El estado de gracia del 'Panda'

·3 min de lectura

Sevilla, 19 sep (EFE).- 'Doble ración de bambú' es el mensaje laudatorio y de agradecimiento del Betis a su delantero centro Borja Iglesias por sus dos goles al Girona en el Villamarín (2-1), rúbrica al estado de gracia del 'Panda' y a una semana en la que, además de su sexto gol en Liga, fue convocado por vez primera por el seleccionador Luis Enrique Martínez.

El 'Panda' es una pieza básica en el engranaje de Manuel Pellegrini y clave en que el Betis haya llegado al parón liguero encaramado en el tercer puesto con quince de dieciocho puntos posibles y como líder del Grupo C de la Liga Europa con seis de seis, tanto por su faceta goleadora, descontada por el chileno, como por su juego de espaldas y su trabajo estajanovista de pelea con los centrales, de abrir huecos para los otros y defender la salida del balón.

Un gol de penalti, el de la igualada ante el Girona, y un segundo tras definir con la izquierda y batir a Juan Carlos, con oxígeno de sobra para pensar después de una carrera de medio campo, han sido los últimos de este delantero que lo enchufa casi todo y que se vacía además en el juego sin balón tan importante en los jugadores caros de arriba.

La confianza en sus posibilidades y el trabajo sordo y concienzudo han sido las claves del momento por el que atraviesa el punta de Santiago de Compostela a sus 29 años y en el inicio de una temporada en la que ha marcado seis goles en otros tantos partidos, continuidad de la pasada en la que hizo 21, uno de ellos en la final de la Copa del Rey que finalmente ganó el Betis al Valencia en los penaltis.

En la temporada 2020-2021, el 'Panda' logró cartorce goles y en la anterior, apenas tres, cifras indicativas de la trayectoria ascendente del delantero gallego desde que llegó al Betis en el verano de la 2019-2020 procedente del Espanyol y al que nada le salió en su primer año en el Villamarín.

Pesaban los 28 millones de euros que había pagado el Betis por su cláusula de rescisión y, casi como un presagio, empezó en verdiblanco con una lesión en el tobillo en su estreno ante el Valladolid y, desde ese momento, nada parecía salirle bien al '9' bético.

Amortizado para muchos, denostado hasta la chanza por otros, criticado por los más por su desacierto ante el gol, Borja Iglesias siguió trabajando en silencio en ese difícil trance en el que le adelantaron en las alineaciones el paraguayo Tonny Sanabria y el canterano Loren Morón.

Tan era así que fue una sustitución de Loren en el minuto 85 de unos octavos coperos ante la Real Sociedad lo que supuso el punto de inflexión de Borja Iglesias en el Betis, ya que ese 27 de enero de 2021 marcó los dos goles de la clasificación bética para cuartos y soltó toneladas de lastre en ansiedad y presión.

No le salió nada en su primer año, en el segundo pasó de primera opción a casi tercer '9' para Pellegrini e incluso había sonado para salir cedido en el mercado de invierno, pero las muchas horas rumiadas en soledad, la frustración del banquillo o el runrún de la grada cuando calentaba en la banda forjaron aún más el carácter del 'Panda', celebrado por Luis Enrique al explicar su convocatoria.

"Le conozco muy bien porque cuando estuve en el Celta él estaba en el filial y entrenó con el primer equipo. Lo lleva haciendo muy bien bastante tiempo, tiene nivel para asociarse y mucho gol. Me gusta hasta su estilo en el campo, sonriente. Es un jugador muy interesante", destacó el seleccionador de España.

En ese filial es donde surgió el apodo de Borja Iglesias, integrante del 'Panda Team' por una canción del rapero Desiigner que hicieron suya como himno y que se llamaba 'Panda'. Tanto le gustó que se tatuó uno en el tobillo y hoy el Villamarín lo corea con una letra inspirada en un tertuliano de la televisión del eterno rival : '¿Cuantos goles lleva el Panda?'.

(c) Agencia EFE