Esperanza Mendoza, la única mujer que arbitrará en la ACB

Luis Tejo
La árbitra Esperanza Mendoza. Foto: Delegación de Baloncesto de Salamanca.

En pleno siglo XXI debería ser lo normal, y sin embargo ocurre con tan poca frecuencia que todavía tiene categoría de noticia, aunque por suerte cada vez se ve más a menudo. Hace algunos días nos enterábamos de que la alemana Bibiana Steinhaus había hecho historia al convertirse en la primera mujer árbitra de la Bundesliga. Ahora estamos ante un equivalente aproximado en España que protagoniza Esperanza Mendoza.

La cacereña de 34 años ha sido ascendida a la ACB, la máxima categoría del baloncesto nacional, donde pitará a partir de la temporada 2017/18 que debe empezar el próximo 30 de septiembre. Será la única mujer que se encargue de aplicar el reglamento en la liga a partir de ahora, si bien hay ya algún precedente: en los años ’90 ya estuvo Pilar Landeira y el año pasado se retiró Anna Cardús tras 15 años en la élite.

“Es un sueño hecho realidad, una ilusión que se cumple, una alegría inmensa”, ha dicho al diario 20 minutos. Se enteró de la noticia el pasado 13 de septiembre, al recibir la llamada de un director técnico de la Federación. Llegar hasta el nivel más alto le ha supuesto “mucho esfuerzo” porque, según cuenta, el trabajo de los árbitros “no está reconocido”. Además, la alegría es doble, porque poco antes ya le habían comunicado que también va a ser árbitra internacional en campeonatos europeos y mundiales de categorías inferiores.

Mendoza recalca que no siente que el machismo sea un problema, al menos en los escalones más altos de la pirámide. “Cuando empiezas es cuando sufres más los insultos machistas, el que te traten con menos respeto por el simple hecho de ser mujer, pero según vas ascendiendo de categoría los jugadores son conscientes de lo que te ha costado llegar hasta ahí, y la verdad es que yo en los últimos años he sentido que me respetaban igual que a mis compañeros masculinos”, explica. Recuerda también que el papel de la mujer en el mundo del arbitraje es cada vez mayor: hay ya cuatro mujeres en el grupo 1 de la Federación Española, que abarca las ligas LEB Oro y Plata (segunda y tercera divisiones nacionales), y más de 10 en liga EBA (cuarto nivel).

Antes de entrar en el mundo del arbitraje, Esperanza fue jugadora en categorías juveniles en el club San Antonio de Cáceres; tuvo que dejarlo a los 17 años, ante la falta de un equipo senior en la localidad, ya que la única alternativa para continuar era marcharse a Badajoz y sus padres no se lo permitieron. Durante su trayectoria arbitral ha pasado por momentos duros, como la rotura de una rodilla hace cuatro años que la tuvo más de media temporada inactiva, pero con constancia y tesón logró salir adelante. Mendoza también siente especial orgullo por ser la primera árbitra extremeña, y además formada íntegramente en Extremadura, que llega a la ACB; ya estuvo Fernando Pizarro, pero aunque es pacense de nacimiento, pertenecía al colegio catalán.

También te puede interesar:

Serena Williams denuncia la desigualdad salarial que sufren las mujeres negras

La tremenda paliza de la selección española femenina de voleibol: ¡32 horas de viaje a Ucrania!

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines