España reaccionó en el final y rescató un empate de su visita a Praga

·2 min de lectura

Del empate en el debut en la UEFA Nations League, España sumó un nuevo, pero con algo de sufrimiento. En el Sinobo Stadium, de Praga, debió luchar hasta el cierre para salvar un 2-2 con República Checa, por la segunda fecha del Grupo 2, de la Liga A.

Pese a su intención de imponer condiciones, la Roja se vio sorprendida repentinamente y con cierta complicidad, ya que, por un tardío intento de la defensa por forzar un fuera de juego, le permitió la ventaja a los locales.

De una buena salida desde el fondo, y con posterior serie de pases por la derecha, Jan Kuchta quedó con campo con recorrer para que conduzca hasta enviar hacia dentro para Jakub Pesek, quien sólo tuvo que empujar, a los cuatro minutos.

Tras este golpe, los de Luis Enrique se fortalecieron desde su arma principal, la tenencia de la pelota, y circularon constantemente para igualar las cosas, aunque les faltó fuerza en el último tercio de la cancha.

Sin embargo, cuando caía el primer tiempo, apareció Gavi para darle la cuota restante de claridad y conseguir el empate. El mediocampista de Barcelona tomó el balón volcado a la derecha del área, se acomodó para la zurda y sacó un exquisito disparo colocado a la izquierda.

El descanso no fue un impedimento para que los españoles mantengan una misma postura en el segundo tiempo, lo que los llevó a generar situaciones para remontar, a través de Ferran Torres y Marco Asensio.

Pero, de tanta posesión del esférico, la visita se excedió y pagó muy caro un error, al minuto 66. De una imprecisión de Marco Alonso por la izquierda y un posterior desacierto en el recorte del pase de habilitación, Kuchta tuvo todo el espacio para dirigirse a Unai Simón, a quien superó de emboquillada.

Así como ocurrió previo al entretiempo, y por el propio repliegue de los dueños de casa, el combinado de Enrique retomó su actitud impetuosa para equilibrar el marcador, de lo que rozó con un cabezazo de Torres, que impactó en el travesaño.

Aunque, de la insistencia, España consiguió su cometido en la agonía. Sobre el final, Íñigo Martínez conectó de cabeza, tras un centro por la izquierda de Asensio, para decretar el empate, con algo de suspenso por el ajustado ingreso del esférico, luego de impactar en la parte derecha del larguero.

Una nueva igualdad para la Roja, que seguirá su rumbo en la zona, con la meta al frente de conseguir el primer éxito, el próximo jueves contra Suiza, nuevamente, en condición de visitante. Por su parte, República Checa irá a la casa de Portugal.

Foto: MICHAL CIZEK/AFP via Getty Images

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente