España diseña un plan para reducir azúcar, sal y grasas en alimentos procesados

La ministra María Luisa Carcedo, durante la ceremonia de su toma de posesión, el 13 de septiembre de 2018 en el palacio de la Zarzuela, en Madrid

Casi 400 empresas españolas se comprometieron a reducir un 10% el contenido de azúcar, grasa y sal en en los alimentos y bebidas que fabrican y distribuyen, a fin de combatir la obesidad, anunció este martes el ministerio de Sanidad. La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, fue la encargada de firmar los acuerdos con federaciones y asociaciones representativas de un total de 398 empresas. "España tiene una de las tasas de obesidad más altas de Europa. El 54% de los adultos tiene sobrepeso y el 17% es obeso. Entre la población infantil, el 40% tiene sobrepeso y el 18% padece obesidad", explicó el ministerio en un comunicado. "Las dietas poco saludables causan más muertes y enfermedades en todo el mundo que el consumo de alcohol, tabaco y drogas", enfatizó la ministra Carcedo, citada en el texto. El plan afecta a bebidas refrescantes, pastelería, cereales de desayuno, cremas, derivados cárnicos, galletas, helados, pan especial envasado, salsas, lácteos y platos preparados. Uno de los objetivos concretos es reducir por ejemplo un 13,8% la cantidad de sal y un 10% las grasas saturadas en las patatas fritas, que a menudo se sirven de manera gratuita en los bares para acompañar una cerveza o un refresco. La ministra del gobierno socialista destacó que el plan pretende igualmente luchar contra las desigualdades en materia de sanidad. Y es que según una investigación nacional citada en el comunicada, "en familias con ingresos mensuales de 2.200 euros en adelante, la obesidad es poco frecuente, de un 4,6%. Sin embargo, en las rentas más bajas, tiene una incidencia casi tres veces mayor, de un 16%". Un informe internacional, el "Global nutrition report", publicado en noviembre, dejó en evidencia la responsabilidad de la industria alimentaria en el aumento de la obesidad, y lo atribuyó a los excesos de sal, azúcar y grasas en los alimentos procesados.