La emoción de Falcioni al recordar a su esposa luego de la clasificación de Independiente

·2 min de lectura

El miércoles de la última semana la esposa de Julio César Falcioni, Adela Palka, con la que estuvo casado 46 años, falleció por coronavirus. Amante del fútbol y fiel a su equipo, el Emperador fue, a pesar de estar en luto, a dirigir a Independiente en el importante partido frente a Estudiantes por los cuartos de final de la Copa de la Liga Profesional del fútbol argentino.

La presencia del director técnico sorprendió tanto a los hinchas como a los jugadores, que se emocionaron mucho al verlo, ya que desde que su esposa contrajo la enfermedad no había vuelto a concurrir a los partidos ni a los entrenamientos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

No quedan dudas que la presencia del entrenador fue una gran motivación para los jugadores, que se identificaron con su sacrificio y su pasión, y se vieron obligados a ganar el difícil encuentro para honrar a Falcioni y al recuerdo de su esposa.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El encuentro entre Independiente y Estudiantes terminó 0-0 y la definición del partido se fue a los penales. Sebastián Sosa, acostumbrado a frenar disparos desde los 12 pasos, le atajó el remate a Cauteruccio y a Noguera, y solo Rodríguez pudo convertir. La historia fue distinta en el arco de Andujar, ya que los cuatro jugadores de Independiente que patearon metieron su gol, siendo Braian Martínez el que cerró el asunto.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La victoria del Rojo significó un descargo muy grande para el entrenador de Independiente, que celebró levantando las manos, señalando a su amada esposa, e inmediatamente comenzó a llorar, mezclando sentimientos tristes, felices y de euforia. Un momento que emocionó a todos los hinchas argentinos, y no solo a los de su equipo.