balompie at Santiago Bernabeu Stadium on November 02, 2019 in Madrid, Spain. (Photo by Burak Akbulut/Anadolu Agency via Getty Images)
Los jugadores del Real Madrid reclaman una acción en el partido ante el Betis. (Foto: Burak Akbulut/Anadolu Agency/Getty Images)

"No hay penalti, la mano de Feddal es involutaria y en una posición natural", explica Andújar Oliver en Marca. "Es una mano natural y no puedes despegarla del cuerpo", cuenta Iturralde González en As. Porque... ¿acaso ese brazo estaba pegado al cuerpo? Y lo peor es que tengo la sensación de que si hubiera sido al revés, también hubiera acertado el árbitro. La banca siempre gana.

El periodista Isaac Fouto, muy afín a los colegiados, salió de inmediato a defender al colectivo poniendo un fragmento del reglamento... que no daba la razón a la decisión de Sánchez Martínez, pues la mano sí estaba alejada del cuerpo.

Se han cansado de repetirnos que todas las manos dentro del área son penaltis salvo en contadas excepciones y es por eso que las imágenes de jugadores con los brazos atrás se han vuelto muy comunes. Hay un miedo atroz a cometer penas máximas. Al defensa del Betis le vemos saltar con el brazo derecho muy despegado de su cuerpo y sin que el brazo esté apoyado en el suelo. La clásica situación que se han cansado de explicar desde el CTA que es penalti. Pero en esta ocasión no lo es.

Fue de lo más revelador ese parón que hubo en el juego tras la acción de Alex Moreno en la que todo el mundo en el campo tenía la sensación de que en cualquier momento se iba a parar el juego para lanzarse el penalti. Sensación que se confirma con las palabras del portero Joel admitiendo que sí que pensaba que lo era.

Quiero creer con fuerza en los beneficios del VAR, pero según pasan las temporadas y las jornadas voy perdiendo la fe y tengo la sensación de que únicamente es bueno para resolver los fueras de juego. Para el resto, los árbitros harán lo que les dé la gana con criterios distintos cada vez y defendiéndose unos a otros constantemente. Es lo que hay.

También te puede interesar:

El incendio del Barça esconde los problemas del Real Madrid

Da igual lo que dijera Zidane, lo importante era la Champions

Isco ni un minuto más