Vuelta a España - Lo mucho que hemos aprendido y todo lo que nos ha dejado La Vuelta 2016

Adrián G. Roca
Nairo Quintana, Chris Froome - Vuelta 2016

Nairo Quintana por fin batió a Froome en una grande

El colombiano ya había superado a Froome en otras vueltas de una semana, sin ir más lejos en la Volta a Catalunya o en el Tour de Romandía de esta temporada. Pero en una gran vuelta Nairo siempre había corrido detrás de su máximo rival, siempre a su merced y a la de su potente equipo. Esta vez no hubo despistes ni errores de bulto, como los de la primera semana del Tour de 2015, o el ataque del inglés en el descenso del Peyresourde este año o cuando se puso a rueda de Sagan y le ganó con autoridad, también en el llano.

Y ha aprendido (por fin) cómo puede ganarle en el Tour de Francia

Precisamente esa ausencia de errores tácticos y una máxima concentración han valido a Nairo para ganar esta Vuelta a España 2016. Menos en la contrarreloj y en el mano a mano final en Peña Cabarga, el ciclista del Movistar le ha superado en todo. Atacando en los Lagos y cimentando su primera ventaja, llevándole al límite con ataques múltiples y valientes en el Aubisque y, especialmente, aprovechándose de una fuga colaborando con Contador y dejando en fuera de juego a todo el equipo Sky. Si Quintana y su equipo son capaces de mantener este nivel, arriesgar y buscar movimientos estratégicos con otros equipos o corredores en la ronda francesa, tal vez consigan de una vez ese sueño amarillo.

Chris Froome es un auténtico caballero del ciclismo

El inglés vino a La Vuelta 2016 a ganarla y a firmar un doblete histórico. Se fue con dos victorias de etapa, un segundo puesto en la general y la sensación de que se ha acabado ganando al público español y también al de todo el mundo. Huyó de las polémicas palabras que criticaban el recorrido que provenían de compañeros suyos, así como del debate de los potenciómetros que eran una crítica encubierta hacia su forma de correr. También celebró con rabia su victoria en Peña Cabarga e incluso intentó descolgar a Nairo desde los primeros kilómetros de la etapa de Aitana, así como en las rampas más duras casi al final. Ha dignificado esta carrera y también, aún más, su propia figura como ciclista incluso en la derrota.


Una rivalidad que será menos amable en el próximo Tour

Tal vez el gesto de Quintana esprintando a Froome en los últimos metros de Aitana sobrara. Tal vez el ciclismo y esta Vuelta 2016 merecían una foto de ambos entrando juntos a meta y con el inglés descubriéndose ante él. Y tal vez el colombiano tuviera ese discutible gesto por pura rabia y por la impotencia que siempre le ha generado su gran rival en el Tour de Francia. Dijo en meta que siempre que puede, él se lo hace. Y si bien es cierto que en el deporte y especialmente en el ciclismo nadie regala nada, tal vez este gesto haga que el tricampeón de la ronda gala todavía salga con más fuerza y ganas en 2017. Entró aplaudiendo irónicamente en la línea de meta, un gesto típico cuando no se aprueba ese tipo de comportamientos.

Contador perdió el podio, pero por fin pudo desahogarse

Alberto no pudo hacer frente a Esteban Chaves y a su ataque coordinado de su equipo que devolvió la tercera plaza del podio al colombiano. Desde el primer día de esta Vuelta se ha demostrado que el español no ha estado rodeado de un equipo potente, y después de tres años sufriendo en las grandes citas esta falta de apoyo, por fin se despachó a gusto, ahora que en 2017 cambiará de aires. También cargó contra el Movistar y Alejandro Valverde por, a su juicio, no echarle un cable para neutralizar el ataque de Chaves que le costó tener una foto en el podio de la Cibeles. Entendible, porque aunque no era la guerra del equipo telefónico, los favores se devuelven con favores, y en el imaginario de muchos aficionados al ciclismo va a quedar que Nairo Quintana ganó esta Vuelta, en gran medida, por el ataque y el movimiento que promovió Contador camino de Formigal y que dejó a Froome en fuera de juego.



Honor a Alejandro Valverde

En la tercera gran vuelta que ha corrido este año no ha estado cerca del podio. Se hundió en el Aubisque y no ha podido sumar una victoria de etapa. Pero se puso al servicio de Nairo Quintana y se desvivió por él, especialmente cuando todo se complicaba en Aitana. Un número uno mundial como él hizo hasta de aguador, en un gesto que le honra. Pocos ciclistas del mundo, por no decir ninguno, pueden presumir de una regularidad tan eficiente como la suya.

David De la Cruz, un brote verde para el ciclismo español

El ciclista catalán ha firmado la única victoria de etapa en esta Vuelta y fue líder durante una jornada. Acabará La Vuelta siendo séptimo en la general y con la plena confianza de un equipo tan grande como el suyo, el Etixx-Quick Step más centrado en grandes clásicas que en vueltas por etapas.



Esteban Chaves, la mejor sonrisa del ciclismo y un futuro prometedor

Su valentía y una genialidad táctica de su equipo le auparon al podio, pese a tenerlo prácticamente perdido tras su discreta contrarreloj. El colombiano perdió el Giro de Italia ante Nibali cuando lo acariciaba con las dos manos, pero acabará 2016 con una experiencia acumulada que, como él mismo dijo, le brindan un futuro prometedor y especialmente una buena cara que no pierde en ningún momento, ni en la victoria y ni mucho menos en la derrota.


La Vuelta de las polémicas (algunas absurdas)

Prohibir los potenciómetros en carrera, una declaración que salió tras la excelente subida de Froome remontando en Los Lagos de Covadonga fue el primer debate serio que dejó esta Vuelta 2016. Voces contrapuestas en las que fueron críticas encubiertas al estilo de Chris Froome y del equipo Sky a un instrumento que todos los ciclistas profesionales de la actualidad utilizan en competición y entrenamiento. La segunda, especialmente tras el final en Mas de La Costa, al recorrido y a la organización por esos finales con desniveles imposibles. En parte, David López pudo tener razón aunque encontró respuestas opuestas en la que fue una pequeña división del pelotón. Y dos gestos feos, la relajación del pelotón camino de Urdax y los 93 ciclistas que llegaron fuera de control y que fueron readmitidos por la organización cuando, reglamento en mano, debieron ser expulsados de carrera.

El legado de futuros cracks que deja esta Vuelta 2016

Pierre Latour como un nuevo pretendiente francés a dominar la montaña y asaltar una gran vuelta. Fabio Felline, un italiano que ha demostrado que es capaz de brillar en todos los terrenos y que llegará a Madrid vestido con el maillot verde de la regularidad. Magnus Cort Nielsen, el danés del Orica que ya acumulaba grandes resultados y que sumó su primera gran victoria. Rubén Fernández, eficiente gregario de Quintana llamado a convertirse en la próxima gran figura del ciclismo español. O Julien Bernard, un ciclista presente en varias fugas, muy combativo e hijo del mítico crack de los ochenta, Jean François Bernard.




Lee el artículo original en Eurosport : Lo mucho que hemos aprendido y todo lo que nos ha dejado La Vuelta 2016

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines