Encuentran el primer animal que no necesita oxígeno para sobrevivir

Yahoo Noticias
Encuentran el primer animal que no necesita oxígeno para sobrevivir
Encuentran el primer animal que no necesita oxígeno para sobrevivir

Cuando eres un pequeño parásito que vive entre los músculos de un gusano acuático, o en el mejor de los casos un pez, muchas oportunidades para conseguir oxígeno no tienes. Así dicho, parece lógico que ni siquiera cuentes con la maquinaria celular para utilizar este elemento… pero se trata de un caso único – al menos hasta ahora – en el Reino Animal.

En un artículo reciente se explica el caso de Henneguya salminicola, el primer animal detectado incapaz de utilizar oxígeno para obtener energía. Y lo interesante no es que no respire oxígeno, es que no podría hacerlo aunque quisiese. Y aunque en el pasado lo hizo.

Pero para entenderlo, hay que explicar a qué nos referimos con “respirar”. La respiración celular es el proceso bioquímico, muy complejo, por el que se obtiene energía en las células utilizando el oxígeno como receptor de electrones.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Este proceso ocurre en un orgánulo celular denominado mitocondria. Hoy en día sabemos que las mitocondrias fueron, en su momento, bacterias de vida libre que se “capturaron” y pasaron a vivir dentro de las células eucariotas – las que tenemos los animales, plantas, hongos, algas y protozoos.

¿Y cómo sabemos esto? Porque las mitocondrias tienen su propio genoma, su propio ADN que les permite “reproducirse” de manera casi independiente. Y en ese “casi” está la clave: una parte, pequeña pero imprescindible, del genoma de la mitocondria está en el núcleo de la célula, mezclado con el ADN del resto del organismo. Gracias a esto, la mitocondria no puede “escapar” de la célula.

Es así en todos los animales estudiados a día de hoy, salvo en el caso que nos ocupa. El parásito del que hablamos (H. salminicola) no tiene estas secuencias en su ADN. Por lo tanto, H. salminicola ni tiene ni puede tener mitocondrias. Ni usa ni puede usar oxígeno para obtener su energía.

Eso sí, tuvo que tenerlas en su día. Esta especie pertenece al grupo de los Myxozoos, relacionados con las medusas. Por eso sabemos que tuvieron mitocondrias, pero que por un proceso de evolución reduccional – dicho de manera simple, ir perdiendo características que no necesitas por ser un parásito – las han perdido.

La pregunta que se nos puede ocurrir es cómo obtienen su energía. No está del todo claro, pero parece que son capaces de robarles las “pilas celulares” – unas moléculas denominadas ATP, a las que se suele llamar “moneda energética celular” – a los animales a los que parasitan.

Más historias que te pueden interesar:

Otras historias