El fútbol se ceba con España, que no puede caer de forma más cruel (2-1)

·4 min de lectura
Irene Paredes, en el suelo, desolada tras un gol inglés (Photo: Alex Pantling - The FA via Getty Images)
Irene Paredes, en el suelo, desolada tras un gol inglés (Photo: Alex Pantling - The FA via Getty Images)

El sueño toca a su fin. España ha caído en la prórroga de los cuartos de la Eurocopa femenina ante la todopoderosa Inglaterra por 2-1, después de haber tenido a la anfitriona contra las cuerdas. Todos los honores y el respeto para una selección que se vio privada de sus dos estrellas a días (incluso horas en el caso de Alexia Putellas) de debutar en un torneo donde tuvo que reconvertirse: de aspirante a todo a incógnita, una sorpresa que con la fuerza del bloque ha estado a punto de llegar a semifinales.

El final dos horas y media después del pitido inicial fue cruel. Porque España fue mejor y mereció más, pero “fútbol es fútbol...”.

De hecho, los temores que parecían obligatorios ante la anfitriona se disiparon nada más empezar a rodar el balón en el césped de Brighton. La Inglaterra, letal y sin réplica en la fase de grupos (14 goles a favor, 0 en contra), no aparentaba ser tan letal y sí se le podía dar réplica. España supo sujetar el empuje local y aunque el partido no tenía un dominador claro, el balón se movía mejor entre las botas visitantes.

Al menos, hasta el 35′. Un balón parado inglés filtrado al área de Sandra Paños acabó, entre rechaces, en gol, inmediatamente anulado por un fuera de juego que no necesitaría ni VAR. No tuvo incidencia en el marcador, pero sí en las sensaciones; del ‘no gol’ inglés salió un aire nuevo entre las locales, que se volcaron sobre el lado español. Minutos difíciles para el equipo de Jorge Vilda, al que el descanso dio un respiro.

El momento de Athenea del Castillo

El momento pedía algún cambio, a modo de revulsivo y, en vista del resultado, el acierto fue total. El seleccionador apostó por el desborde de Athenea del Castillo y la madridista lo bordó. Tres acciones a cuál mejor desarbolaron a la zaga inglesa. En la primera de ellas, llegó el 0-1 que acalló a la afición british. Una internada suya en el 53′ por la banda derecha acabó con un pase de la muerte para su compañera de club Esther González. La ‘9’ de España hizo lo que se espera de una 9. Cogerla y colocarla entre las redes, con un toque cruzado al que no llegó Earps. Por cierto, el primero que recibe la selección inglesa en el torneo.

Esther González celebra su tanto (Photo: Catherine Ivill - UEFA via Getty Images)
Esther González celebra su tanto (Photo: Catherine Ivill - UEFA via Getty Images)

El marcador mostraba lo que ya no era solo una sensación incómoda. Inglaterra caía en su Eurocopa a manos de España, incapaz de dar respuesta al shock. de verse con 0-1. Y pudo ser mayor, porque Athenea, otra vez, se inventó un centro-chut en el 65′ que casi sorprende a la guardameta, cuyo despeje dejó la bola sobre la línea de gol. Pero llegó antes un pie inglés que uno español. Y más madera, otra genialidad de la madridista, que traía loca a su par, no supo aprovecharla González.

Quedaba el apretón final de Inglaterra, ya más emplazada sobre el césped. En una de las muchas segundas acciones, otra vez con balón aéreo, llegó el empate. Una acción un tanto polémica, por una posible falta en ataque de Russo sobre Irene Paredes (difícil que eso se pite contra Inglaterra en Inglaterra...), acabó en un balón suelto que acertó a convertir Toone. El pie que antes no había metido España aquí sí lo metió Inglaterra.

Era el 83′ y tocaba volver a empezar. A España le costó centrarse, entre continuadas protestas de las jugadoras y el banquillo. Como en el primer tiempo, el pitido del árbitro vino bien.

La sentencia y la impotencia

Prórroga, todo o nada. Y en el arranque del tiempo extra ‘La Roja’ se fue desvaneciendo, tocada en lo físico y en lo anímico. Así, una contra inglesa en el 96′ acabó con el 2-1 obra de Stanway con un potente disparo desde la frontal del área. Imposible para Sandra Paños.

Con el cambio de papeles, a España le tocó moverse a la desesperada y ahí Vilda tiró, por fin, de Amaiur Sarriegi, la delantera de la Real Sociedad incorporada a última hora para sustituir a Alexia. La vasca, sexta máxima goleadora de la Liga Iberdrola, se inventó una nada más salir. Dos veces la tocó y dos veces llevó peligro, como pasó con Aitana Bonmatí en el 116 tras una bonita jugada de Sheila García. Fue la más clara de las numerosas ocasiones que aparecieron en esos minutos. Pero no.

Todos los esfuerzos fueron inútiles e Inglaterra, que había estado virtualmente eliminada hasta el 83′, supo frenar el ritmo y sufrir hasta meterse en las semifinales de su torneo. España pone fin a su camino en la Euro pero ya mira al inminente Mundial de Australia/Nueva Zelanda 2023. Hay bloque y hay calidad.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

Vídeo | Inglaterra 2-1 España - Análisis post partido

undefinedundefinedundefined

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente