La España de Luis Enrique es pura vida

Buda Mendes/Getty Images

España inició su andadura en el Mundial de Qatar 2022 de la mejor manera posible. El equipo dirigido por Luis Enrique superó a Costa Rica por 7-0 con un dominio aplastante de todos los aspectos del juego. El equipo costarricense, replegado desde el inicio, no respondió ante la temprana ventaja cosechada por el combinado español y vivió una pesadilla durante todo el encuentro.

Los primeros compases del partido evidenciaron cómo iba a desarrollarse el choque. A los cuatro minutos, Dani Olmo estuvo a punto de inaugurar el marcador, conectando de primeras un centro desde la izquierda que se fue por poco fuera. Instantes después Pedri encontraba desde la media luna del área tica a Marco Asensio, que remataba desviado.

Y tras esos dos avisos llegó el primero, cuando Dani Olmo definía por encima de Keylor Navas un envío de Gavi. Lejos de conformarse con eso, España siguió intratable y pronto volvió a encontrar el premio del gol. Jordi Alba centraba raso para Asensio, que esta vez no perdonaba. 2-0 y el combinado tico no encontraba respuestas.

A la media hora de partido, el lateral del Barça era derribado torpemente en el área por Óscar Duarte, cometiendo un penalti que Ferrán Torres se encargaba de materializar con una suave definición al medio del arco.

Es cierto que más allá de los tres tantos España no generó muchas más ocasiones, pero su aplastante dominio se vio reflejado en la posesión: un demoledor 85%. Incluso el futbolista de campo con menos intervenciones de la Roja (Ferrán Torres, con 28 intervenciones), tocó más balones que los dos jugadores más influyentes del equipo centroamericano (Carlos Martínez y Celso Borges, con 21 intervenciones).

Tras el descanso todo siguió igual. Ferrán y Gavi se juntaron por el sector derecho y, pese a una mala definición inicial, ante la pasividad de Francisco Calvo este último consiguió concretar el cuarto tanto.

Con el partido totalmente sentenciado, Fernando Suárez intentó buscar soluciones desde el banquillo, pero quien las encontró fue Luis Enrique, que metió a Nico Williams, y este se encargó de dar origen al quinto. El joven futbolista de Athletic dejó una memorable galopada para brindar un servicio a Álvaro Morata -también suplente- que a su vez cedió a Gavi, para que este definiera con un exquisito remate llegando en segunda línea.

Hasta el final del encuentro el equipo español mantuvo el control y cuando restaba un minuto para el final, Williams lanzó un centro bajo mal rechazado por Keylor Navas y Carlos Soler concretó el sexto tanto. Ya en tiempo de descuento, Morata ponía el broche tras colarse entre los centrales ticos y aprovechar una pared con Dani Olmo para definir pegado al palo izquierdo.

Pura vida.

VÍDEO: Luis Enrique y su desayuno de seis huevos