¿El acoso verbal callejero puede considerarse libertad de expresión? En Holanda sí

Hasta hoy en Holanda el derecho de libertad de expresión protege a todo aquel que diga piropos y silbidos ofensivos o de connotación sexual. ( Foto Getty Creative)
Hasta hoy en Holanda el derecho de libertad de expresión protege a todo aquel que diga piropos y silbidos ofensivos o de connotación sexual. ( Foto Getty Creative)

Mientras cada vez más gobiernos establecen sanciones para quienes acosan verbalmente en espacios públicos, hasta hoy en Holanda el derecho de libertad de expresión protege a todo aquel que diga piropos y silbidos ofensivos o de connotación sexual, según lo establecido en su Carta Magna.

Y ese fue precisamente el argumento para eximir de su sanción a Everon el F., de 36 años, quien fue el primer sancionado en el país con una multa de 200 euros por importunar a un grupo de mujeres, según un reporte del diario El País.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Tras presentar su reclamo ante la Corte de Apelación de la ciudad holandesa de La Haya, Everon el F salió liberado de la multa luego del fallo, que expuso que los piropos y silbidos ofensivos y de connotación sexual en espacios públicos forman parte de la libertad de expresión.

Según esta corte, este es un derecho de todos los ciudadanos que está protegido en la Constitución holandesa y que contradictoriamente deja sin efecto directivas de 2017 y 2018 dictaminadas por los Consistorios de Ámsterdam y Rotterdam para frenar la intimidación sexual de palabra en los Países Bajos.

Con este caso, la Corte de Apelación de La Haya dejó claro que ninguna norma municipal puede prohibir estas expresiones ofensivas, dirigidas sobre todo a las mujeres, a menos que se apruebe una ley en el Parlamento para evitar este tipo de acoso verbal.

La sentencia es el resultado final del recorrido legal de la sanción a Everon el F, quien en 2018 persiguió en dos ocasiones a un grupo de mujeres mientras las piropeaba y hasta llegó a sentarse cerca de ellas para lanzarles besos con su mano.

Las mujeres lo denunciaron ante las autoridades, pero durante el juicio el hombre residente en Rotterdam argumentó que “estaba soltero y solo eran cumplidos sin mala intención; no sabía que fuera delito”.

Fueron los propios fiscales quienes elevaron este caso a la Corte de Apelación de La Haya para asegurarse de que se sostenía legalmente.

Según un sondeo del Consistorio de la capital holandesa, el 59% de las mujeres —de una muestra de 1.000— había sufrido acoso verbal callejero. ( Foto Getty Creative)
Según un sondeo del Consistorio de la capital holandesa, el 59% de las mujeres —de una muestra de 1.000— había sufrido acoso verbal callejero. ( Foto Getty Creative)

Aunque los jueces reconocieron que “hubo acoso verbal y lanzamiento de besos”, “ambos encajan en la libertad de expresión, y la normativa municipal no fija de manera clara el límite entre un comportamiento aceptable y otro intolerable”, dictaminaron.

Esto último, añadió el fallo, “es indispensable de acuerdo con la Convención Europea de Derechos Humanos”. La sentencia respeta “los deseos del Consistorio de Rotterdam de luchar contra este tipo de ofensas”, pero añade que “solo el legislador, a escala nacional, está facultado para decidir algo así”.

Sancionar la intimidación verbal

Con la decisión de esta corte se despejan las dudas sobre la validez legal de las disposiciones de los municipios de Ámsterdam y Rotterdam, donde sus autoridades locales dispusieron la prohibición del acoso verbal público, pero sin el respaldo de las leyes nacionales.

Según datos de ONU Mujeres, 177 de los 189 Estados que han firmado la Convención Sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer no tienen una legislación contra el acoso callejero. (Foto Getty Creative)
Según datos de ONU Mujeres, 177 de los 189 Estados que han firmado la Convención Sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer no tienen una legislación contra el acoso callejero. (Foto Getty Creative)

También se polariza más el debate sobre la necesidad de implementar sanciones contra quienes intimidan de forma verbal a otra persona en la calle.

Según un sondeo del Consistorio de la capital holandesa, el 59% de las mujeres —de una muestra de 1,000— había sufrido acoso verbal callejero. Además, 8 de cada 10 mujeres de entre 15 y 34 años aseguraron haber sido objeto de insinuaciones, silbidos ofensivos y hasta insultos si rechazaban los avances de desconocidos.

En mayo pasado, el ministro holandés de Justicia, Ferd Grappenhaus, dijo que quería incluir la intimidación sexual en público en el Código Penal. Según su propuesta, las penas aplicables serían de hasta 3 meses de cárcel o bien, una multa de 2,000 euros. Pero aún esta propuesta no llega a concretarse.

Menos tolerancia en otras latitudes

Mientras Holanda se debate si son o no formas de libertad de expresión los piropos callejeros ofensivos, en otras latitudes se han ido adecuando las leyes para enfrentar este tipo de problemática social, aunque aún, según datos de ONU Mujeres, 177 de los 189 Estados que han firmado la Convención Sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer no tienen una legislación contra el acoso callejero.

Perú, Francia, Bélgica, Portugal, Reino Unido, Argentina, Nueva Zelanda y México ya tienen legislaciones contra el acoso callejero, con multas y penas de cárcel para quienes abusan así de las mujeres.

En la Ciudad de México, una de las mega capitales del mundo, las autoridades establecieron desde el 8 de junio pasado el arresto de 13 a 24 horas o realizar trabajo comunitario de 6 a 12 horas para aquellas personas que digan piropos obscenos, tras una reforma a su Ley de Cultura Cívica.

La medida, aunque pueda parecer extrema, se justifica por las alarmantes cifras de feminicidios en el país. De enero a septiembre de 2019, 2,833 mujeres han sido asesinadas en México, según registro del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

También otras localidades mexicanas igual han ido adoptando sanciones para enfrentar este fenómeno como Guadalajara, Mérida y Guanajuato. En esta última el acoso sexual en la vía pública será sancionado con hasta 36 horas de arresto y multas por hasta 5,000 pesos, según una reforma al Bando de policía y buen gobierno aprobada por su Ayuntamiento.

Otras historias