El español Ramírez quiere que Sudamericana sea escaparate para Independiente

Asunción, 6 nov (EFE).- La plantilla del Independiente del Valle aterrizó este miércoles en el Aeropuerto Silvio Petirrossi de Asunción en el comienzo de la cuenta atrás para la final de la Copa Sudamericana frente al Colón argentino y el entrenador español Miguel Ángel Ramírez confía en que será un "escaparate" para sus pupilos.

Dijo esperar que la visibilidad que da la Copa Sudamericana sirva "para que el mundo vea lo que es este equipo, estos jugadores".

El entrenador admitió que los jugadores están "tranquilos, animados, con ganas de disfrutar de estos días aquí y de poder hacerlo lo mejor posible el sábado".

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Ramírez explicó que cuenta con todos sus futbolistas disponibles y que la única duda para el partido es el extremo derecho Ángelo Preciado, que arrastra unas molestias que le hacen llegar "un poquito más justo", por lo que probablemente iniciará el encuentro desde el banquillo.

En ese sentido, reconoció la importancia de haber alineado a futbolistas menos habituales en los últimos compromisos ligueros para que la plantilla llegue físicamente al ciento por ciento de su nivel para enfrentar a Colón.

"Están bien porque al final los últimos partidos de la liga regular hemos podido rotar, hemos podido tener minutos para todos y así que todo el mundo pudiese llegar lo mejor posible", agregó.

El técnico reconoció que llevan toda la semana preparando la estrategia para enfrentar al equipo de Santa Fe y espera que los entrenamientos de los próximos dos días en Asunción les permitan "seguir profundizando en los detalles" que quieren poner en práctica el sábado.

El descanso ha venido bien a futbolistas como el centrocampista Cristian Pellerano que al llegar al aeropuerto reconoció que "el grupo llega muy bien, muy contentos y con muchas ganas de hacer un buen partido", tras las rotaciones en liga.

El jugador afirmó que toda la plantilla, desde los más mayores hasta los más jóvenes, tendrán que "tener todos los sentidos al máximo porque son partidos que se acaban decidiendo por detalles esperemos poder coronarlo"

"Son partidos únicos, irrepetibles. No es fácil estar en una instancia así en una competición tan importante como la Sudamericana y que más allá de disfrutarla y de aprovecharla", agregó Pellerano.

La final única se disputará el sábado en el Estadio General Pablo Rojas de Asunción, del club Cerro Porteño, con capacidad para 45.000 espectadores.

Se espera que el partido cuente con una afluencia masiva de aficionados, especialmente de los que provienen de Argentina.

Otras historias