La España de Luis Enrique, Luis Tabique y Luis Padrique

·2 min de lectura
MILAN, ITALY - OCTOBER 06: Luis Enrique, Head coach of Spain speaks to the media during a press conference after the UEFA Nations League 2021 Semi-final match between Italy and Spain at San Siro Stadium on October 06, 2021 in Milan, Italy. (Photo by Emilio Andreoli - UEFA/UEFA via Getty Images)
La España de Luis Enrique, Luis Tabique y Luis Padrique. (Foto: Emilio Andreoli - UEFA/UEFA vía Getty Images)

La figura de Luis Enrique llega de tantas maneras diferentes a los futboleros españoles que, al final, han sido estos los que han generado un Luis Enrique propio en función de las sensaciones que les genera. Como casi toda religión, tiene un mismo dios, pero cada rama lo conoce de diferente manera.

En primer lugar, está el Luis Enrique original, el todopoderoso que sabe más de fútbol que cualquier periodista del mundillo. Sorprendentemente, es el nombre neutro, el que usan habitualmente los profesionales y toda gente de bien, la de la crítica de moral altiva, la de los argumentos comprensibles. Lo mismo le ponen a caldo por convocar a Gavi que le elogian por confiar en él tras una victoria importante. Viven el día a día y se alimentan del presente.

En uno de los polos se sitúan los que ven a Satanás en Luis Enrique, y normalizan dicha personalidad como la real, la verdadera persona detrás del nombre. Ellos ponen su fe en manos de las desgracias de Luis Tabique, impulsado por el apóstol Mauro Tassotti desde los Estados Unidos, en el Mundial de 1994. También, para los 'tabiquélicos', el todopoderoso es hijo de Amunike. En general, como doctrina abogan por el camino de la sabiduría a través de los tonos blancos.

Estos reivindican la figura del seleccionador únicamente cuando hay un tropiezo o inmediatamente después de anunciar una lista de convocados. Para ellos, el 6 de octubre de 2021 es, desde ya, el 'Día del Fustigamiento por Gavi'.

Por otro lado, están los que veneran tanto la figura de Luis Enrique que lo han hecho a su imagen y semejanza. Son los fieles que veneran a Luis Padrique, conquistador de feudos azulgranas, revolucionario maestro seleccionador de futbolistas, templario del patinete eléctrico y orgulloso 'callador' de bocas.

Ven en sus testículos su mayor cualidad y, para ellos, esta noche en San Siro será recordada por los siglos de los siglos como 'La noche en la que casi matasteis al capitán Luis Padrique'.

A menudo, los dos últimos grupos se declaran guerras dialécticas entre sí, con los teclados cargados y el ventajismo por bandera.

Al final, cualquiera de las tres ramas persigue lo mismo: ser feliz con la camiseta que domina a todas. Pero, por extraño que parezca, siempre una de ellas (a veces, dos), termina siempre frente al muro de las lamentaciones.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente