Siete debates frente a uno: Las elecciones en Reino Unido ponen en evidencia el modelo español

Tras las elecciones generales en España del pasado 10 de noviembre, el siguiente gran país europeo en someterse a unos comicios va a ser Reino Unido. Los británicos están llamados a las urnas el próximo 12 de diciembre con el Brexit como telón de fondo.

Boris Johnson y Jeremy Corbyn. (Photo by Jonathan Hordle//ITV via Getty Images)
Boris Johnson y Jeremy Corbyn. (Photo by Jonathan Hordle//ITV via Getty Images)

Dos procesos electorales muy seguidos que han contrastado por la forma muy distinta de llevar la campaña los partidos. Y es que mientras que en territorio español solo hubo un descafeinado debate a cinco (algo que recibió muchas críticas), en Reino Unido va a haber hasta siete encuentros entre los distintos líderes políticos, incluyendo dos cara a cara entre los candidatos de los dos partidos mayoritarios: Boris Johnson y Jeremy Corbyn.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Curiosamente en ambos países históricamente el bipartidismo ha tenido mucha fuerza, pero la aparición de nuevas formaciones ha tenido distintos encajes.

En España el primer cara a cara televisado se produjo en 1993 con Felipe González y José María Aznar y desde entonces ha sido una constante en los procesos electorales. Pero la llegada de partidos como Podemos, Ciudadanos y Vox no ha supuesto un aumento sustancial de la cantidad de los debates ni una mejora en la calidad.

Más bien ha sido al contrario porque al estar presentes cuatro o cinco líderes se pierde la confrontación directa. Una crítica frecuente ha sido que son más mítines de partido que verdaderos debates en los que se contraponen ideas.

Debate a cinco en España. (AP Photo/Bernat Armangue)
Debate a cinco en España. (AP Photo/Bernat Armangue)

Un enfoque distinto

La evolución de Reino Unido ha sido distinta. Pese a que ha habido varios intentos a lo largo del siglo XX por celebrar estos encuentros, la falta de acuerdo entre los partidos impidió su celebración.

No fue hasta las elecciones de 2010 cuando se produjo un verdadero cara a cara entre los tres principales líderes políticos: David Cameron, Gordon Brown y Nick Clegg. Desde entonces la cultura de los debates ha ido ganando posiciones. En 2015 ya estaban presentes hasta siete partidos distintos y en 2017 hubo hasta 7 debates nacionales, incluyendo uno solo con Theresa May y Jeremy Corbyn, aunque no llegó a ser un cara a cara, sino que cada candidato respondía a una serie de preguntas.

En este 2019 vuelve a haber nuevamente 7 debates nacionales (más dos escoceses, dos galeses y dos norirlandeses) entre los que se incluyen dos cara a cara directos entre Boris Johnson y Jeremy Corbyn. Además, los dos líderes participarán en los cinco restantes en compañía de otras fuerzas.

Boris Johnson en campaña (Photo by Stefan Rousseau/PA Images via Getty Images)
Boris Johnson en campaña (Photo by Stefan Rousseau/PA Images via Getty Images)

En apenas una década y cuatro comicios electorales Reino Unido ha cambiado radicalmente su posición sobre los debates hasta hacerlos verdaderamente útiles y provechosos para los espectadores.

Por el contrario España, que en ese mismo periodo ha celebrado cinco elecciones (cuatro de ellas en los últimos cuatro años), no ha logrado dar ese paso. En 2016 se produjo el primer debate a cuatro, que se repitió en dos ocasiones en abril de 2019. En noviembre solo ha habido uno a cinco.

Poco bagaje para una correlación de fuerzas que ha cambiado mucho en muy poco tiempo. Reino Unido, en este sentido, es el mejor ejemplo.

Más historias que te pueden interesar:

Otras historias