El estadio Helmántico 'asciende' de la mano del fútbol femenino

El presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales. EFE/Juan González/Archivo
El presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales. EFE/Juan González/Archivo

Salamanca, 10 ene (EFE).- El viejo estadio Helmántico, que hace años era considerado como uno de los campos más coquetos del fútbol español con un aforo superior a los 17.000 espectadores, va a recuperar por una semana y de la mano del fútbol femenino la competición del máximo nivel con la Supercopa de España.

Será entre el 1 y el 9 de febrero próximos cuando estadio que fue la última casa de la desaparecida Unión Deportiva Salamanca recibirá al equipo campeón de liga femenina, el Atlético de Madrid; al campeón de la Copa de la Reina; y a los dos equipos que se clasificaron segundo y tercero en la competición liguera, el Barcelona y el Levante.

Este nuevo formato, que replica el que se desarrolla esta semana en Arabia Saudí con los equipos masculinos, según el comunicado de la Real Federación Española de Fútbol, conectó con la "filosofía" del Ayuntamiento de Salamanca respecto a su compromiso por "convertir la ciudad en el epicentro del deporte, al tiempo que impulsa la igualdad real de oportunidades entre hombres y mujeres en todos los ámbitos".

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Y toda esta apuesta se disfrutará en el estadio Helmántico, donde el 30 de septiembre de 2018 se jugó el primer encuentro oficial de fútbol femenino, de la Segunda División Nacional, enfrentándose que el CD Salamanca FF y el Atlético de Madrid B.

En aquella ocasión, las salmantinas ganaron con claridad al filial del Atlético de Madrid por un contundente 4-1 y ante mil espectadores.

Ese viejo Helmántico, por cuyo césped han corrido míticos jugadores salmantinos como Sánchez Barrios, Alves, Ito, Huerta, D'Alessandro o el Lobo Diarte, abrirá sus puertas a un novedoso formato.

Un Helmántico que se inauguró en 1970, un 8 de abril, con la presencia, entre otros, de Juan Antonio Samaranch, que entonces era delegado nacional de Deportes, y que descubrió la placa conmemorativa en nombre del Gobierno e impuso a Augusto Pimenta de Almeida la medalla de plata al mérito deportivo.

Augusto Pimenta, que fue cónsul honorario de Portugal en Salamanca y fallecido hace algo más de un año, fue el verdadero artífice de la construcción del Helmántico como presidente de la Unión Deportiva Salamanca a finales de los años 60.

El equipo salmantino jugaba en El Calvario, unos terrenos que hoy ocupa la Estación de Autobuses de Salamanca, y decidió trasladarse al límite de los términos municipales de Salamanca y de Villares de la Reina, aunque el estadio está en este último municipio.

Por este campo, por el Helmántico, han pasado los mejores jugadores españoles de varias décadas, hasta que el 19 de mayo de 2013 la Unión Deportiva Salamanca jugó su último partido, ante el Tenerife, antes de su disolución y desaparición.

Además, en él ha jugado en cinco ocasiones la Selección Española de Fútbol: en 1971 España se enfrentó a Turquía, en un encuentro clasificatorio para los Juegos Olímpicos de Munich en 1972, con una victoria española por 3-0 y con goles de Manolín Cuesta y Santillana; en el 78 jugaron un amistoso España y Chipre; en 1988 otro amistoso contra Suecia; en 2005, contra China; y en 2010, contra Lituania, en el primer partido oficial tras ser campeona del mundo en Sudáfrica.

De aquellos laureles, se pasó al mayor de los ostracismos y de las penurias para el estadio, hasta que en la temporada 2016-17 lo adquirió el propietario del C.F. Salmantino (hoy Salamanca CF UDS) y en el que juega en la Segunda División B.

De nuevo, en febrero, las puertas del viejo estadio Helmántico abrirán sus puertas a la nueva competición, la Supercopa femenina, que está patrocinada por Iberdrola, cuyo presidente es el salmantino Ignacio Sánchez Galán.

Otras historias