España 4-0 Italia: la mejor final de la historia de las Eurocopas

·2 min de lectura

Todas las finales de un torneo grande como puede ser la Eurocopa suelen estar rodeadas de un aura especial que las hace únicas e irrepetibles. A lo largo de la historia se han disputado 15 finales de esta máxima competición de fútbol internacional europeo. Muchas de ellas se han caracterizado por ser auténticos partidazos que ya han entrado de lleno en los anales de la historia del fútbol, pero una destaca por encima de todas. 2012.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

España 4-0 Italia No vamos a volver a ver nada igual. De los tres torneos que ganó España de forma consecutiva, esta Eurocopa fue sin duda la más entretenida de ver. El fútbol que desarrolló la selección en esa final se antoja irrepetible. Fue un baño de principio a fin en el que los italianos no tuvieron la oportunidad de meterse en el partido en ningún momento.

La selección española se adelantó en el minuto 13 tras un gol de cabeza de David Silva. Sí, de cabeza. Antes del descanso Jordi Alba, tras una gran pase al espacio de Xavi, puso el segundo en el marcador.

El resto del partido fue bastante cómodo para los españoles, que esperaron al minuto 83 (Fernando Torres) y el minuto 87 (Juan Mata) para sentenciar del todo la final. Para comprender la dimensión del repaso futbolístico que se vivió aquella noche, cabe destacar que los jugadores españoles le pidieron al colegiado que no añadiese ni un solo minuto para ahorrar la prolongación del sufrimiento a los futbolistas italianos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Así se hizo España con su tercera Eurocopa (segunda consecutiva), dejando para la historia uno de los mejores partidos de fútbol que se recuerdan. Un fútbol total, libre de ataduras en el que los futbolistas españoles fluían por el terreno de juego con una sencillez pasmosa, mientras que los italianos, desamparados, buscaban auxilio en los resquicios de un posible salvavidas que les evitase la humillación.