Eriksen desafía a Hazard

Madrid, 30 nov (EFE).- Impecable e imponente en su fase de clasificación, ganadora de sus diez partidos, con 40 goles a favor y nada más tres en contra, Bélgica asume el grupo B con una condición de favorito tan indudable como ineludible, con el liderazgo de Eden Hazard y desafiada por Christian Eriksen y su Dinamarca, Rusia y Finlandia.

En Copenhague o San Petersburgo, las dos sedes del cuarteto, todos los pronósticos apuntan al combinado dirigido por Roberto Martínez, probablemente ante su último servicio en el equipo en la Eurocopa 2020, no sólo como el más firme candidato a la primera posición, sino también entre los aspirantes más serios a las cotas más altas.

Tercera en el Mundial 2018, siempre a la expectativa de ese salto que se presuponía desde hace tiempo para una generación de futbolistas dotados de un talento irrebatible, es la favorita del grupo por sus números recientes, por el actual momento, por el potencial de su equipo y por la nómina de seleccionados con las que dispone para la cita.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Eden Hazard, Kevin de Bruyne, Yannick Carrasco, Thibaut Courtois, Axel Witsel, Romelu Lukaku, Dries Mertens, Thomas Meunier, Toby Alderweireld... Futbolistas del máximo nivel, conjuntados ahora por el entrenador Roberto Martínez, cuya carrera con Bélgica es sensacional, con sólo tres derrotas en los 45 partidos que ha dirigido.

En concreto, una contra España, en su debut el 1 de septiembre de 2016 (0-2); una en las semifinales del Mundial de Rusia 2018, contra Francia por 1-0; y otra en la Liga de Naciones contra Suiza (5-2). Por contra, ha ganado 35 de esos encuentros y ha empatado siete, con 138 goles a favor, que dan magnitud a su nivel ofensivo, y 33 en contra.

Le desafía Dinamarca, con Christian Eriksen al frente. El media punta del Tottenham, uno de los jugadores más pretendidos en los últimos tiempos en el fútbol europeo y con una clase indiscutible, es el motor de su selección. Su goleador en la ronda previa ha sido Christian Gytkjær, que ha batido cuatro veces la portería rival en cuatro partidos. Martin Braithwaite, atacante del Leganés, ha aportado tres.

La sorprendente campeona de la Eurocopa de 1992 es hoy un equipo irregular, fuera del foco de los mejores de Europa, con cuatro victorias y cuatro empates en la fase de clasificación, de la que fue segundo de su grupo, por debajo de Suiza, con un punto más.

También está lejos de su pasado Rusia, reivindicada en su Mundial hace dos años, cuando alcanzó los cuartos de final, tras eliminar en octavos a España, pero un rival ajeno a los éxitos y al protagonismo de tiempos pasados.

En la ronda previa compartió grupo con Bélgica. Terminó segunda. Y sólo perdió dos partidos, pero los dos, precisamente, con el rival con el que volverá a encontrarse en la fase final, que le goleó por 3-1 y por 1-4. Una medida del nivel que separa a uno y otro equipo en la actualidad.

Finlandia, mientras, ya ha rebasado su historia, sea cual sea el desenlace en la Eurocopa 2020. Nunca antes había disputado la fase final del torneo continental ni tampoco había cruzado el límite que separa la clasificación de una gran competición. Lo ha hecho por primera vez. No tiene presión. Pero tampoco renuncia a nada.

Sólo superado por la intratable Italia en el grupo J de clasificación, ha tenido mérito el pase de Finlandia, que ha ganado seis de los diez partidos y que ha alcanzado una meta desconocida al ritmo de los goles de Teemu Pukki. El atacante del Norwich, que pasó por el Sevilla, ha marcado diez tantos.

Otras historias