La Euro, a un suspiro

Agencia EFE
·3 min de lectura

Redacción deportes, 17 feb (EFE).- El viaje más largo de la fase de clasificación, de casi 6.000 kilómetros entre Madrid y Bakú, propone a la selección española femenina de fútbol la culminación de un sueño. Así describió el técnico español, Jorge Vilda, el sentir de La Roja ante una cita trascendental. Un triunfo coronaría a su selección como contendiente en la Eurocopa de Inglaterra de 2022.

El estadio ASK Arena de Bakú acogerá este jueves (17.00 CET) el penúltimo desafío de la selección española en la ronda clasificatoria, con el encuentro del día 23 de febrero en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas como cierre para una trayectoria casi intachable. El combinado polaco, el único capaz de restar dos puntos a La Roja, será el último rival de las internacionales españolas, que podrían tener ya el pase en su mano si previamente doblegan a la escuadra de Azerbaiyán.

Colista del Grupo D, todavía sin puntos, la selección azerí ya sucumbió en el estadio coruñés de Riazor. El 4 de octubre de 2019, coincidiendo con el arranque de la fase de clasificación, el equipo español se impuso por 4-0 con goles de Patri Guijarro (min. 8), Virginia Torrecilla (min. 26) y Aitana Bonmatí (min. 54 y 76). Entonces nadie sospechaba que una pandemia retrasaría la próxima Eurocopa un año, del verano de 2021 al de 2022.

Para esa cita ya están clasificadas las selecciones de Inglaterra -como anfitriona-, Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Islandia, Noruega, Suecia y Países Bajos, defensora del título y subcampeona en el pasado Mundial. Austria, Italia y Suiza todavía pueden clasificarse directamente, mientras que Finlandia, Polonia, Portugal y España tienen confirmados uno de los dos primeros puestos de sus grupos.

Irlanda del Norte, Rusia y Ucrania disputarán el play-off del mes de abril, para el que todavía tiene opciones de clasificarse la selección de la República Checa, que iguala los 16 puntos de España en el Grupo D aunque ya ha disputado sus ocho compromisos.

La Roja aspira a ser ganadora de su equipo. Es la vía más directa hacia Inglaterra y es que las nueve selecciones campeonas de grupo en la fase de clasificación, además de las tres segundas con mejor balance contra las selecciones clasificadas en el primer, tercer, cuarto y quinto puesto, tienen garantizado un lugar en la fase final del torneo.

Los otros seis segundos jugarán una repesca en abril para saber definitivamente qué otras tres selecciones forman parte de los 16 combinados clasificados.

El conjunto español será uno de ellos si gana en Azerbaiyán o evita la derrota en Las Rozas ante la selección de Polonia, que necesitará ganar en la sede federativa para conseguir participar en el play-off. La selección de la República Checa, en cambio, se meterá en la repesca si el cuadro polaco no vence en la Ciudad del Fútbol.

Ajenas a esa disputa, las internacionales españolas se centran primeramente en el encuentro de este jueves en Bakú. Un triunfo certificaría su clasificación y avivaría otro sueño: el de brillar en Inglaterra.

(c) Agencia EFE