El entrenador de los Mavericks se queja de la dureza de los rivales con Doncic

En la imagen un registro del entrenador del equipo estadounidense de baloncesto los Mavericks de Dallas, Rick Carlisle. EFE/Tannen Maury/Archivo
En la imagen un registro del entrenador del equipo estadounidense de baloncesto los Mavericks de Dallas, Rick Carlisle. EFE/Tannen Maury/Archivo

Dallas (EE.UU.), 4 ene (EFE).- El entrenador de los Mavericks de Dallas, Rick Carlisle, ha vuelto a expresar su preocupación por la "supuesta" dureza que los rivales utilizan contra la estrella de su equipo, el base-escolta esloveno Luka Doncic.

Carlisle, en su intento de proteger a Doncic, insistió que la defensa física que hacen contra el exjugador del Real Madrid cruzan la línea de lo que debe ser permitido y aceptado.

"Le están superando", comentó esta noche Carlisle antes del partido que los Mavericks disputan en su campo frente a los Hornets de Charlotte. "Doncic lo está manejando bien, pero los equipos se están tomando libertades con él que le perjudican".

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Carlisle se refirió a lo que le tocó vivir cuando dirigió al exala-pívot alemán Dirk Nowitzki durante 11 temporadas de las 20 que jugó con los Mavericks.

"Lo vimos todo el tiempo con Dirk Nowitzki durante 20 años aquí, incluidos los 11 que lo dirigí. Tomar libertades físicas sobre él, tratar de derribarlo, golpearlo, cosas así. No es bueno. No es correcto. Doncic lo está manejando muy bien, pero está sucediendo en todos los partidos".

Doncic, a los 20 años, se ha convertido en un serio candidato al premio de Jugador Más Valioso (MVP) al tener promedios de 29,1 puntos; 9,6 rebotes y 8,9 asistencias por partido en la segunda temporada que lleva en la NBA.

El exjugador del Real Madrid ocupa el cuarto lugar en la liga con 9,2 intentos de tiros libres por partido, pero Carlisle cree que ese número debería ser significativamente mayor.

Los Mavericks tienen motivos para estar preocupados por el costo que la defensa física está cobrando en el cuerpo de Doncic, quien ya comienza a sufrir los rigores de la dureza de la competición al estar brevemente incluido en el protocolo de conmoción cerebral.

También sufrió un esguince en la muñeca izquierda y una contusión en la espalda debido a una caída peligrosa que protagonizó después de una dura falta que cometió contra él el pívot reserva de Los Angeles Lakers, Dwight Howard, en un partido en el que los Mavericks sufrieron una derrota el pasado 29 de diciembre en el Staples Center.

Doncic sufrió una contusión en el muslo derecho en otra derrota el pasado martes ante los Thunder de Oklahoma City.

"No me gusta lo que veo y lo estoy comunicando constantemente a las personas involucradas", comentó Carlisle, quien se negó a decir si esas discusiones incluyen la oficina de la liga. "La realidad es que se trata de un gran jugador, por lo que los rivales van a ir tras él todo el tiempo. No significa que muchas cosas sean correctas o estén en el espíritu de cómo debería ser el deporte".

Carlisle reconoció que eso sucede con todos los buenos jugadores de la liga, pero que su obligación era la de proteger a los jugadores de su equipo que se vean afectados.

"Simplemente tenemos que informar a los árbitros constantemente. Lo que sucede es que los equipos entrarán y establecerán un nivel de agresividad. Hay un nivel en el que es tan físico que solo llaman a un cierto número de faltas", analizó Carlisle.

El entrenador de los Mavericks admitió que tenían que competir con esa realidad y ellos debían responder también como un equipo físico.

"Tenemos un equipo agresivo, pero tomarse libertades no es bueno. Tiene rasguños en los brazos todo el tiempo y cosas así. No es bueno", reiteró Carlisle.

Por su parte, Doncic reconoció el mes pasado que a veces permitió que su frustración con la labor de los árbitros se convirtiera en una distracción para todo el equipo, cuando comentó el asunto después de una derrota sufrida el 8 de diciembre ante los Sacramento Kings.

Doncic recibió una falta técnica por segunda vez en tres partidos al protestar por lo que consideró que había sido una falta personal que los árbitros no señalaron.

La crucial decisión se dio cuando tras un golpe en el codo de Doncic no lo señalaron a falta de 7.7 segundos para el final del partido que podrían haber sido unos potenciales tiros libres, según estableció el informe realizado de los últimos dos minutos del día siguiente de la NBA.

"Son humanos; cometen errores", argumentó Doncic. "Cometo errores; todos cometen errores. Solo que a veces no lo ven y no señalan las faltas. Como dije, tengo que calmarme y pasar a la próxima jugada".

Mientras en la NBA guarda silencio sobre las denuncias de Carlisle, que en el fondo son las mismas que todos los entrenadores hacen en referencia al trato que reciben sus estrellas.

Otras historias