Esto es lo que Podemos quiere sacar en limpio de la negociación investidura

Pablo Iglesias ha cedido a Pablo Echenique la responsabilidad de negociar el grueso del acuerdo con la vicepresidenta Carmen Calvo.(Photo by Europa Press News/Europa Press via Getty Images )
Pablo Iglesias ha cedido a Pablo Echenique la responsabilidad de negociar el grueso del acuerdo con la vicepresidenta Carmen Calvo.(Photo by Europa Press News/Europa Press via Getty Images )

Averiguar lo que se cuece en las negociaciones políticas para la formación de un Gobierno suele ser casi imposible, salvo en esta ocasión. Las reticencias de Pedro Sánchez de sumar inicialmente a Unidos Podemos a su gabinete ha permitido que quede al descubierto parte de su plan. O de su no plan, mejor dicho.

De ahí que, gracias al descarte, es posible averiguar por donde están yendo los tiros. Porque harto de dar y no recibir nada a cambio, Pablo Iglesias aireó públicamente los sucesivos portazos que fue recibiendo a lo largo de la semana pasada.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Haciendo caso al secretario general de la formación morada, sabemos que el PSOE no va a ceder:

-Una vicepresidencia con peso.

-El Ministerio de Exteriores.

-La cartera de Defensa.

-Competencias de Interior.

-Ni Ministerio de Justicia.

-La cartera de Hacienda.

-Ni tampoco Trabajo.


Estos vetos despejan mucho la hoja de ruta. ¿Qué queda entonces por repartir? Pues las quinielas apuestan por:


-Una vicepresidencia con competencias en materia de infancia, que en ningún caso será para Pablo Iglesias

-El ministerio de Turismo.

-La cartera de Vivienda.

-Y el gabinete de Transición Ecológica.


¿Y dónde queda Sanidad en todo esto? El PSOE ha dejado caer la posibilidad de ceder esa cartera, pero en Podemos la han rechazado puesto que la gran mayoría de las competentes están transferidas a las Comunidades Autónomas.

A priori, una vicepresidencia y dos o tres ministerios puede parecer poco, por eso Unidos Podemos ha puesto una condición que equilibre la balanza. Que la vicepresidencia sea de derechos sociales de forma que sirva para coordinar un grupo de ministerios relacionados.

Es decir, lo mismo que las vicepresidencias económicas de otros Ejecutivos -como la de Rodrigo Rato o Pedro Solbes- coordinaban los ministerios de Economía, Hacienda y Trabajo.

En este caso, lo que reclaman desde la formación morada es tener cierto grado de acción en ecologismo, política fiscal, ciencia, igualdad y política de empleo. Una suma de competencias de largo y corto recorrido. Porque a Iglesias no se le escapa la necesidad de lograr rápidamente objetivos para lucir el papel jugado y no ser devorados a mitad de legislatura por el PSOE.

Para ello impulsarán medidas como la subida del salario mínimo, la bajada de la factura de la luz, la instauración de permisos iguales e intransferibles, justicia fiscal y la gratuidad en la educación entre los cero y los tres años. Todo apuestas con las que colgarse rápidamente medallas en la pechera.

Si el PSOE acepta la propuesta, mañana Pedro Sánchez saldrá investido presidente del Gobierno, porque una vez autodescartado Pablo Iglesias, el PSOE no ha vuelto a poner un solo veto a los nombres de los/as posibles ministros/as. Aquí están los que más suenan:

Irene Montero: Su nombre se da por seguro para el Consejo de Ministros.

Rafael Mayoral: Exasesor de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) podría ser, debido a su especialidad, un candidato a la cartera de Vivienda.

Pablo Echenique: Es doctor en Ciencias Físicas. ¿Ministro de Ciencia?

Yolanda Díaz: Formó parte del equipo negociador de la formación morada para los frustrados presupuestos.

Alberto Garzón: La entrada en el Gobierno del coordinador de Izquierda Unida cubriría la cuota de IU.

Juan López de Uralde: El nombre del líder de Equo apareció al principio para un posible gobierno de Transición Ecológica

Otras historias