España, frente a la pegada de Lewandowski y a la creatividad de Forsberg

Madrid, 30 nov (EFE).- El sorteo de la Eurocopa 2020 fue benévolo con España, que evitó a "cocos" como Francia y Portugal para encontrarse en el grupo E con dos selecciones de menor entidad, Polonia y Suecia, que amenazarán al combinado de Luis Enrique con la pegada de Robert Lewandowski y con la creatividad de Emil Forsberg.

Ambos serán los nombres más relevantes de dos equipos que suman décadas sin hacer algo grande en un gran torneo. Polonia, por ejemplo, no brilla desde el Mundial de España 1982, cuando acabó en la tercera posición con nombres históricos como Grzegorz Lato y Zbigniew Boniek. Desde entonces, alcanzó su mejor registro con unos octavos de final en México 1986 y unos cuartos de final en la Eurocopa de Francia 2016.

Suecia tampoco ha sobrevivido bien al tercer puesto del Mundial de Estados Unidos 1994. La generación de Tomas Brolin, Keneth Andersson y Martin Dahlin dio paso a la que lideró sin éxito Zlatan Ibrahimovic y que murió en la Eurocopa de Francia 2016, en la que no consiguió pasar de la fase de grupos.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Sin embargo, el combinado escandinavo presentó brotes verdes en el pasado Mundial de Rusia tras alcanzar los cuartos de final para caer frente a la emergente Inglaterra de Gareth Southgate. Ahora, intentará mantener ese impulso positivo con una buena actuación en su sexta Eurocopa consecutiva.

España conoce perfectamente a Suecia, su primer rival en la Eurocopa el lunes 15 de junio en San Mamés. Se enfrentó con la selección dirigida por Janne Andersson en la fase de grupos con una victoria por 3-0 en el estadio Santiago Bernabéu y con un empate (1-1) en el Friends Arena de Estocolmo gracias a un gol de Rodrigo Moreno en el minuto 92. Ambos partidos son un ejemplo de la tipología de un equipo capaz de plantar cara a un grande pero capaz de perder con contundencia.

Sus mejor arma, sin duda, será la del centrocampista del Leipzig alemán Emil Forsberg, el jugador con más calidad del equipo sueco y uno de los pocos capaces de aportar creatividad a nivel ofensivo. Además, luce una pegada potente y esta temporada acumula siete tantos con su club entre todas las competiciones oficiales.

De la creatividad de Forsberg se aprovechan otros nombres importantes de Suecia como el del delantero Robin Quaison, máximo goleador de su selección con cinco tantos en la fase de grupos, o como el polivalente Viktor Claesson, actualmente en el Krasnodar ruso y que marcó tres tantos en la clasificación del conjunto sueco.

España tampoco podrá descuidar a Marcus Berg, otro buen rematador, y de jugadores con criterio como Kristoffer Olsson en el centro del campo. Revulsivos como el futbolista de la Real Sociedad Alexander Isak y centrales experimentados como Victor Lindelöf y Andreas Granqvist, hacen de Suecia una selección capaz de lo mejor y de lo peor.

Polonia, a la que se enfrentará el 20 de junio, está un peldaño por encima que el equipo de Janne Andersson. Será el principal rival de España por culpa de un nombre propio: Robert Lewandowski. El delantero del Bayern Múnich es la principal baza de una selección que lidera desde hace años y que, con 31 años, podría dirigir por última vez en una Eurocopa.

Su poder anotador es incuestionable. Sus cifras, asustan. De momento, este año acumula 27 goles en 20 partidos oficiales entre Liga de Campeones, Bundesliga, Copa y Supercopa de Alemania. En la fase de clasificación para la Eurocopa firmó cuatro dianas. Es una máquina de hacer goles.

Pero Polonia no es sólo Lewandowski. Tiene jóvenes futbolistas que juegan en ligas potentes y que aseguran la continuidad del proyecto que comenzó mal para el técnico Jerzy Brzeczek, que cogió las riendas del cuadro polaco después del Mundial y acumuló tres derrotas seguidas en la Liga de Naciones frente a Italia, Portugal y la República Checa.

Después reaccionó y firmó una fase de clasificación brillante con rivales de un perfil más bajo como Austria, Macedonia del Norte, Eslovenia, Israel y Letonia. Con Lewandowski, pero con futbolistas fiables en todas sus líneas, fue la cuarta selección en clasificarse para la Eurocopa.

Destacan el portero del Juventus Wojciech Szczesny, el central del Mónaco Kamil Glik, el ex sevillista Grzegorz Krychowiak, que aporta experiencia en el centro del campo, Piotr Zielinski, que exhibe en el Nápoles gran pegada y una gran llegada desde segunda línea, y las alternativas arriba muy solventes como Krzysztof Piatek (Milan) y Arkadiusz Milik (Nápoles).

A todos esos nombres se tendrán que enfrentar los hombres de Luis Enrique Martínez. Aparecerán más cuando se conozca el tercer rival de España. Bosnia, Irlanda, Eslovaquia e Irlanda del Norte pelearán en la repesca por convertirse en la última selección que complete la lista de que participe en el grupo E. De momento, Lewandowski y Forsberg serán las principales amenazas para España, que peleará por reeditar su último título, el de Ucrania y Polonia 2012.

Juan José Lahuerta

Otras historias