¿Estás seguro que sabes usar tu lavaplatos?

Yahoo Vida y Estilo
Foto: hedgehog94/istock
Foto: hedgehog94/istock

Usar un lavaplatos no es ninguna ciencia, pero usarlo bien no es algo que sepamos todos. Hay ciertos trucos que es clave conocer para sacarle el máximo provecho a este aparato que tanto nos ayuda en el día a día.

Apunta estos tips para dejar tus trastes relucientes:

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Dónde y cómo colocas los utensilios es vital

En la rejilla superior del lavaplatos deben ir boca abajo: vasos, tazas y cuencos pequeños. Si el fondo de alguno de los utensilios es ligeramente profundo, hay que colocarlos en ángulo para evitar la acumulación de agua sucia.

"Todos los artículos de plástico también deben ir a la rejilla superior, porque el calor proviene del fondo y puede deformar los plásticos", explica en el Huff Post , Heloise Blaure, chef y bloguera de Home Kitchen Land.

Si hay piezas pequeñas, jamás debes dejarlas libres. Es necesario asegurarlas para que no se caigan a través de los espacios y puedan bloquear la lavadora o aterrizar en el elemento calefactor.

Las espátulas, cucharones y otros utensilios grandes también se colocan en la rejilla superior, pero debes situarlos planos. Sucede que, si los colocas en posición vertical con los cubiertos, bloquearán el rociado de agua y evitarán que el resto de los utensilios se limpien correctamente.

En la rejilla inferior van los platos, cuencos grandes, ollas y sartenes. Las piezas más grandes deben ir a los costados para que no bloqueen el rociador.

En cuanto al soporte para utensilios, allí las cucharas y las puntas de los tenedores deben mirar hacia arriba. Una excepción a esta regla son los cuchillos, que deben colocarse con la punta hacia abajo para que no te cortes cuando los descargues.

También te puede interesar: 10 cosas inusuales que van en el lavavajillas

Cómo usas el detergente también importa

Elegir un detergente que sea de calidad es tan vital como seguir sus instrucciones de uso. Agregar detergente adicional al lavavajillas con el afán de dejar los platos (aún) más limpios, en realidad hace que quede una película de detergente en todos los utensilios, aclaran en The Spruce. Lo mejor es optar por el detergente correcto y usarlo de la manera correcta.

No sobrecargues el lavavajillas

Muchas veces por maximizar el espacio, llenamos el lavavajillas por demás. Esto no solo evita que los platos se limpien, sino que también puede dañarlos porque propensa la fricción entre los utensilios. 

Coloca los platos en la dirección correcta

El agua se emite desde el centro del lavavajillas, por lo tanto, la parte más sucia de los platos (las caras) deben apuntar hacia el aerosol. 

Solemos colocar todos los platos en la misma dirección, por ejemplo, mirando hacia la derecha, y esto lo que hace es que no tengan acceso al agua. "En su lugar, todo deben mirar hacia el centro para que se expongan al rocío", sostiene Blaure.

También te puede interesar: Por qué no deberías aclarar los platos antes de meterlos en el lavavajillas

No dejes demasiados restos de comida

Si bien hoy en día los lavavajillas quitan los restos de comida sin necesidad de hacer un lavado a mano previo, tampoco hacen magia. Por lo tanto, evita dejar restos de comida considerables en los trastes para un lavado más eficaz.

El lavavajillas también necesita ser limpiado de vez en cuando

Si notas que el vidrio de los utensilios se ve como 'nublado', es hora de limpiar el lavavajillas. Para hacerlo, puedes agregar una taza de vinagre blanco a la rejilla inferior y luego, hacer funcionar la máquina (vacía) durante un ciclo.

Si tras hacer esto, notas que el lavavajillas aún no está lo suficientemente limpio y huele mal, coloca un tazón con dos limones (cortados por la mitad) y una taza de agua en la rejilla inferior del lavavajillas y ponlo en funcionamiento. Los limones se calentarán y ayudarán a desodorizar.

Otras historias