Error sistemático cero para evitar "malos rollos entre árbitros y jugadores"

Agencia EFE
El juez de silla comprueba un bote de la pelota. EFE/Felipe Trueba/Archivo
El juez de silla comprueba un bote de la pelota. EFE/Felipe Trueba/Archivo

Redacción deportes, 10 feb (EFE).- Rio Open, un torneo ATP categoría 500 (17-23 de febrero), que se publicita como el mayor torneo de tenis de América del Sur, será el primero del calendario sobre tierra batida que utilizará una tecnología para comprobar el bote de la bola en esta superficie, algo que desterrará "malos rollos y disputas entre los jugadores y el árbitro, porque el error sistemático será cero", aseguran sus directivos.

Esta tecnología española de la empresa Foxtenn lleva ya dos años y medio introduciéndose en los circuitos, y más que probablemente hará su aparición en el Mutua Madrid Open (1-10 de mayo) como primer Masters 1.000 sobre tierra que lo acoja en sus pistas de la Caja Mágica. En el circuito es normal el uso de la revisión sobre pistas rápidas, pero no sobre arcilla.

"Está basado en un cien por cien exacto del punto de contacto del bote de la bola con la superficie de la pista, mientras que otros, lo que hacen es una estimación del impacto", explica a EFE Javier Simón, CEO de la empresa, quien recuerda que llevan implantados en el circuito casi tres temporadas con 30 torneos ATP, WTA, ITF, y que este fin de semana ha sido probado en la eliminatoria de Copa Federación Países Bajos-Bielorrusia en La Haya.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

"Por parte de las jugadoras ha habido una aceptación perfecta. Y en el treinta por ciento de las peticiones que se hicieron se cambió el diagnóstico del árbitro", precisa Simon, "porque el error sistemático es cero y prueba el bote con imagen congelada".

"Rio Open es el primer torneo más importante del calendario que se disputa sobre tierra batida. Reúne las condiciones para que el mundo sepa lo antes posible lo bien que va este sistema", añade.

"Al final, el ojo humano llega hasta ciertos límites y la distancia de un milímetro no lo puede percibir", apunta por su parte el exjugador español Felix Mantilla, exnúmero diez del mundo en 1998 y ganador de diez títulos individuales, ahora director mundial de ventas de esta empresa.

"Son más de tres mil imágenes por segundo que hacen que el error sistemático sea cero. Es un elemento de ayuda para los árbitros, un avance. No habrá después malos rollos y disputas entre los jugadores y el árbitro", comenta Mantilla.

"Optamos a todos", dice sobre la expansión de esta tecnología, presente ya en torneos en todas las superficies y todos los continentes. "En 2017 empezamos con un torneo, en 2018, más de 12 y en 2019 más de 25. Es una proyección alta y aspiramos a estar en todos los sitios. Tiene una capacidad de precisión que no tienen otros. . El mercado es muy competitivo, pero lo que aportamos es una precisión absoluta y una credibilidad total", dice Mantilla.

Otras historias