Entrenadores en el punto de mira

El cambio climático es innegable. Ahora los fichajes llegan a las páginas de los periódicos cuando aún no ha acabado el invierno y los entrenadores se tambalean -o eso dicen- en manga corta, antes de que las hojas amaguen con abandonar los árboles. Los ‘millennials’ no me creerán, pero hubo un tiempo en el que una derrota del Real Madrid o el FC Barcelona no derivaba en caos, apocalipsis y Guerra Mundial Z. Y estoy hablando de temporadas en las que ambos cedían muchos más puntos y podían llevar no ya años sino décadas pegándosela en la Copa de Europa.

Ernesto Valverde ha salido trasquilado del batacazo de Granada, aunque los dos grandes diarios barcelonistas tratan de mantener la calma. Comparen el tamaño de la palabra crisis referida al Real Madrid (izquierda) y al Barça (derecha) en las portadas de ‘Mundo Deportivo’.

Crisis... ¿qué crisis?
Crisis... ¿qué crisis?
Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Si les parece un argumento un tanto grueso por mi parte -si creen que cojo el rábano por las hojas-, podemos ir al plano intelectual: "Pese a todo, el Real Madrid está peor que el Barça", dijo el sabado el director de ‘Sport’, Ernest Folch, en ‘El transistor’ de Onda Cero. El subdirector del mismo diario, Lluís Mascaró, ya había trasladado el mismo mensaje tras el pobre partido del Barça en Dortmund: “El Barça está mal... pero el Madrid, peor”. La cúpula de un diario, urdiendo excusas al nivel del niño que se presenta en casa con malas notas.

El Real Madrid tiene cuatro puntos más que el Barça en la Liga y uno menos en la Champions. No es que Zinedine Zidane esté cuestionado después de cinco jornadas, es que ya lo estaba en pretemporada. La prensa especulaba desde antes del debut liguero en Vigo y no digamos tras el empate en casa contra el Real Valladolid. “Zidane pierde la inmunidad”, tituló ‘Marca’ en portada todo un 27 de agosto. Se supone que la perdía a ojos de la afición, no del club, aunque ni una mala encuesta web apoyaba la moción, tan sólo presuntos “murmullos” y “dudas” de la grada aludidos por el firmante, José Félix Díaz. Había que escarbar un pelín para encontrar, ahí tapadito, que aunque el club seguía considerando “capacitado” a Zidane, existía “cierta sorpresa” ante algunas de sus decisiones: “El mes de septiembre, con cinco partidos, [...] marcará el futuro y el presente del actual ejercicio del Real Madrid y de Zidane”. El 27 de agosto, repetimos.

El 20 de septiembre, tras caer 3-0 ante el PSG, Zidane pasaba a estar directamente “en el punto de mira”. La información, firmada por Santiago Siguero, no especificaba esta vez quién era el francotirador, si el club o la afición, y aún menos si había posibilidades reales de que se apretara el gatillo: “Los malos resultados erosionan el aura del técnico [...] La Champions ha golpeado con toda su crudeza al equipo y a su entrenador, ampliamente superado en París y ya sin la inmunidad que le concede su historia”. Enormes caracteres en portada, bruma en páginas interiores.

El Madrid hecho unos zorros, el Barça una ruina… ¿será el turno del Atlético? Pues parece que tampoco. Las aguas bajan turbias por el Manzanares, o como rece ahora el tópico tras el traslado al Wanda Metropolitano. Simeone, por lo visto, tiene irritada a la afición rojiblanca. “La AFICIÓN DEL ATLETI, CANSADA de SIMEONE”, nos cuenta -mayúsculas incluidas- ‘El chiringuito de jugones’, que ha convertido el calentón de unos aficionados tras el 0-0 ante el Celta en el clamor de una afición entera. Podríamos decir que el ‘Cholo’ ha perdido la inmunidad. Ya veremos si acaba en el punto de mira.

Simeone tiene una frase para estas situaciones, mucho menos replicada por los medios que el célebre “partido a partido”: “No consuman”. Es un mensaje interno, dirigido a atléticos, para sensibilizarles de que la prensa está vendida al eterno rival. A mí sin embargo el consejo me parece aplicable a cualquier afición, dada la toxicidad de algunos mensajes. Cómo no se va a haber acelerado el calentamiento global con tantas emisiones contaminantes.

Otras historias