¿Cómo es posible entender tan bien al fútbol...y a Messi?

En un Real Madrid-Barcelona, disputado en el Santiago Bernabéu, Sergio Busquets regaló una jugada llena de sabiduría...que casi nadie notó.

Se la dio y se llevó la mano derecha a la nariz, como si estuviera a punto de relajarse un par de segundos y plantarse en la mitad de la cancha. Caminar un poco. Pero, cuando vio que Messi podría llegar a perfilarse hacia su costado, aceleró y se ofreció como opción de pase. Parece fácil, pero en ese momento ni Cristiano Ronaldo, ni Diarra ni Xabi Alonso reconocieron la situación. Les robó la espalda y se ubicó de frente hacia el argentino, que no dudó en devolverle la gentileza.

Esa primera secuencia es la de un jugador inteligente, que sabe reconocer los espacios y usa bien los movimientos de un compañero y las distracciones del rival. Pero el próximo movimiento es el que termina de mostrar a Sergio Busquets como un sabio que diagnostica que al fútbol de los corredores y gimnastas todavía se les puede competir. El volante central del Barcelona toma el balón perfilado hacia su derecha porque ve de reojo que Messi encara directamente hacia él. Entonces, controla, acomoda su cuerpo algo más, como para hacerle una cortina a Diarra, que llega persiguiendo bastante atrás al pequeño con la número 10 en la espalda, y puntea el balón en dirección hacia adelante, unos centímetros. Como si fuera una jugada estratégica de billar.

Messi aparece como un huracán y él, con el cuerpo completamente detenido, deja que esa furia anti natural tome el balón y haga su gracia. La Pulga dejaría a varios más en el camino y daría un pase a la red, con Casillas estacado ante un balón direccionado pero sin ningún tipo de fuerza. Busquets camina hacia adelante y se convierte en el espectador que más disfrutó la espectacular jugada en el partido de ida de las semifinales de la Champions League entre Real Madrid y Barcelona, en el Bernabéu, en el 2011.

 "No ocupo una posición muy vistosa ni hago goles, no doy asistencias...", dijo Busquets alguna vez. "Si yo fuera un jugador me justaría parecerme a Busquets", dijo Del Bosque después de la derrota de España ante Suiza, en el primer partido del Mundial 2010. "Pienso que es mi sucesor natural en el vestuario y en el césped. Está destinado a ser el líder técnico del equiop en elos próximos años", definió Xavi.

"Es el mejor centrocampista del mundo, es único, el más inteligente al que he entrenado", analizó Luis Enrique. 

A los 28 años, se mantiene como un líder del Barcelona. Cuando no está, su equipo sufre. Cuando juega, suelen pasar cosas buenas. Busquets, probablemente el más lento, el que casi nunca hace goles ni suele aparecer en las tablas de asistencias, no figura en las portadas de los diarios.

Pero no hay muchos jugadores que hayan generado alguna vez la sensación que dejó en esa secuencia del 2011: ¿cómo es posible entender tan bien al fútbol...y a Messi?

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines